Accidente de tráfico como conductor

Cuando conducimos un vehículo a motor generamos un riesgo sólo por el mismo hecho de conducir, de ahí que existan los seguros obligatorios, por lo que intentaremos explicar qué riesgos y derechos tienen los conductores en un accidente de tráfico.

Lo primero es distinguir si hemos sido nosotros los causantes del accidente, lo que implicaría que nuestro seguro es responsable del abono de los daños y lesiones producidas. Sólo para el caso de conducir bajo los efectos de drogas o bebidas alcohólicas, o producir intencionadamente un accidente, la aseguradora está facultada para poder repetir contra el conductor, es decir, que puede reclamar al conductor causante el pago de todos los gastos generados del accidente. En este punto hemos de recordar que aquí entran tanto daños materiales como lesiones producidas a terceros.

Como conductor también respondemos frente a las lesiones que se hayan podido producir a los ocupantes del vehículo que conducimos y que haya sufrido un accidente, ya sea contra tercero o solo. Es decir, y por poner un ejemplo comprensible, si nos salimos de la carretera por un exceso de velocidad o por un despiste, podemos ser denunciados por el acompañante que viaja con nosotros a fin de conseguir el abono de las lesiones por parte de nuestra compañía de seguros.

Como conductor tenemos el riesgo de caer en tres imprudencias que son las más habituales en los accidentes de tráfico:

A) No mantener la distancia de seguridad
B) No estar atento a las circunstancias del tráfico
C) No adecuar la velocidad a las circunstancias del tráfico.

En caso de no ser responsables del accidente de tráfico, como conductor tenemos que dar nuestra versión de los hechos, y hacerla constar en un parte amistoso o en un Atestado. Tenemos también derecho a ser indemnizados por las lesiones producidas en el accidente siendo varias las indemnizaciones a valorar:

a) Tiempo de curación
b) Secuelas

Asimismo la aseguradora del vehículo responsable tiene que abonarnos los daños producidos, tanto materiales del vehículo (sea el valor venal más el de afección, o sea el arreglo de los mismos) , como los daños producidos en bienes y objetos portados en el momento de sufrir el accidente, como son móviles, gafas, etc.

Para el abono de dichos bienes materiales hay que demostrar que estaban en el vehículo el día del accidente y que han sufrido desperfectos en el mismo, por lo que es fundamental que si el siniestro ha generado daños de éste tipo, se haga constar en el parte amistoso o se declare a la Guardia Civil o Policía a fin de que lo recojan en su Atestado.

Consulta gratuita

Ahora puedes realizar tu consulta sobre tu accidente  de tráfico como conductor totalmente gratis y te responderemos en menos de una hora.

Consultar ahora

Accidentes de tráfico ganados

Formulario de contacto

Estamos siempre a tu lado en todo el proceso de tu reclamación

Trabajamos para conseguirte la mejor indemnización por tu accidente como conductor

Solicitar información sin compromiso