El número de víctimas de accidentes de tráfico es otro año más bastante elevado y ya son más de 1.000 las personas que han perdido la vida en la carretera. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), en lo que va de 2015 ya han muerto en accidentes de circulación en nuestro país 1.003 personas. En el mismo periodo del año anterior, esta cifra era prácticamente la misma, ya que sólo fallecieron cuatro personas menos que en el presente año.

Unos estadísticas demasiado alarmantes por la que no han tardado en poner el grito en el cielo diversas asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico, a pesar de que las autoridades hacen un llamamiento a la calma y defienden la política de seguridad vial que ha puesto en marcha el actual gobierno.

1.000 VÍCTIMAS YA DE ACCIDENTES DE TRÁFICO

 

Tras casi diez años donde los descensos de víctimas de accidentes de tráfico eran una constante, en 2014 volvió a subir el número fallecidos en siniestros viales. El año 2015 parece seguir la misma línea negativa y, desde enero hasta noviembre, ya se ha superado la barrera de 1.000 muertos en accidentes de circulación.

La asociación de víctimas de accidentes DIA considera que vivimos “un momento complicado para la seguridad vial en España” y que “cada vez cuesta más reducir el número de siniestros”. Con respecto a los meses de 2014, el número de fallecidos en enero de 2015 fue un 40% mayor, el mes en que el crecimiento fue con diferencia más preocupante.

Sin embargo, a partir del tercer y cuarto mes del año, la siniestralidad en las carreteras bajó considerablemente, un cambio sintomático que la DGT justifica por la nueva estrategia de control puesta en marcha por Tráfico. Esta estrategia tiene que ver con el aumento de la vigilancia y los controles en carreteras secundarias, precisamente las vías donde se producen más accidentes de tráfico con víctimas mortales.

En cualquier caso, la asociación DIA sigue pensando que los accidentes de circulación representan un problema nacional. “Muchos piensan que son cosa del pasado. Pero, todo lo contrario, no podemos olvidar que cerca de cinco personas fallecen cada día en un siniestro”, apuntan desde DIA, sobre todo en alusión a las cifras que se vienen manejando a lo largo del presente año, muy parecidas, como ya hemos comentado, a las de 2014.

Del otro lado, Jorge Fernández Díaz, Ministro del Interior de España, señaló que la situación no es tan negativa y que la política de seguridad vial del Gobierno lo convierte en un “referente en la materia”, según dijo recientemente en una gala donde se celebraba el aniversario de una asociación de víctimas de accidentes de tráfico.

Una ocasión que Fernández Díaz aprovechó para quitar hierro al hecho de que en 2015 se registrasen nuevamente, como en 2014, tantos o más fallecidos en diferentes carreteras de España, una situación denunciada meses atrás tanto por automovilistas como por víctimas e investigadores.

Quien tampoco parece contar con la suficiente atención del Gobierno español es la actual directora de la DGT, María Seguí, quien sucedió en el cargo a Pere Navarro. Una de las propuestas de mayor peso de Seguí era que se redujese la velocidad a 80 kilómetros hora en las carreteras secundarias, pero aún está a la espera de que Ejecutivo dé el visto bueno a la idea de la directora de la DGT.

AÚN PASAN ACCIDENTES COMO ESTOS

 

Una de las principales causas de los accidentes de tráfico que se producen en España es el consumo de alcohol y drogas al volante. A pesar de las continuas campañas de concienciación vial que lanza la DGT para alertar del peligro de conducir bajos los efectos del alcohol y las drogas, aún pasan cosas como estas. Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil del Destacamento de Badajoz interceptaron hace unos días a un conductor de autobús  de transporte escolar que parecía haber consumido drogas. Las pruebas realizadas posteriormente a dicho conductor, quien iba de camino a un colegio de la comarca de Los Baldíos para recoger a alumnos del centro, dieron positivo.

Según la Ley de Seguridad Vial, el conductor del autobús podría recibir una sanción de hasta 1.000 euros y la retirada de seis puntos de su carné de conducir.