5 mitos de coches eléctricos desmentidos por sus dueños

5 mitos de coches eléctricos desmentidos por sus dueños

En otro artículo comentamos las 10 razones para comprar un coche eléctrico, sin embargo aunque las ventajas son muchas, la mayoría de la población sigue creyendo muchos de los mitos que existen alrededor de los coches eléctricos. ¿Qué mejor manera de desmentir estos mitos que desde la propia experiencia de sus dueños? Por esto, hemos entrevistado a seis usuarios de coches eléctricos quienes nos van a contar su experiencia al volante de un coche eléctrico

1. LA TECNOLOGÍA DE LOS VEHÍCULOS ELÉCTRICOS ES INMADURA

Manuel Enrique dueño de un Renault Twizy 80 desde 2012, nos cuenta que una de las leyendas urbanas más comunes entorno a los vehículos eléctricos es que son una tecnología inmadura, por lo que se entiende que por este motivo pueden tener muchas fallos. En este sentido Manuel Henrique comenta “esto es evidente que es un desconocimiento total, que lo que está claro es que no han probado y usado un VE y son reticentes al cambio solo por costumbre y comodidad. La publicidad y os medios de comunicación no le ponen el interés que se merece, sino observen los spot publicitarios actuales…están enfocados a que te compres un atmosférico de última generación con las últimas tecnología y con la palabra engañosa ECO, no hay interés por la venta de VE, es secundaria, creo que quieren vender antes todo lo fabricado” 

Manuel eligió su modelo de coche, porque cumplía con los requisitos que este se había planteado: un coche que sirviera para su traslado diario de su caso al trabajo, con un precio razonable y que no fuera muy grande. Desde entonces su experiencia ha sido gratificante, a pesar de que su coche no cuenta con ventanas, aire acondicionado, ni otras comodidades de los coches convencionales, lo único que echa de menos de los coches atmosféricos son los “precios competitivos”.

Además comenta para los usuarios que están pensando en adquirir un vehículo eléctrico lo siguiente: Sencillamente que no le tengan miedo, que pidan probarlos y que hay que cambiar de ‘chip’ sobre todo en eso de la poca autonomía. Yo vivo en las Islas Canarias, aquí con 150 km te quedas justo para darle la vuelta a la isla, pero ya con las autonomías actuales solo tienen que dejar la costumbre de pensar si hay algún punto de recarga cercano. Se recargan en tu casa como el móvil. Los puntos de recarga son solo para casos extremos de necesidad, no como si fueran gasolineras. En este aspecto cuesta que cambien las ideas.

2. SON LENTOS

Otro mito muy común de los coches eléctricos. Juan Díaz nos comenta: “La gente los asocia a carritos de golf o no sé a qué, pero muchos me dicen eso y se asombran con la aceleración y las prestaciones del KIA Soul EV. Y no hablemos del Tesla o las motos de Zero, que te producen sensaciones de auténtica atracción de feria”. Juan tiene varios coches eléctricos, entre ellos un Tesla Model S, Kia Soul, Renault Kangoo y Renault Twizy. Desde 2015 Juan decidió cambiar su medio de transporte y pasar de los coches convencionales a los eléctricos.

Me decidí por ellos porque el ahorro para mi empresa es importante, porque con ellos y con mi producción de electricidad mediante placas fotovoltaicas, no solo reduzco drásticamente mi huella de carbono, sino que soy autosuficiente energéticamente”.

 Juan Díaz nos comenta los principales motivos por lo que adquirió cada uno de los vehículos de su flota:

El primero fue el Tesla, lo elegí por su autonomía principalmente aunque cuando lo tuve en mis manos me di cuenta que tenía algo que poco se parece a cualquier coche que hubiera conocido antes. Por supuesto que lo recomiendo.
El siguiente fue el Kia, lo compré para uso profesional en la empresa por su autonomía, equipamiento y la opinión de otros propietarios. Si hubiera comprado este coche antes, no hubiera sentido la necesidad de comprar el Tesla. Sí lo recomiendo.
Las Kangoo las compré por una liquidación de una empresa a un precio espectacular con las baterías en propiedad, también porque aunque tienen una autonomía limitada, resuelven muy bien el día a día en circuito urbano. La recomiendo para uso urbano.
El Twizy 45 lo elegí porque se conduce con licencia de ciclomotor y lo usa mi hijo, porque es bastante más seguro que un ciclomotor y le resuelve la movilidad durante todo el año. Lo recomiendo”

Juan aconseja a todos los que están pensando en cambiarse a los vehículos eléctricos:

“Primero le pregunto si cambiarían su smartphone por un teléfono de teclas. Si no lo cambias, entonces no cambiarás tu coche eléctrico por uno térmico y entonces:
– Si dispones de un enchufe schuko cerca de donde duerme tu coche.
– Si tu uso diario no implica un trayecto mayor de 250 Km
– Si quieres empezar a ahorrar dinero desde el minuto 1.


Empieza a buscar en la oferta de coches eléctricos a ver cuál es el tuyo.

Si no tienes Schuko o haces más de 250 kilómetros diarios y quieres un coche eléctrico también hay alternativas, puedes registrarte en auve.org y en el foro hay gente que te puede ayudar desinteresadamente”

Héctor Rodríguez @Movelcan también coincide con este mito: Muchos asocian los coches eléctricos a los carritos o boogies de golf. Piensan que no son como los coches normales, que tienen poco alcance o que son muy lentos, cuando la realidad es totalmente contraria”

El coche por el que ha optado Héctor desde octubre del 14 es un Renault Zoe. “No quería seguir contaminando allí por donde pasara, por lo que cuando se dio la oportunidad, me aventuré a cambiar mi coche de combustión por el eléctrico”

“Es una antes y un después. La vuelta al térmico se me hace casi imposible, es como una involución. Lo único que echo de menos es la facilidad de repostaje. Si hubiera una mínima infraestructura de recarga ni eso echaría de menos”

Héctor eligió su modelo de coche por precio. “Era el más económico que había en su momento aunque implicaba el pago de alquiler de baterías, pero fue conseguir un coche nuevo y con buenas prestaciones por 12.000€.”

A pesar de que está muy contento con su elección nos explica: “Ahora mismo no lo recomendaría ya que su nuevo modelo, con más autonomía, eleva demasiado el precio, y a no ser que se requiera esa autonomía, hay alternativas mejores y más equipadas en el mercado”.

Recomienda a quienes están pensando en comprar un coche eléctrico:

“Que analicen si el 90% de sus desplazamientos se pueden hacer con el eléctrico. Si tienen garaje donde poder enchufar el coche por las noches. Si es así, les recuerdo su bajo mantenimiento: No lleva aceite ni filtros, no lleva caja de cambios ni embrague, tampoco lleva correa de distribución y las pastillas de freno se desgastan mucho menos que en un coche convencional. También les hablo de la suavidad de conducción y de la ausencia de humos, ruidos, vibraciones y manchas de aceite. Y por último, que pueden recargar en casa, preferiblemente contratando la corriente con un comercializador de energías renovables gastando solo 1€ para recorrer 100 km

3. NO HAY RED DE RECARGA

Este mito es desmentido por Orlando Cabrera, usuario de coches eléctricos desde abril de 2016. Orlando nos explica que el 99% de las veces en las que recarga su vehículo lo hace desde su hogar. “La autonomía de mi vehículo me permite salir y regresar a casa sin requerir parar a recargar. Para el 1% restante, existe una red de recarga pública o bien una toma de corriente estándar donde poder conectarme un tiempo y poder regresar a casa. Durante el año que llevo de usuario, aún no he encontrado ese 1%”

El coche que ha elegido Orlando para sus desplazamientos es el Nissan Leaf 30 KWh. “El motivo que me hizo decidirme fue los 10 años de experiencia previa de un híbrido no enchufable, disfrutaba mucho de los momentos de conducción eléctrica. Por otro lado, se me presentó la oportunidad con las ayudas estatales y de mi empresa (plan de movilidad eléctrica de Endesa), no pude resistirme”

Sus experiencias previas no fueron tan gratificantes, sin embargo, con el tiempo todo fue mejorando. “Inicialmente algo estresante, pero solo hasta que comprobé por mí mismo lo que podía hacer con la autonomía del vehículo ¿Echas de menos algo de los coches convencionales? No, inicialmente echaba en falta la comodidad de poder repostar donde fuese, pero al poco cambié de opinión al descubrir la comodidad de la recarga en casa”.

En referencia a su tipo de coche Orlando nos comenta: “La oferta de vehículos eléctricos era aún escasa, elegí el que reunía los requisitos que me marqué: comodidad, espacio interior, autonomía y especialmente que cupiese mi bici de montaña en el maletero (salir en bici por el bosque es una necesidad básica para mi)”

4. LOS COCHES ELÉCTRICOS SON SOLO PARA CIUDAD

Muchas personas creen que los coches eléctricos solo son útiles para realizar traslados dentro de la ciudad, sin embargo, Carlos Delgado nos explica que esto es solo un mito, pues de hecho en el momento que realizamos la entrevista se encontraba de vacaciones en Dinamarca con su Tesla S. ¿Qué mejor forma de desmontar un mito que con su foto en su viaje por Europa?

Carlos es usuario de coches eléctricos desde 2011, el primer coche de esta categoría fue el Nissan Leaf, con el cual durante tres años recorrió 77.000 kilómetros. También tuvo una moto eléctrica durante 35.000 kilómetros de la marca Zero DS. De hecho Carlos no es el único en su familia que ha apostado por una movilidad sostenible, según nos cuenta, recientemente han cambiado el coche a gasolina de su pareja por el Peugeot ION.

Este usuario está convencido de que ya no quiere probar otro vehículo que no sea eléctrico, aunque echa de menos que haya más puntos de carga. De todas formas, desde que tiene su Tesla, la autonomía no ha sido un problema, debido a la cantidad de cargadores eléctricos que hay distribuidos en Europa.

“En todo vehículo siempre hay pequeños problemas o más graves, pero menos en mi experiencia entre todos comparando con los de combustión que he tenido, estos, los de combustión, me han dado muchos más problemas”

Además, desde su experiencia aconseja a quienes están pensando comprar un coche eléctrico: Quien lo esté pensando y pueda, que no se lo piense pues no se arrepentirá. Ningún propietario de los muchos que conozco, y son cientos, se ha arrepentido”

5. NO VALEN PARA VIAJAR

Iván coincide con el mito anterior y de hecho nos cuenta que desde que compró su coche eléctrico ha realizado varios viajes largos incluyendo las rutas Madrid-Burgos, Madrid-Asturias y el más largo Madrid-Bruselas. Dice que estos trayectos son posible con un poco de planificación.

Iván conduce su coche Tesla S 60D desde febrero de este año y desde entonces está encantado con los coches eléctricos “No contaminan, no hacen ruido (aunque esto a veces es un problema, por ejemplo en un parking porque no te oyen llegar) y son muy divertidos de conducir. Al margen de eso tienen bastantes ventajas como no pagar zona S.E.R. en Madrid y similares, bonificación en el pago del IVTM, poder circular por el carril bus-VAO. Por todo esto me decidí a comprar el Tesla Model S”

Eligió el tipo de coche que hoy conduce porque le encantó desde la primera vez que lo vio en California en 2013. “Es un coche que cada vez que lo conduces es distinto y mejor debido a que se actualiza el software como si de un móvil se tratase. Es muy cómodo, silencioso y tiene mucho espacio de carga ya que aparte del inmenso maletero dispone de un pequeño ‘frunk’ o maletero frontal. Tiene muchísima aceleración y la tiene a cualquier velocidad. Y sobre todo lo que más me enamoró es la previsión de que en un año o dos el coche sea capaz de conducir solo, incluso recogerme o dejarme en algún punto e irse a buscar aparcamiento sin nadie dentro. Sin duda, se lo recomiendo a todo el que pueda comprárselo”.

Con respecto a los ‘problemas’ sobre los coches eléctricos nos explica: “No, ninguno, pero es verdad que la falta de autonomía a veces causa ansiedad y en España es muy fácil tener la sensación de que no vas a llegar al destino. Sin embargo, hicimos un viaje por Europa y este problema no existe ya que hay muchísimos puntos de carga”.

Que no lo piensen más y se tiren a la piscina. No contaminas, es más económico de mantener y pese a que el coste inicial es superior a un coche de motor térmico a la larga acabas ahorrando dinero. Para el 95% de los casos en los que necesitas un coche, es perfecto.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita