Asesoramiento legal en accidente de autobús

Asesoramiento legal en accidente de autobús

Contar con un abogado  especializado como los de LegalCar es la mejor manera de que te asegures de obtener la indemnización a la que tienes derecho por este tipo de accidentes.

Y no sólo tener el asesoramiento de LegalCar, sino que también deberemos cumplir una serie de requisitos para garantizar el éxito de la reclamación. El primero y más importante es que acreditamos que viajábamos en el autobús el día que tuvo lugar el incidente, y lo haremos con nuestro título de transporte.

Este punto es fundamental para estar cubiertos por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), por el cual podremos, según qué caso, percibir una indemnización y asistencia sanitaria por sufrir un accidente de tráfico en un medio de transporte público, que se fija de acuerdo con un Baremo específico.

Es importante dejar claro que la indemnización a percibir por la víctima con cargo al SOV no es excluyente de la que le correspondería por el Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA) en caso de accidente donde el culpable fuera o bien el conductor del autobús o bien un tercero. En estos casos, el perjudicado podría cobrar dos indemnizaciones con cargo a cada uno de los seguros mencionados.

En cuanto a los pasos a dar para una reclamación de esta clase, un abogado especialista en reclamaciones por accidente de autobús es quien mejor puede orientarte en este sentido. De todos modos, lo primordial es tramitar la reclamación lo más pronto posible y aportar todos los datos necesarios para definir completamente las circunstancias del accidente, esto es, la línea de autobús, la fecha y hora del accidente de tráfico o datos de testigos, entre otros.

Asimismo, debemos acreditar las lesiones físicas que hemos sufrido por el accidente a través de un informe médico. Este informe lo obtenemos cuando acudimos al centro de urgencias tras haber sufrido el accidente y tras pasar un examen médico, pues según el diagnóstico necesitaremos luego rehabilitación, pruebas médicas como resonancias o ecografías, y todo lo que sea necesario para acreditar las lesiones que luego vamos a reclamar. Este punto se antoja crucial para defender nuestros derechos en la reclamación de la indemnización.

En cualquier caso, insistimos en la conveniencia de disponer desde el primer momento del consejo de LegalCar. En LegalCar Abogados trabajan un gran número de profesionales expertos en accidentes de tráfico con dilatada experiencia para gestionar y reclamar la mejor indemnización que nos pueda corresponder por un accidente de autobús.

Accidente de autobús de la EMT

Los accidentes de autobús de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) son, estadísticamente, uno de los accidentes de circulación que se producen con más asiduidad. Sin ir más lejos, en Madrid, la densidad de tráfico que existe a diario unido a la gran cantidad de vehículos por las decenas de líneas que hay, son factores condicionantes de la alta probabilidad de accidentes de autobuses de la EMT.

Pero no todos los accidentes de autobús de la EMT pueden ser tratados de la misma manera. El asesoramiento especializado en accidentes de autobús es idóneo para dirigir tu caso concreto cuando sufres un accidente en este medio de transporte.

Así, diferenciamos entre casos de accidentes entre vehículos donde uno de ellos es un autobús de la EMT y casos de accidentes de los ocupantes de un autobús de la EMT. En el primero de ellos es necesario definir la responsabilidad en el accidente del conductor del autobús de la EMT o el porcentaje de responsabilidad que corresponde a cada conductor. Si el conductor de la EMT es el culpable del siniestro, las víctimas del accidente de tráfico tramitarán la reclamación contra la EMT. Además, es aconsejable realizar un parte amistoso donde se defina los datos de los conductores, así como los de los testigos del accidente de autobús.

Los casos de accidentes de los ocupantes de un autobús de la EMT se producen, normalmente, por alguna maniobra imprudente por parte del conductor. En estos casos, las víctimas del accidente de tráfico deberían recabar los datos personales de testigos, que son los que mejor pueden describir cómo sucedieron los hechos. Además, es muy importante que se le solicite al conductor un parte interno y se contacte in situ, en el mismo momento y lugar del accidente, con las autoridades y con los servicios de emergencias, para que se recojan todos los datos necesarios que garanticen el éxito de la reclamación.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE AUTOBÚS

La indemnización por accidente de autobús dependerá de los daños sufridos por la víctima, que pueden ser más leves, como una caída con contusiones en codos, hombro o rodillas, o incluso con daños en la columna vertebral que requieren reposo y tratamiento rehabilitador, o más graves, como poder ser las fracturas, muy habituales si se caen personas mayores o el golpe es muy violento.

Partiendo de la base de que el ocupante de un autobús va a cobrar siempre indemnización, lo que hay que determinar es quien es el responsable del accidente para saber a quién hay que reclamar, según la dinámica del siniestro.

En el cálculo de la indemnización por accidente de autobús (Tabla 3 del Baremo de Tráfico) se tendrá en cuenta, por un lado, la entidad de los daños personales sufridos, que engloba tanto el tiempo que el lesionado tarda en restablecerse (perjuicio personal básico y perjuicio personal particular) como las secuelas, tanto funcionales como estéticas, que le hayan quedado después de recibir el alta médica. Si la víctima sufre operaciones quirúrgicas para el tratamiento de los daños sufridos, también puede reclamar indemnización por las mismas, oscilando entre los 400 y los 1600 euros, según el caso, por este concepto.

Cuando el accidente es grave (por ejemplo, el autobús es colisionado por otro vehículo, o se sale de la vía por algún motivo), las lesiones pueden provocar una incapacidad en la víctima que no tenía antes (parcial, total, absoluta o gran invalidez, según la gravedad de los daños), y en este caso podrá reclamar una indemnización por este concepto.

Además de la indemnización por lesiones, la víctima puede reclamar el perjuicio patrimonial, que incluye por un lado el daño emergente (gastos que tenga el perjudicado a consecuencia del accidente de autobús, como pueden ser de desplazamiento, rehabilitación o farmacia), y el lucro cesante (perjuicio económico directamente relacionado con el siniestro, por ejemplo, una reducción de la nómina a causa de estar de baja laboral).

Aunque el ocupante de un autobús siempre tiene derecho a una indemnización, es importante saber quién ha sido el culpable. Si quieres saber más sobre las indemnizaciones por accidente de autobús puedes leer nuestro artículo donde profundizamos más en la responsabilidad en un accidente.

La necesidad de que la víctima cuente con la ayuda de un profesional especializado en accidentes de autobús como los de LegalCar a la hora de gestionar la reclamación es clave, tanto para determinar la culpabilidad, como para recopilar las pruebas y reclamar la indemnización que pueda corresponderle.