Abogado accidente de tráfico Dos Hermanas

Abogado accidente de tráfico Dos Hermanas

¿Buscas un abogado para un accidente de tráfico en Dos Hermanas? Te contamos por qué necesitas ayuda legal para que tu reclamación por los daños sufridos prospere con garantías.

Sabemos que siempre hay dificultades para reclamar un siniestro de tráfico, y que estas dificultades pueden ser insalvables cuando la víctima no cuenta con un asesoramiento adecuado y se “fía” de la poca información que le facilita la compañía de seguros.

Los accidentes pueden ocurrir de muchas formas y cada siniestro es un mundo. En muchas ocasiones incluso, la desinformación provoca que la víctima no sepa que puede reclamar, en el convencimiento de que es culpable o que determinado tipo de siniestro no conlleva el derecho a percibir una cuantía.

Por eso es fundamental cuanto antes buscar asesoramiento legal. Por ejemplo, hay atropellos que pueden reclamarse, aunque el peatón haya cruzado de modo indebido. O en otros casos, los siniestros en cadena, donde siempre hay dificultades para saber quién ha sido el responsable y, por tanto, quién tiene que pagar a quién.

Las aseguradoras pueden discutir una indemnización por accidente de tráfico en base a dos premisas: no reconocer la culpa de su asegurado, no reconocer la entidad de las lesiones, o ambas.

La carga de la prueba la tiene el perjudicado, que tendrá que demostrar, por un lado, que no es culpable exclusivo del siniestro y que, por tanto, tiene derecho. Y por el otro, el alcance de los daños y perjuicios que ha sufrido y por los que tiene que ser compensado económicamente.

Si has sufrido un accidente de tráfico, sea del tipo que sea, debes saber, lo primero, que si eres conductor podrás reclamar si no eres culpable del mismo, y si eres ocupante (de coche, de moto, de autobús, de taxi, etcétera) podrás cobrar siempre, al margen de quien haya sido culpable del accidente.

El primer paso, pues, será demostrar la responsabilidad del contrario, y para ello, serán necesarias pruebas como un atestado o Parte Policial o un parte amistoso firmado reconociendo el contrario la culpa. Los testigos presenciales del accidente también pueden ayudar en caso de discrepancia sobre el modo de ocurrir el siniestro.

Cuando no hay acuerdo en cuanto a la culpa, o la aseguradora la niega, es casi seguro que habrá que acudir a un procedimiento judicial contra la compañía.

Si la culpa está reconocida el segundo paso es demostrar la entidad de los daños sufridos, tanto materiales como personales. La experiencia de lLEGALCAR nos ha demostrado que las ofertas de las compañías suelen ser más bajas de lo que correspondería. Esto significa que hay que negociar, para lo que hace falta ayuda legal.

En ningún caso debe aceptarse oferta alguna de la compañía sin haber consultado con LegalCar. Una vez aceptada, difícilmente podrá modificarse al alza.

En muchas ocasiones encontramos perjudicados que desconocían que podían reclamar determinados perjuicios, por ejemplo, el derecho a que se le pague una cantidad si han requerido una intervención quirúrgica a causa de las lesiones sufridas en el accidente.