Abogado para atropello en Cuenca

Abogado para atropello en Cuenca

¿Necesitas un abogado para atropello en Cuenca? no dudes en buscar asesoramiento cuanto antes para asegurarte de que puedes reclamar una indemnización al responsable por los daños y perjuicios sufridos.

Nuestro equipo de abogados conoce a fondo las dificultades de las víctimas de accidentes de tráfico. Con nuestra asesoría, podrás reclamar, sin preocuparte por gestiones con la compañía.

Y en septiembre pasado una mujer resultó herida grave al ser atropellada por un vehículo en el km 199 de la N-III a la altura de la localidad conquense de Motilla del Palancar, al intentar cruzar la carretera.

El atropello es uno de los tipos de accidentes que mayores problemas supone a la hora de que la víctima reclame, primero porque las cantidades a percibir por las víctimas suelen ser elevadas al producirse normalmente lesiones graves o muy graves.

Y segundo, porque muchos atropellos pueden ofrecer serias dudas sobre el modo de ocurrir el siniestro, y en estos supuestos las aseguradoras intentan siempre culpar al peatón.

Una de las causas de atropellos que mayores consecuencias lesivas producen a los peatones son los que se producen por la intervención del exceso de velocidad.

En EEUU se realizó un estudio poniendo en relación la velocidad con las posibilidades de morir en un atropello, denominado “Impact Speed and a Pedestrian’s Risk of Severe Injury or Death”.

Las conclusiones del estudio indicaban que en un atropello a más de 95 km/hora (60 millas) la muerte es prácticamente inevitable (93% de fallecidos). Sin embargo, a 80 km/hora la mortalidad se reduce hasta el 75%.

En esa línea, en un atropello a baja velocidad (a 20 km/hora) la muerte solo afectaría a un 3% de los peatones, y a 40 km/hora la mortalidad sube a un 11%.

La Dirección General de Tráfico ofrece parecidos resultados en el estudio realizado, indicando que en un atropello a 30 km/hora los peatones sobreviven en un 90% de los casos, mientras que a 50 km/hora las posibilidades de fallecer suben a un 80% y a 60 km/hora rozan la mortalidad del 100%.

Sea en uno u otro caso, está claro que la velocidad es un factor de riesgo en los atropellos que aumenta en gran medida las consecuencias lesivas para el peatón.

Si algo conocemos los abogados de LEGALCAR, es de las dificultades que ponen las aseguradoras a la hora de indemnizar por este tipo de accidentes.

Pues bien, demostrar la culpabilidad no siempre es tarea sencilla en un atropello, ya que en muchas ocasiones el peatón queda es evacuado de inmediato por los servicios de emergencias al Hospital a causa de las lesiones y ello es aprovechado por el conductor responsable para modificar o cambiar su versión del accidente.

Es muy importante avisar siempre a los agentes de la autoridad para que levanten un atestado y sí es posible, recabar datos de testigos presenciales por si necesitamos su testimonio.

Si el peatón es evacuado a causa de las lesiones, debe acudirse en cuanto sea posible a la Policía a declarar la versión del atropello para que conste en el Atestado.

Un atropello por exceso de velocidad puede producirse también porque el peatón cruza por lugar no habilitado para ello o de manera indebida (por ejemplo, fuera de un paso de peatones).

Pese a la creencia errónea de muchos peatones sobre que en estos casos no hay reclamación posible, debe consultarse siempre con un abogado para atropellos cada caso concreto.

Y esto es así porque incluso en estos supuestos es factible reclamar en muchos casos, porque puede existir una concurrencia de culpas, y darse el caso, por ejemplo, de que el atropello no se habría producido de ir el vehículo culpable a la velocidad adecuada, o al menos, las lesiones causadas habrían sido menores.

En cuanto a los daños, pueden reclamarse tanto los personales, que incluyen tanto el tiempo de curación como las secuelas o incapacidades que pudieran quedar a la víctima tras el alta médica, como los gastos y cualquier otro perjuicio sufrido (perjuicio patrimonial).