900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Escribe tus datos y te llamamos gratis:

Si buscas un abogado para un atropello en Leganés, es importante que sepas la indemnización que puede corresponderte y qué puedes reclamar en un atropello.

En LEGALCAR abogados hemos tramitado diversos casos de atropellos en Leganés, algunos con la culpa del contrario clara, y otros donde pese a discutirse la culpa por la aseguradora del responsable, con una buena defensa del caso ha sido posible reclamar y cobrar.

Leganés es una localidad cercana a Madrid con más de 187.000 habitantes en la que en los últimos meses se han dado sucesivos casos de atropellos en la calzada.

El pasado mes de mayo una niña de 13 años fue atropellada en un paso de peatones regulado por semáforos por un autobús interurbano, resultando herida muy grave.

Y en el mes de julio una mujer de 26 años fue arrollada en la Avenida Reina Sofía de Leganés por un vehículo, resultando herida grave con traumatismo craneoencefálico y traumatismos y abrasiones en todo el cuerpo.

Como en otras ciudades y localidades, en Leganés existen varios “puntos negros” donde los atropellos proliferan. Uno de los más controvertidos es el paso de peatones de la Avenida de Fuenlabrada a la altura de los números 78 y 93.

En ese punto, el pasado noviembre una anciana de 73 años fue la última víctima de un atropello por un vehículo que, como viene siendo habitual en ese punto, no respetó la prohibición de girar a la izquierda de la calle Calderón de la Barca.

El incremento de atropellos en la calzada en Leganés evidencia la tónica general de aumento de este tipo de siniestros sobre todo en los núcleos urbanos.

En la inmensa mayoría de los casos, la culpa no es del peatón, que cruza la calzada debidamente. En otras ocasiones, sin embargo, es el peatón quien cruza por lugar no habilitado para ello.

Sin embargo, incluso en estos supuestos, es factible reclamar por atropello, ya que hay que valorar todas las circunstancias que rodean el atropello para determinar si pudo haberse evitado.

Algunos de los factores que se tienen en cuenta a la hora de determinar si un atropello en la calzada podía haberse evitado son la velocidad del vehículo culpable o la visibilidad que tenía.

Así, si el peatón ha cruzado indebidamente pero el vehículo culpable circulaba a mayor velocidad de la permitida en esa zona, con un perito reconstructor de accidentes e incluso con un Atestado podría demostrarse que, si el vehículo hubiera circulado a la velocidad adecuada, el atropello podría haberse evitado.

Lo mismo ocurre en calzadas donde hay buena visibilidad. En una avenida grande, donde a cierta distancia se puede ver a un peatón que cruza de manera indebida, es relativamente sencillo frenar a tiempo de evitar el atropello, sobre todo si se circula a la velocidad que corresponde en ese tramo.

Es importante saber que los atropellos son muy discutidos por las aseguradoras. Discuten culpa, cuando hay el menor indicio de que el peatón no ha cruzado la calzada correctamente, y de esa manera tratan de evitar el pago de la indemnización.

Y también discuten las lesiones, porque en los atropellos los daños suelen ser de gravedad, pudiendo provocar la muerte del peatón cuando el impacto es tan fuerte que la víctima es desplazada varios metros.

Por eso y porque es la propia víctima quien tiene que demostrar la responsabilidad del contrario para poder reclamar por atropello, es fundamental avisar de inmediato a la Policía para que levante un Atestado que recoja de modo indubitado la dinámica del atropello.

En ocasiones el Atestado no está suficientemente claro, o determina que existe una responsabilidad por ambas partes, peatón y conductor (culpa compartida o concurrencia de culpas).

En la mayoría de los atropellos, la primera asistencia al peatón la realizan transeúntes o personas que estaban en el lugar del accidente en el momento de ocurrir, siendo su declaración fundamental para reconstruir los hechos y demostrar la dinámica del siniestro.

Para poder demostrar, por otro lado, la entidad de los daños personales sufridos por la víctima, hará falta cuanta más documentación médica mejor, empezando por el parte de los servicios de emergencias que suelen acudir siempre al lugar del atropello para realizar una primera asistencia.

Sabiendo que las aseguradoras van a discutir siempre el alcance de las lesiones para pagar la menor indemnización posible al peatón, habrá que acreditar muy bien las lesiones sufridas, que deben incluirse en el informe inicial de urgencias, y cualquier otro diagnóstico que surja siempre antes de que pasen 72 horas desde el atropello.

Debe demostrarse a la aseguradora, por un lado, el tiempo que la víctima ha tardado en curarse, que se va a indemnizar como perjuicio personal básico o perjuicio personal particular, dependiendo de si el peatón ha requerido ingreso en UVI u hospitalario, tiempo de baja o incapacitación, o tiempo de tratamiento rehabilitador o de curación.

Y, por otro lado, hay que acreditar las secuelas que hayan podido quedar a la víctima después de recibir el alta médica, que se valoran por puntos y en función de la edad del lesionado, calculado en base a unas Tablas contenidas en el Baremo de Tráfico, marco legal en base al cual se calculan.