Abogado para atropello en Parla

Abogado para atropello en Parla

¿Necesitas asesoramiento legal por un atropello en Parla? Conoce los pasos a dar, cómo reclamar, y encuentra la ayuda legal que necesitas para que tu indemnización sea justa y acorde con los daños sufridos.

LEGALCAR pone a tu disposición su equipo de abogados que resolverán todas tus dudas y te ayudarán a gestionar con rapidez tu reclamación por el atropello sufrido.

Parla es una localidad de la provincia de Madrid con cerca de 125.000 habitantes, que se encuentra a media hora de la capital por la A-42.

Los atropellos se han incrementado en los últimos años, sobre todo en núcleos urbanos, y Parla no ha sido una excepción. Sin ir más lejos, en 2016 se llegaron a producir en esta localidad hasta tres atropellos en menos de tres meses, siendo todos ellos de menores, y con resultado de muerte en alguno de ellos.

Es muy importante tener en cuenta que, en términos generales, los atropellos provocan lesiones de gravedad en las víctimas, debido a su exposición física a la hora de sufrir el accidente.

Los peatones se ven especialmente expuestos, y no están libres de peligro por cruzar de manera adecuada por un paso de cebra, ya que las estadísticas demuestran que muchos atropellos se producen cruzando los pasos de peatones.

En muchas ocasiones el atropello se produce con tal violencia (sobre todo cuando el causante del mismo circula a cierta velocidad), que provoca que la víctima salga despedida varios metros, lo que puede provocar incluso la muerte del peatón.

Las lesiones sufridas en un atropello van a depender del tipo de accidente y la gravedad de los daños, pero lo más habitual es que dejen secuelas en las víctimas, de mayor o menor entidad según el tipo de accidente.

Si has sufrido un atropello, debes tener en cuenta, como punto de partida:

Primero, que como víctima tienes la carga de la prueba, es decir, tendrás que demostrar que la culpa del atropello no ha sido tuya, sino del contrario. Y, sobre todo, que, aunque como peatón hayas cruzado de manera indebida, puedes tener derecho, según el caso, a reclamar indemnización.

Demostrar el atropello suele ser más fácil cuando han intervenido los agentes de la autoridad y hay un Atestado o Parte de accidente, porque este será el medio de prueba para acreditar la culpa.

Es importante contar con el testimonio de testigos presenciales. En atropellos donde puede haber dudas sobre la forma de producirse (por ejemplo, en un paso de peatones regulado por semáforo), su declaración puede ser crucial de cara a la compañía de seguros, que es muy probable que discuta la culpa.

Segundo, que cuando la compañía discute la culpa, no va a querer pagarte indemnización alguna, o alegará culpa compartida. En estos casos puede incluso ser necesario contar con medios de prueba adicionales, como puede ser la ayuda de un perito reconstructor de accidentes.

Y esto es así porque un peatón puede cruzar por lugar indebido, pero si, por ejemplo, el vehículo que le atropella circula con exceso de velocidad, tendrá parte de culpa si se demuestra que, de haber ido a la velocidad adecuada, habría tenido tiempo de evitar el atropello.

Tercero, que los primeros días posteriores al atropello son cruciales para construir bien la reclamación. Por eso, hay que buscar ayuda legal desde el principio. Un paso en falso por desconocimiento puede equivaler al fracaso de la reclamación.

Cuarto, que, dado que las lesiones en un atropello suelen ser graves, las indemnizaciones en muchos casos se disparan. Y especial dificultad plantea la reclamación de secuelas derivadas del atropello.

Las secuelas son ese estado residual, en forma de dolor o limitación, que le queda a la víctima después de recibir el alta médica tras su periodo de curación.

Cada secuela tiene un valor en puntos, y a la hora de calcular la indemnización, se tiene en cuenta el número de secuelas, los puntos otorgados a cada una, y la edad de la víctima.

Las aseguradoras las discuten en prácticamente todos los casos. Unas veces porque no las reconocen, y otras porque, aunque las reconocen, no las valoran adecuadamente.

Para acreditar las secuelas es necesario que consten claramente en los informes médicos de la víctima. Y, además, tienen que estar directamente relacionadas con las lesiones sufridas en el atropello.

De ahí la importancia de que el primer diagnóstico de las lesiones, en el informe de urgencias, sea lo más completo posible y siempre emitido en las primeras 72 horas tras el atropello.

Las lesiones por atropello se calculan y valoran en base a lo dispuesto en el Baremo de Tráfico. La indemnización comprenderá el tiempo que hayamos tardado en curar, por un lado, y la valoración de secuelas conforme a las Tablas incluidas en el Baremo, por otro.

Por último, para reclamar una indemnización por atropello vas a necesitar un abogado siempre. Si eres víctima de un atropello, antes de dar cualquier paso, asesórate.

En LEGALCAR llevamos años defendiendo este tipo de casos y nuestros abogados han tramitado con éxito multitud de casos incluso con culpa discutida por las aseguradoras y podrán ayudarte en tu reclamación.