900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Una pregunta habitual en los accidentes de tráfico es si contratar a un abogado de seguro o particular, es una pregunta que en LegalCar Abogados tenemos que responder a menudo cuando los clientes contactan con nosotros por primera vez. En este artículo vamos ver desde el punto de vista de la víctima, qué elección es más recomendable a la hora de reclamar una indemnización por los daños sufridos en un accidente de tráfico.

Intereses de las víctima de accidente de tráfico

En primer lugar hay que dejar claro cuál es el interés de la víctima de accidente de tráfico cuando hay un accidente de tráfico en el que sufre daños, ya sean materiales, personales o ambos: ver resarcidos sus derechos en forma de indemnización. Es decir, un resarcimiento económico en función de los daños sufridos. Evidentemente este interés va ligado al derecho a reclamar, pero no hay que olvidar que su principal interés, desde un punto de vista estricto, es reestablecer su situación actual a la situación previa al accidente. Para ello, ante la obvia imposibilidad, la legislación prevé el resarcimiento económico de los daños sufridos en el siniestro y así ayudar en la medida de lo posible a compensarlos. Son indemnizables, como hemos dicho, tanto los daños personales como los materiales. Los primeros son aquellos daños que se produzcan en la esfera física y psicológica de la víctima, es decir, lesiones tanto físicas como psicológicas. Por daños materiales, sin embargo, se entiende todo perjuicio económico que sufra la víctima, ya sean gastos, deterioro o pérdida de objetos y lucro cesante. El cómputo global de la indemnización reclamable será la suma de la tasación de ambos conceptos, es decir, de la valoración de los daños personales y la tasación de los daños materiales.

Intereses de los abogados

En segundo lugar, hay que diferenciar entre los intereses de los abogados que pueden intervenir en la reclamación. Por un lado, el abogado de la compañía. Un letrado de compañía es un profesional jurídico que trabaja para la entidad aseguradora, ya sea propia o contraria. Su trabajo está dirigido por las compañías y no tiene libertad de decisión a la hora de asesorar a la víctima. Su capacidad de actuar por tanto está limitada por los intereses de las compañías. Si bien es cierto que su intervención es completamente gratuita, gracias a la cobertura jurídica contenida en la póliza de seguro, el hecho de que su trabajo esté limitado por las compañías provoca que la víctima no reciba el asesoramiento jurídico necesario para poder reclamar el máximo por sus daños, es decir, gracias al asesoramiento de la compañía y de sus abogados la víctima no recibirá el asesoramiento pertinente para ver resarcidos completamente sus derechos. Mientras que, por su lado, el abogado especialista en accidentes de tráfico de LegalCar Abogados es un profesional jurídico totalmente externo de cualquier entidad aseguradora.

Esto supone importantes diferencias con respecto a los abogados de compañía: primero porque el abogado especialista en accidentes de tráfico de LegalCar Abogados es independiente y libre a la hora de tomar decisiones, es decir, no tiene influencia de las aseguradoras y por tanto su capacidad de actuación no está limitada. Segundo porque es un abogado con plena capacidad para asesorar a la víctima para maximizar la cuantía que conforme a Derecho le corresponde en función a los daños sufridos. Quiere decir que su trabajo tiene como último fin el completo resarcimiento económico de estos daños y, el hecho de ser especialista en accidentes de tráfico hace que conozca todas las herramientas para maximizar la cuantía a reclamar para que se ajuste lo máximo posible al total indemnizable. Por último, los abogados externos de LegalCar Abogados cobran a comisión, es decir, de un variable en función de la cuantía que cobra el cliente, por lo que hacen depender sus honorarios de lo que finalmente cobra el cliente. Quiere decir esto que cuanto mejor sea “el trabajo en equipo” entre cliente y abogado, mejor será el resarcimiento económico y ambas partes saldrán beneficiadas.

Ningún abogado de compañía trabaja a comisión, las entidades aseguradoras no ofrecen esa confianza a la víctima. Por eso, independientemente de lo que la víctima reclame ellos no van a ver afectados sus honorarios. Sin embargo, enlazar los honorarios del despacho a la indemnización de la víctima ofrece la confianza de tener siempre al abogado del lado de la víctima. Finalmente, añadir que los honorarios profesionales del abogado especialista en accidentes de tráfico pueden verse reembolsados por la compañía aseguradora propia una vez acabe toda la tramitación del caso gracias a la Defensa Jurídica contenida en la Póliza de Seguro del vehículo propio. Hablamos más extensamente de esta garantía en otros apartados de nuestro Blog.

Consulta a nuestros abogados de LegalCar, especialistas en accidentes de tráfico totalmente gratis.