Abogado para accidente de moto en Aranjuez

Abogado para accidente de moto en Aranjuez

¿Has sufrido un accidente de moto? Consulta tus dudas con los abogados para accidente de moto en Aranjuez de LegalCar. Te explicamos paso a paso como debes comenzar.

Conocemos muy bien los problemas a los que se enfrenta la víctima de un accidente de moto porque son muchos los casos que hemos tramitado en LEGALCAR donde los motoristas han encontrado todo tipo de dificultades para reclamar su indemnización.

Su cercanía a Madrid y su valor como reclamo turístico convierte a Aranjuez en un lugar muy frecuentado por visitantes de todo tipo, pues en tarda algo más de 30 minutos en llegar desde la capital.

Su Palacio Real (uno de los más bonitos de España), la Casa del Labrador, el Jardín del Parterre o “pequeño Versalles”, o la Iglesia de San Antonio, son algunos de los monumentos más visitados.

Durante todo el año, Aranjuez recibe mucho turismo que llega sobre todo por carretera (coche, moto y autobús), por lo que el tráfico es muy intenso.

Para las motos, las llamadas “curvas de Aranjuez”, son uno de los tramos más apetecibles para circular, y también de los más peligrosos, junto con la conducción por la M-305, donde se han producido accidentes con víctimas fallecidas, como hace un año, cuando un hombre resultó muerto en un choque frontal en el kilómetro 5 de la M-305.

La afluencia de motos a Aranjuez para pasar el día haciendo turismo es muy habitual, lo que también incremente la siniestralidad en la zona.

Dentro de los accidentes de moto, el choque frontal es uno de los más graves, porque en casi todas las ocasiones las consecuencias lesivas son mayores, y el motorista siempre va a llevarse la peor parte.

A ello se le añade que, en términos generales, las compañías de seguros suelen partir de considerar responsable al motorista.

Esto les obliga a hacer un doble esfuerzo para demostrar la culpabilidad de la otra parte, lo que no siempre es fácil teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos los motoristas son evacuados del lugar del accidente a causa de sus lesiones, imposibilitándolos de dar su versión del siniestro en el momento.

Teniendo en cuenta que la carga de la prueba la tiene la víctima, es muy importante hacer constar en el Atestado que en su momento levanten los agentes de la autoridad su versión de la dinámica del accidente en cuanto les sea posible.

El choque frontal es uno de los accidentes que mayor número de fallecidos pueden dejar en las carreteras. En estos siniestros interviene la velocidad, lo que agrava las lesiones, y en muchos casos se produce por una invasión del carril contrario o una maniobra indebida de adelantamiento.

Todas estas dificultades acrecientan la necesidad de que la víctima de un accidente de moto busque siempre el asesoramiento de un abogado. No solo habrá que demostrar que la culpa del siniestro ha sido de la otra parte, sino también la entidad de los daños sufridos.

En casi todos los accidentes con choque frontal intervendrán los agentes de la autoridad, sobre todo si se producen en vías interurbanas. El Atestado se convierte en una prueba fundamental de cara a la aseguradora contraria.

No obstante, no todos los Atestados se realizan adecuadamente, y en ocasiones, pueden arrojar dudas sobre quien ha sido el responsable del siniestro.

En estos casos, es necesario acudir a un perito reconstructor de accidentes que puede demostrar, con un informe que analice todas las pruebas existentes, la dinámica del mismo.

Cuando la responsabilidad está acreditada, y la aseguradora tiene que hacerse cargo de las indemnizaciones que correspondan, es muy común que las ofertas que realizan a la víctima sean insuficientes o no recojan la totalidad de los perjuicios sufridos.

La indemnización a pagar por la compañía debe comprender tanto los daños materiales como los personales.

Los primeros no suelen generar muchos problemas en cuanto a la reparación de la moto o pago del siniestro, pero sí se discuten por las aseguradoras el abono de otro tipo de daños como el casco del motorista, indumentaria, etcétera.

Las lesiones, sin embargo, van a requerir siempre ayuda legal, ya que son suelen ser subestimadas por las compañías de seguro.

Como suelen ser daños graves, las cantidades a percibir se disparan, y por tanto es necesario que la víctima cuente con un abogado para que le guíe con los pasos a dar durante su proceso curativo, y los documentos que necesita para demostrar esos daños.