Accidentalidad de los motoristas

Accidentalidad de los motoristas

Sufrir un accidente de moto suele tener peores consecuencias que tener un accidente con el coche ya que en todos los casos nuestro cuerpo está desprotegido. Esto parece que no termina de calar en la conciencia de los conductores de motocicletas cuando un 31% de los conductores con un año de antigüedad de carnet ya se consideran expertos.

La estadística dicta lo contrario. Mientras que entre el segundo y cuarto año con permiso de conducir la frecuencia de los accidentes aumenta notablemente, el 84% de los conductores que recibieron formación adicional no sufrieron accidentes posteriormente. Y es que, sin duda, a mayor experiencia y formación menor es la probabilidad de sufrir accidentes y mayor la capacidad de prevenir problemas. El perfil de conductor que sufre más accidentes es el de varón, en vía urbana y con motos de pequeña cilindrada. Esto se debe a la movilidad que proporcionan las motos, que en algunos casos permite que se cometan imprudencias con mayor facilidad. De hecho, los cambios de carril sin señalizar, los giros indebidos y las invasiones de carril son las principales causas de accidente con motocicleta en vías urbanas.

En LegalCar Abogados nos hemos especializado en reclamaciones por accidentes de motocicleta, asesorando a las víctimas para ayudarles a conseguir la indemnización que comprenda todos los conceptos a los que tienen derecho.

PREVENIR

Los sistemas de seguridad de un vehículo se dividen en dos: los activos y los pasivos. Los activos son aquellos que ayudan a prevenir y evitar un accidente. Hace 20 años las motos empezaron a  desarrollar dispositivos que mejoraran la frenada, una de las acciones más importantes a la hora de conducir una motocicleta. Luego, llegaron mejoras en otras partes de la moto como en la amortiguación, los neumáticos o la iluminación. Hoy en día ya se investigan formas de interactuar con los alrededores de la moto para detectar tráfico, climatología dura u obstáculos en la calzada. Además, la Unión Europea está intentando que todas las motos incluyan frenos ABS de fábrica.

PROTEGER

Los sistemas de seguridad pasivos están diseñados para proteger al conductor en caso de accidente. El más esencial es el casco, que disminuirá drásticamente el riesgo de sufrir heridas graves si sufrimos un siniestro. No en vano la cabeza es la zona más delicada del cuerpo humano a la hora de sufrir un golpe, y supone daños en el 50% de los accidentes. Para más datos, el casco integral está considerado el más seguro de todos los modelos. Además, ya se diseña ropa cómoda y ligera que pueda proteger el cuerpo de abrasiones y laceraciones en caso de caída.

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE MOTO

Los conductores de motocicleta suelen ser víctimas graves en accidentes de tráfico, ya que reciben el impacto de otro vehículo en su propio cuerpo. Al sufrir lesiones más severas la indemnización suele ser mayor. Aunque por regla general todos los conductores comprenden que los motoristas son más frágiles, sigue habiendo algunos que no prestan atención suficiente como para no verlos o que directamente no quieren verlos. Para algunos conductores de coche, las motos tienen su reglamento aparte y deben ser ellas las que se preocupen de no entorpecer la marcha de los demás.

Este estigma también afecta a la hora de tener un accidente, porque la mayoría de los conductores achacarán la culpa del siniestro al motorista de forma casi automática. Para asegurarnos de que esto no pase así, debemos prestar declaración cuanto antes a la Guardia Civil o la Policía Local, así como acudir a urgencias lo antes posible para contar con un informe médico inicial  que recoja nuestras lesiones, y recoger los datos de testigos oculares del accidente. Del diagnóstico recibido y el posterior tratamiento médico, pruebas diagnósticas y visitas médicas que se hagan dependerá en gran parte la indemnización a recibir.

Las lesiones más comunes entre los motoristas suelen ser traumatismos en cabeza, hombros, rodillas, por fracturas de huesos o traumatismos en la cabeza. Además, si alguna de estas lesiones deja cicatriz, pasará a considerarse perjuicio estético y se indemnizará en función a la visibilidad de la cicatriz y a su aspecto. De este mismo modo, como una fractura nos mantendría alejados de nuestra vida laboral o nuestra rutina diaria, en caso de no estar trabajando, y nos obligaría a estar en reposo hasta que se inicie la rehabilitación, la indemnización también recogerá una suma por cada día de impedimento que tengamos.

A partir de ahí, cuanto más grave sea el accidente y más secuelas deje, mayor será la indemnización.  La vulnerabilidad del motorista debe ser compensada, ya que en algunos casos especialmente graves ocasiona la pérdida de extremidades o de alguna función cerebral. Todas las lesiones deben estar recogidas en el parte médico inicial, y ampliadas en los evolutivos del lesionado, a lo largo de todo el tiempo que necesite tratamiento. Tienes más información en este enlace “Indemnización por accidente de moto

Además de los daños personales, nos corresponderá una indemnización por daños materiales. Ésta cubrirá el arreglo de la motocicleta dañada (salvo que rsulte siniestro, en cuyo caso se abonará el valor venal más el de afección de la motocicleta) y de los objetos personales dañados en el siniestro: el casco, la ropa, el móvil, etc.

LEGALCAR ABOGADOS

Si sufres un accidente de moto, es primordial que consultes a un abogado especializado en la materia para que te asesore. En LegalCar Abogados contamos con más de 20 años de experiencia y un servicio personalizado con más de 50 profesionales que trabajan para toda España. Somos expertos en reclamar indemnizaciones por accidente de tráfico desde hace 20 años con un porcentaje de un 95% de éxito, y la satisfacción de nuestros clientes nos avalan.

Consulta a nuestros abogados para accidentes de tráfico gratis.