Accidente al aparcar el coche

Accidente al aparcar el coche

Una de las maniobras más complicadas de realizar en un vehículo, es la de aparcar. Todos hemos escuchado en alguna ocasión la expresión “aparcar de oídas”, esto es, golpeando al vehículo de atrás y al que tenemos delante, lo que provoca que muchos vehículos tengan los parachoques dañados. Este problema se está solucionando con la incorporación de las nuevas tecnologías en el sector del automóvil,  y decimos que se está solucionando debido a que la mayoría de vehículos no cuentan con este sistema de serie en las versiones más económicas, por lo que en la actualidad aún es fácil ver cómo alguien está “aparcando de oídas”.

En estos casos lo más normal es que solo se produzcan daños leves en los vehículos. El problema surge cuando esos vehículos dañados por la maniobra de aparcamiento de un tercero, en algunos casos carecen de seguro a todo riesgo, por lo que no pueden reclamar la reparación a nadie, y en otros supuestos, el vehículo tiene una franquicia que hace que al final sea el propio asegurado el que lo termina pagando o no arreglando para no asumir ese gasto.

Supone a juicio del equipo de LEGALCAR una auténtica injusticia que una vez más favorece a las aseguradoras, ya que aunque tengamos el vehículo asegurado a todo riesgo sin franquicia, nos podemos encontrar con el absurdo de que al dar un parte o varios de reparación al final nos suban la prima del seguro o incluso que la compañía determine  que prefiere no renovar el contrato por alta siniestralidad.

CUANDO HAY LESIONADOS

Pero el caso más complicado es cuando hay lesionados en un accidente derivado de una maniobra de aparcamiento. El caso más común es el de los atropellos , y en estos supuestos  existe una responsabilidad y obligación de abonar las lesiones producidas a la víctima. No obstante lo anterior hay que tener en cuenta que solo tendrá derecho a indemnización el que no sea culpable, porque puede darse el caso de que el conductor también pueda solicitar los daños producidos en un atropello donde la culpa es del peatón de forma exclusiva.

Al ser la marcha atrás una maniobra peligrosa, según el RDC, es habitual que siempre haya una responsabilidad del conductor. Por ello y aunque el peatón este cruzando de manera indebida hay opciones de que se pueda obtener en una reclamación un porcentaje de la indemnización. Lo habitual es que los procedimientos acaben en pleitos contra la compañía de seguros, ya que la carga de la prueba de demostrar que existe responsabilidad por parte del conductor es del lesionado, y en muchas ocasiones no puede probarse de manera clara.

La base para establecer que aparcar es una maniobra de alto riesgo es que  el campo de visión está más limitado, y por tanto nos orientamos peor, generando más riesgo para terceras personas o cosas.

Es muy habitual atropellar a personas cuando se está realizando la maniobra de aparcamiento, sobre todo en centros comerciales, y esto es debido a que hay más personas cruzando y no suele haber una zona destinada al cruce de los peatones, o si existe, los mismos no la utilizan de manera habitual.

RESPONSABILIDAD DE UN ATROPELLO POR MANIOBRA MARCA ATRÁS

Cuando se produce un atropello al aparcar el coche, los derechos y obligaciones son los mismos que para un accidente entre dos vehículos, por lo que lo primero es dilucidar quién es el responsable del accidente, el conductor o el peatón.

Para ello es siempre muy importante contar con un parte firmado por ambas partes, incluso si aparentemente no tiene lesiones el atropellado. En la mayoría de los casos las lesiones aparecen entre las 24 y 72 horas siguientes, por lo que también para el caso del conductor no culpable es también recomendable realizar el parte, ya que puede ocurrir que las lesiones aparezcan más tarde y se le realice reclamación por el atropellado, y así el conductor siempre podrá aportar el parte firmado. Mientras que si se trata del atropellado no culpable, en caso de que posteriormente aparezcan los síntomas de las lesiones, podrá demostrar la responsabilidad del conductor y por tanto la aseguradora del vehículo tendrá obligación de indemnizarle.

OTROS SUPUESTOS ENTRE VEHÍCULOS

Otro de los accidentes más habituales dentro de la maniobra de aparcamiento, se produce al salir de aparcar o cuando se está realizando la maniobra, y otro vehículo impacta con nosotros. En estos casos es fundamental saber si el vehículo que realiza la maniobra de aparcamiento ha señalizado dicha maniobra con suficiente antelación para que el vehículo que circula por su misma dirección pueda realizar apercibirse con tiempo y hacer maniobra de evasión o de frenada.

Estos supuestos son casos complicados que suelen acabar en pleito. El Atestado puede que no  nos ayude, ya que la policía suele atribuir la culpa, si tiene dudas sobre el modo de ocurrir el accidente, al conductor que está aparcando. Esto es debido a que, como hablamos anteriormente, la maniobra de aparcamiento está considerada de alto riesgo. Es importante poder contar con testigos que puedan declarar que el vehículo señalizó correctamente la maniobra, que la realizó de forma pausada y adoptando las precauciones debidas y que todo ello lo hizo con suficiente espacio para no entorpecer el paso de otros vehículos.

Los juicios que se celebran en estos casos incluyen en muchas ocasiones, la discusión sobre la cantidad a indemnizar por las lesiones sufridas y los daños materiales.

Las compañías de seguros cuando discuten la valoración de las lesiones suelen ir en dos direcciones:

  1. Discuten el nexo causal ya sea  por mantener que la victima tenía las  lesiones que reclama desde antes del accidente, o por no aparecer dichas lesiones desde el primer momento del accidente (72 horas desde el mismo).
  2. La valoración o importancia de las mismas, ya que las secuelas derivadas de cada lesión vienen definidas en el Baremo de tráfico con una horquilla de puntos en función de su gravedad, por lo que la víctima reclamará en valores medios-moderados, mientras que la compañía sostendrá que los valores son mínimos.

Consulta a tu abogado totalmente gratis