Tener un accidente de bicicleta en una calle peatonal

Tener un accidente de bicicleta en una calle peatonal

¿Quieres saber si tienes derecho a una indemnización por un accidente de bicicleta en una calle peatonal? Nuestros abogados te explican la normativa.

Cada vez son más las personas que utilizan la bici como medio de transporte, muchos usuarios de la bici se quejan de la falta de civismo de los conductores, mientras que, por el otro lado, muchos peatones y conductores protestan por el mal uso que algunos ciclistas hacen de las calles, tanto cuando circulan por zonas peatonales como cuando lo hacen por la calzada junto con otros usuarios de la misma.

La víctima de un siniestro con una bicicleta debe contar con asesoramiento especializado de un abogado para accidente de bicicleta que valore su caso y le indique las opciones y pasos para reclamar por los daños sufridos.

NORMATIVA SOBRE LAS CALLES PEATONALES

En muchas grandes ciudades se han incrementado las denominadas zonas peatonales, que son aquellos tramos en los que está prohibida la circulación del tráfico rodado, lo que incluye no solo coches, sino también motocicletas y bicicletas.

Estas zonas, que están debidamente señalizadas, permiten dar un papel prioritario a los peatones, y suelen encontrarse en lugares con especial afluencia de turistas, o zonas de consumo y de compras, favoreciendo el tráfico de los peatones y evitando la contaminación y la suciedad que acompañan al tráfico rodado.

Sigue existiendo mucha confusión en cuanto a la utilización de las zonas peatonales por parte de los ciclistas, ya que además cada Ayuntamiento establece una normativa distinta para regular estas cuestiones en cada localidad.

La norma general prohíbe a los ciclistas circular por aceras y zonas peatonales, aunque hay que tener en cuenta lo que indiquen las Ordenanzas Municipales en cada localidad. De hecho, en algunas ciudades la Ordenanza permitía la circulación de ciclistas por la acera, y posteriormente ha sido anulada por sentencia judicial.

Ahora bien, si el ciclista se baja de la bici y recorre a pie la zona peatonal, deja de tener la consideración de ciclista y pasa a ser peatón a todos los efectos.

Si un ciclista circula por una calle peatonal en su bici y atropella a un transeúnte, la responsabilidad será suya, y por tanto, tendrá que hacerse cargo de la indemnización que corresponda al peatón atropellado por los daños y perjuicios sufridos.

POSIBLES RECLAMACIONES

Las posibles reclamaciones por daños personales y/o materiales sufridos en un accidente de bicicleta deben gestionarse con el asesoramiento de un abogado para accidente.

Debe tenerse en cuenta que normalmente en un accidente de bicicleta, el ciclista suele sufrir lesiones graves, y normalmente es evacuado del lugar del siniestro por los servicios de emergencia. En ocasiones, los conductores aprovechan esta circunstancia para intentar culpar al ciclista del mismo.

Por eso, para que la reclamación pueda prosperar, es importante contar con elementos de prueba que permitan acreditar la culpa del contrario. Un Atestado de los agentes de la autoridad, la declaración de testigos presenciales, o incluso un parte amistoso si el conductor reconoce la culpa, son claves para que luego puedan reclamarse los daños sufridos.

Una vez la culpa esté acreditada, habrá que determinar las lesiones y daños materiales padecidos a consecuencia del accidente, que se reclamarán a la compañía de seguros del responsable. OJO a la documentación necesaria, ya que la misma será la que pruebe la entidad de esos daños, y en base a la que podrá determinarse la reclamación a realizar.

Esta reclamación podrá gestionarse de manera amistosa con la compañía de seguros, pero si ésta se niega a pagar por considerar culpable al ciclista o bien realiza una oferta de pago que no se corresponde con los daños efectivamente sufridos, será necesario reclamar interponiendo un procedimiento judicial.

En uno y otro caso, es necesario que la víctima cuente con un abogado para accidente de bicicleta que dirija la reclamación y defienda frente a la aseguradora sus derechos.

LAS CUANTÍAS

Lógicamente, las cuantías en caso de sufrir un accidente de bicicleta van a depender de la entidad de los daños sufridos. No es igual, por ejemplo, sufrir una fractura de cúbito y radio, por ejemplo, que un traumatismo costal, una luxación de hombro, o fallecer en el accidente.

Para valorarlas, hay que esperar el tiempo que tarde la víctima en curar de las lesiones sufridas, para poder valorar el alcance de esos daños, tanto de los días de curación (perjuicio personal básico y particular), como de las posibles secuelas o incapacidades que hayan quedado al lesionado.

Esas cuantías van a valorarse de conformidad con lo establecido en el baremo de tráfico, a las que hay que añadir los daños materiales de la bicicleta, incluyendo del casco, indumentaria del ciclista, cualquier objeto dañado en el siniestro, y cualquier otro gasto o perjuicio patrimonial sufrido a causa del accidente.