Accidente bicicleta ¿Qué hacer?

Accidente bicicleta ¿Qué hacer?

Un accidente entre dos bicicletas es un tipo de siniestro que no por ser menos habitual, no deja de producirse. De hecho, el aumento en el uso de la bicicleta como medio de desplazamiento en nuestras ciudades ha propiciado que, entre los propios ciclistas, haya más posibilidades de entrar en colisión, siendo posible que se produzca este tipo de accidente en concentraciones o en desplazamientos de grupos tanto por carretera, donde es menos habitual, como en lugares habilitados para ello en poblaciones y ciudades, donde resulta más fácil colisionar con otra bici.

¿QUÉ HACER?

Los accidentes de bicicleta se consideran atropellos, y es fácil que un siniestro de este tipo se sufran lesiones importantes, debido a la especial exposición del ciclista que físicamente se encuentra desprotegido frente a cualquier vehículo que colisione con él.

La siniestralidad también aumentó de manera paralela, y a ello ha contribuido también la implantación en muchas ciudades españolas de carriles bici, que no siempre son correctamente utilizados, tanto por los propios ciclistas, como por los peatones, que a menudo los invaden poniendo en peligro su integridad física, y cualquier otro vehículo que no respeta la señalización ni la preferencia de paso de los ciclistas.

Cualquier usuario, tanto habitual como esporádico, de la bici como medio de desplazamiento, debe saber qué hacer en caso de sufrir un accidente. Muchas compañías de seguro han sacado ya al mercado pólizas de seguro específicas para bicicletas, siendo muy recomendable que se cuente con un seguro para las mismas que van a facilitar mucho las cosas al ciclista, sobre todo si es él mismo quien provoca un accidente.

Cuando son dos las bicicletas que colisionan, debe tenerse en cuenta si alguna dispone de seguro, por un lado, y por otro demostrar de manera clara el modo de ocurrir el accidente. Hay que tener en cuenta que, si ninguno de los ciclistas intervinientes dispone de seguro, el culpable del siniestro responderá personalmente de los daños y perjuicios causados, y si las lesiones son graves.

LOS PRIMEROS PASOS A DAR

Si se sufre un accidente de bicicleta lo primero que debe hacerse es mantener la calma y avisar de inmediato tanto a los agentes de la autoridad como a los servicios de emergencias. Los primeros momentos suelen estar presididos por la confusión, los nervios y el desconcierto, por lo que los intervinientes deben intentar estar tranquilos

Si hay heridos, no se les debe mover por si sufren lesiones de gravedad, y que sean los facultativos de emergencias quienes hagan la primera asistencia médica en el lugar del accidente.

La Policía o Guardia Civil acudirá al lugar del accidente para recabar todos los datos sobre el siniestro a fin de poder elaborar el correspondiente Atestado. En este tipo de casos las declaraciones de los testigos presenciales del suceso resultan fundamentales y pueden ayudar mucho a reconstruir el accidente. Resulta por tanto importante que el ciclista no culpable se asegure de disponer de los datos personales de los testigos por si en su momento tiene que reclamar daños y perjuicios al otro ciclista responsable del accidente.

Si ambos ciclistas intervinientes tienen seguro, los trámites para gestionar el siniestro son los mismos que en cualquier otro tipo de accidente. Si solo dispone de póliza de seguro uno de ellos y es el culpable, su compañía de seguros responderá de los daños y perjuicios sufridos por el otro ciclista.

Pero si el culpable del accidente no dispone de seguro, va a responder de esos daños con su propio patrimonio, con lo que, si los mismos son cuantiosos, puede encontrarse con un verdadero problema para hacer frente a esos gastos.

En el caso de que el accidente sea provocado por un ciclista que utilizaba algún sistema de alquiler de bicis (BiciMad, Valenbisi, Bicing) el seguro de responsabilidad civil de la compañía de bicis se hará cargo de la indemnización del  otro ciclista lesionado. Es importante que antes de utilizar alguna bici de alquiler leas los términos y condiciones de la póliza de seguros que disponen.

DOCUMENTACIÓN NECESARIA

Para reclamar debemos tener bien acreditada es la responsabilidad en el siniestro, bien con el atestado, declaraciones juradas de testigos presenciales e incluso, aunque no es muy habitual, un parte amistoso, siempre que esté correctamente rellenado.

En el accidente de bicicleta se podrán reclamar tanto los daños materiales de la bici, casco, indumentaria, y objetos dañados en el siniestro, como los daños personales o lesiones.

Cualquier concepto que se vaya a reclamar al responsable del accidente tiene que estar perfectamente documentado, y que quede acreditado el nexo causal entre el siniestro y esos daños, ya que es posible que una reclamación por este tipo de accidente termine en una demanda judicial, por lo que no se podrá solicitar compensación económica por alguna partida que no podamos acreditar.

En el caso de las lesiones, toda la documentación médica que las acredite será necesaria en el proceso de reclamación, desde el informe de primera asistencia, o de urgencias del Hospital, hasta el de rehabilitación, además de partes de baja y alta laboral, pruebas diagnósticas, informes del médico de cabecera, etcétera.

INDEMNIZACIÓN POR LESIONES ACCIDENTE DE BICICLETA

Las lesiones o daños personales derivados de un accidente de bicicleta se van a valorar de conformidad con el denominado Baremo de Tráfico, y para ello es necesario que el perjudicado cuente siempre con ayuda legal de LegalCar.

Se valora, en primer lugar, el tiempo que haya tardado en curar el lesionado, desde el accidente hasta recibir el alta médica. Se computará como perjuicio personal básico o perjuicio personal particular (que puede ser grave, moderado, etcétera) según hayamos estado hospitalizados, de baja laboral, inmovilizados, o curándonos en rehabilitación.

Por otro lado, van a valorarse las secuelas que hayan podido quedar, tanto funcionales como estéticas, tras recibir el alta por el traumatólogo, y cualquier incapacidad derivada de esas lesiones, ya sea parcial, total, absoluta o gran invalidez.

La víctima va a necesitar, en cualquier caso, ayuda de LegalCar, dada la complejidad del baremo y la multitud de conceptos que pueden reclamarse en la indemnización dependiendo del tipo de daños sufridos.

VALOR VENAL DE UNA BICICLETA

Igualmente pueden reclamarse los daños materiales de la bicicleta, lo que no siempre es fácil, porque en muchas ocasiones no se conserva la factura de compra de la misma.

Si la bici es susceptible de reparación, con un presupuesto o factura de arreglo se hará la reclamación. Pero si la bici resulta con tales daños que se haga inviable su reparación, o la misma supere su valor, la reclamación de daños se basará en el valor venal de la misma, es decir, el valor de mercado de esa bicicleta en el momento de tener el accidente.

Normalmente si la reclamación se hace a una aseguradora, la oferta normalmente será por debajo de lo que corresponde, por lo que, si la víctima ciclista tiene abogado particular, será el mismo quien defienda el interés de la víctima frente al seguro y quien le indicará la documentación necesaria para poder reclamar.