900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Te explicamos que es lo que tienes que hacer para poder reclamar un accidente en las instalaciones Burger King para ejercer tu derecho a una indemnización. El Burger King es, desde hace años, uno de los sitios preferidos de niños, adolescentes y jóvenes, que acuden sobre todo los fines de semana tanto a comer como merendar y cenar. En ocasiones se celebran cumpleaños y es habitual ver algunos de estos establecimientos abarrotados y con largas colas esperando para pedir.

Como establecimiento de comida rápida, el Burger King recibe una gran afluencia de visitantes de todas las edades. Y en ocasiones, como cualquier otro local abierto al público, pueden producirse accidentes en sus instalaciones que son susceptibles de reclamarse a través del seguro correspondiente de responsabilidad civil.

BURGER KING

Es difícil encontrar a alguien que no haya estado en algún momento comiendo en un Burger King, cadena de establecimientos de comida rápida americana, con la sede central ubicada en Florida y que ostenta la quinta posición en comida rápida en Estados Unidos.

Nació en Miami en 1954, con la instauración del “whopper”, su producto estrella que hoy sigue perdurando. En España abrió su primer local en 1975 en Madrid.

En la actualidad cuentan en todo el mundo con más de 35.000 empleados y con franquicias en la mayoría de los países, con más de 11 millones de clientes cada día.

Al tratarse de un restaurante de comida rápida, el tipo de siniestro más habitual que puede producirse en un Burger King es el derivado de caídas y resbalones por restos de comida, líquidos o manchas en el suelo, sobre todo en los centros donde se producen aglomeraciones de clientes en horas concretas. Es costumbre recoger las bandejas de las mesas por parte de los usuarios, lo que a veces provoca que tiren sin querer restos de comida que pueden ser motivo de un resbalón y la consiguiente caída.

Muchas personas desconocen que si sufren un accidente de este tipo, tienen derecho a reclamar. En ocasiones las víctimas son jóvenes o adolescentes que se marchan del lugar sin dar ni siquiera el aviso del accidente, lo cual es un error, porque una vez que se abandona el establecimiento sin haber recopilado las pruebas necesarias para acreditar que el siniestro se ha producido, será muy complicado poder realizar la reclamación con garantías.

Como todos los establecimientos comerciales, el Burger King cuenta con su propio seguro de responsabilidad civil para cubrir los accidentes que se produzcan en sus locales, siempre y cuando no hayan sido por culpa exclusiva del cliente.

Es decir, que si el accidente se ha producido por falta de atención del usuario, despiste, o una negligencia por su parte, no podrá reclamar porque el local no tiene ninguna responsabilidad.

Ahora bien, si en el accidente interviene otro elemento ajeno a la propia víctima, y causa directamente el siniestro, entonces si podremos reclamar que nos pueda corresponder por los daños y perjuicios sufridos.

Sea más o menos grave la lesión sufrida, si es necesario adoptar ciertas medidas y dar una serie de pasos para poder reclamar después:

  • No moverse del lugar del accidente y llamar a los servicios de emergencias para que nos realicen en el propio local la primera asistencia médica, y a la policía, para que haga un parte de accidente que a nosotros nos va a servir para acreditar la existencia del mismo ante la aseguradora.
  • Sacar fotos de la causa del accidente (una mancha, un líquido derramado, restos de comida, un escalón en mal estado, unas escaleras defectuosas) porque es claro que de inmediato los empleados del local van a eliminarlo, repararlo o recogerlo, por lo que al desaparecer el motivo del accidente, si no hemos sacado fotos la aseguradora puede negarnos la responsabilidad.
  • Recopilar datos de testigos presenciales, no solo los que pudieran estar con nosotros en ese momento, sino también otros clientes que hayan visto como ocurrió el accidente. Debemos pedirles el nombre y apellidos, dirección y teléfono, por si tenemos que utilizarlos en algún momento ante la compañía de seguros.
  • Poner una reclamación en el propio local, quedándonos la copia. Debe especificarse el lugar exacto, día y hora y explicar brevemente lo ocurrido, poniendo los datos de los testigos y las lesiones sufridas. Si la reclamación se hace al día siguiente del accidente podremos adjuntar copia del informe médico de primera asistencia, del parte de la policía, y de las fotos del accidente.
  • Es importante que la víctima conozca sus derechos desde el principio y esté debidamente asesorada, ya que como es habitual, la aseguradora tratará de pagar lo menos posible, y el lesionado tiene derecho a ser resarcido por la totalidad de los daños y perjuicios sufridos.

La oferta de la aseguradora debe comprender tanto la indemnización por daños materiales como la correspondiente a daños personales. Para ello es necesario acreditarlos con la documentación que el abogado irá solicitando, de modo que hasta que el lesionado no cure de sus lesiones y tenga a estabilización médica, no podrá hacerse el requerimiento.

En la mayoría de los casos, sobre todo si la reclamación a la compañía de seguros se hace a través de LegalCar, es posible llegar a un acuerdo extrajudicial con la aseguradora que inicialmente hará una oferta baja, pero que puede modificarla si s ele aportan nuevos documentos o en base a una negociación con el letrado.

Cuando no es posible llegar a un acuerdo satisfactorio porque la aseguradora rechaza el pago o la oferta que realiza es muy baja, será necesario interponer una demanda civil contra la compañía en reclamación de la indemnización que en derecho corresponde a la víctima. No suele ser habitual, pero en ocasiones estos pleitos se alargan en el tiempo porque resulta imposible llegar a un acuerdo, ni siquiera a lo largo del procedimiento, y será un Juez quien decida la indemnización que le corresponde a la víctima.

LEGALCAR

Se trate de un accidente por caída más leve o un siniestro que ha provocado daños graves, desde LEGALCAR siempre recomendamos contar con el asesoramiento de especialistas en la materia, ya que el desconocimiento de las victimas es aprovechado por las compañías para realizar ofertas por debajo de lo que les corresponde.

Los honorarios de letrado, además, pueden salirle gratis en todo o en parte al cliente si disponen de póliza de hogar, gracias a la cobertura por defensa jurídica.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita