900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Has sido víctima de un accidente por cambio de carril? En muchos de los casos más habituales pueden discutirte la culpa. Te contamos por qué pueden negarse a pagar tus daños y qué debes de hacer para reclamar.

Te ha pasado. Te han dado un golpe en un cambio de carril y te estás encontrando mil dificultades para reclamar los daños que has tenido.

  • El contrario dice que la culpa es tuya…
  • La aseguradora te dice que no te paga…
  • No sabes cómo demostrar que el responsable es el otro conductor…

Y así una larga lista de problemas que te vas a encontrar si has sido víctima de un accidente de este tipo.

En LEGALCAR sabemos lo que pasa en estos siniestros y también las dificultades que te vas a encontrar para que una compañía no te ponga pegas para hacerse cargo de los daños. Por eso, nuestra recomendación es que te asesores jurídicamente cuanto antes. Por supuesto, hazlo con expertos en la materia.

¿Quién tiene la culpa?

Imagina que circulas correctamente y un vehículo invade sin avisar ni señalizar la maniobra tu carril. Te obliga a frenar bruscamente y aun así no puedes evitar la colisión con la parte trasera del vehículo que se te ha metido delante.

Ya tienes un problema. Como los daños al contrario son traseros, es casi seguro que te van a denegar el pago de tus perjuicios

El problema de la culpa en un accidente por cambio de carril es el principal obstáculo que te vas a encontrar para poder demostrar a la aseguradora del contrario la dinámica del accidente y tu derecho a reclamar.

La teoría dice que si al cambiar de carril chocas con otro vehículo, la culpa siempre es tuya. Da igual que hayas señalizado o no la maniobra. Pero… ¿Y si el contrario dice que eres tú quien ha invadido el suyo?

Esto ocurre con mucha frecuencia. Vas a tener que asegurarte de poder demostrar cómo ocurrió el siniestro. DE esta forma no tendrás problemas en la reclamación a la aseguradora del responsable.

¿Quién paga?

Volvemos a la teoría. Circulas en paralelo con otro vehículo y, en un momento dado, el otro conductor pasa de su carril al tuyo invadiéndolo y ambos colisionáis.

La culpa es del conductor que abandona su carril e invade el tuyo, siempre. Los daños debe pagarlos la compañía de seguros del mismo.

En la práctica, muchas de estas reclamaciones fracasan. La mayoría porque la víctima no se ha asegurado de adoptar las medidas necesarias para que quede clara la responsabilidad del contrario.

Un error muy habitual en estos casos es limitarse a tomar los datos del contrario y abandonar el lugar del siniestro. Lo que suele ocurrir en estos casos es que cuando das el parte a tu compañía, te indican que el otro conductor ha dado una versión distinta y defiende que has sido tú quien ha invadido el suyo.

Por eso es fundamental que no te vayas del lugar hasta que la otra parte te firme un parte amistoso reconociendo su culpa. Además de sacar fotos del escenario del siniestro y posición final de los vehículos. En caso de duda o si se niega a firmarte el parte, avisa de inmediato a la Policía.

Cambio de carril en rotonda

Estos accidentes son muy habituales en las rotondas y siempre generan polémica y discusión entre aseguradoras y perjudicados.

Muchos conductores desconocen cuál es la normativa para circular correctamente por el interior de una rotonda. Esto motiva despistes y maniobras bruscas porque un vehículo invade un carril por el que circula otro, produciéndose tanto colisiones laterales o traseras.

En la mayoría de los casos estos siniestros se producen porque los conductores no se colocan en el carril correcto de cara a la salida que quieren tomar. Eso les lleva a cambiarse de uno a otro cuando tienen que salir de la rotonda en ese momento, sin tener en cuenta al resto de vehículos que circulan por la misma.

En la práctica, suele haber versiones contradictorias entre los conductores implicados y eso dificulta mucho una reclamación. Salvo que nos firmen un parte amistoso reconociendo responsabilidad o tengamos un Atestado policial o testigos presenciales del accidente.

Consejos para no ser el culpable

La primera regla que debe tenerse en cuenta es que para cambiar de carril es necesario que te asegures de poder hacerlo sin poner en peligro la seguridad de otros usuarios de la vía, señalizando la maniobra y comprobando que no te interpones en la trayectoria de otros vehículos.

En las rotondas debes escoger el carril correcto para circular dependiendo de la salida que quieras tomar. Si en ese momento no puedes hacer el cambio, es preferible que continúes en el tuyo hasta que puedas salir de la glorieta con seguridad.

Y si te ves involucrado en un accidente por cambio de carril y el contrario es el culpable recuerda que, si no lo demuestras fehacientemente, es muy posible que la aseguradora no quiera pagarte porque el otro conductor cambie su versión.

Para ello, el parte amistoso firmado, las fotografías del lugar del accidente y posición de los vehículos tras el siniestro, los daños materiales de ambos, un Atestado de la Policía es el mejor apoyo para demostrar la culpabilidad del contrario.

Conocemos estos casos muy de cerca y las dificultades para reclamarlos. Si buscas ayuda legal porque te niegan culpa o tienes dudas sobre si puedes reclamar. Contacta con LEGALCAR y nuestros letrados expertos en accidentes de tráfico podrán valorar tu caso y darte el asesoramiento que necesitas para reclamar con garantías.