900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

En este caso vamos a explicar con un ejemplo, sobre un accidente como ocupante de taxi como es la indemnización y proceso judicial.

María, de 74 años, sufrió un accidente de tráfico viajando como ocupante de un taxi en Valencia, que fue colisionado por un vehículo que se salto un stop, invadiendo el carril por el que circulaba el taxi, y causando lesiones  a sus ocupantes. El contrario dio positivo en el control de alcoholemia.

Rango de la indemnización

Este tipo de indemnización pueden oscilar entre 2.000 y 25.000 euros, o incluso más, dependiendo  de las lesiones sufridas, el tratamiento  realizado y las secuelas que queden después. Cada caso es distinto a los demás, pues también el estado previo de la víctima influye en el mayor o menor tiempo de curación.

Reclamación de la indemnización

Como consecuencia del accidente como ocupante de taxi, Dña. M. sufrió policontusiones faciales, fractura de vértebra cervical, fractura del tercio medio de la apófisis odontoides, y una herida en la cabeza que necesitó puntos de sutura.

La lesionada permaneció 12 días en el Hospital y estuvo impedida para realizar su vida normal durante 230 días. Tuvo que contratar a una persona para acompañarla día y noche, ya que no requería ayuda para realizar las tareas propias de la vida diaria.

Como secuelas le quedaron una limitación importante de la movilidad cervical, agravada por la edad de la lesionada, además de una gonalgia en la pierna derecha, fruto del golpe de la víctima en el momento de recibir el impacto del otro vehículo. Además pasó de ser una persona autónoma a convertirse en una persona dependiente, al necesitar ayuda permanente para realizar las tareas básicas del día a día.

Además de lo anterior, María tuvo que acudir a terapia psicológica, como consecuencia del accidente como ocupante de taxi sufrido, provocándole fuerte ansiedad el verse como una persona que necesitaba ayuda para todo, cuando antes del accidente llevaba una vida normal y autónoma.

María acudió a nosotros para ayudarle a gestionar su caso, e interpusimos denuncia penal contra el conductor responsable. Al haber dado positivo en el control de alcoholemia, el procedimiento se había aperturado con el Atestado de la Policía  dando lugar a unas Diligencias Previas.

María fue reconocida hasta en tres ocasiones por el Médico Forense del Juzgado, que fue haciendo durante meses el seguimiento y evolución de sus lesiones, hasta que fue dada de alta, emitiéndose el correspondiente informe de sanidad que recogía los días de hospital, de impedimento, y las secuelas, incluyendo un factor de corrección que se valora también, como era la necesidad de ayuda de una tercera persona.

La aseguradora del vehículo responsable hizo oferta por las lesiones de María, pero sin incluir la secuela correspondiente al factor de corrección sobre la necesidad de ayuda de una tercera persona.

Proceso judicial

Mientras, el proceso judicial seguía adelante teniendo que realizar escrito de acusación penal las partes involucradas: el conductor del taxi en el que viajaba María, también lesionado, a través de su letrado, y María, también como acusación particular, a través de nuestro despacho.

En los casos de alcoholemia el tiempo de tramitación es mayor, ya que tras las Diligencias Previas en la fase de instrucción, se apertura el Juicio Oral, y al ser un proceso penal el procedimiento se pasa a los Juzgados de lo Penal, donde hay un retraso considerable y donde presumiblemente el juicio puede dilatarse años.

No obstante lo anterior, lo normal es que la aseguradora del vehículo responsable haga oferta antes, porque si espera al juicio penal luego tendrá que pagar intereses y costas.

Esto fue lo que ocurrió en el caso de María. Pese a que la oferta de la compañía no incluía la secuela del factor de corrección sobre la necesidad de ayuda de una tercera persona, nos pusimos al habla con la compañía con el fin de llegar a un acuerdo y no tener que esperar a juicio.

Tras una intensa negociación sobre el accidente como ocupante de taxi, se llegó a un acuerdo mediante el cual María una indemnización de 74.000 euros por sus lesiones. Además de lo anterior, la aseguradora abonó a María los gastos, justificados con las correspondientes facturas, de la persona que tuvo que pagar para que la cuidara en su domicilio durante casi un año, además de los gastos farmacéuticos, de silla de ruedas, muletas y otros que tuvo que sufragar la lesionada.

Pese a haber cobrado su indemnización, María sigue esperando el día que la citen al juicio penal contra el conductor responsable del accidente del taxi. Pese a que haya sido indemnizada, María tendrá que acudir, en este caso en calidad de testigo, al juicio, junto con el conductor del taxi, también indemnizado ya, puesto que en este caso lo que se está juzgando es un Delito contra la seguridad vial provocado por conducir bajo los efectos del alcohol y de las drogas, donde también es parte el Ministerio Fiscal, por lo que condena contra el responsable va a haber siempre.

Los accidentes como ocupantes de taxi son frecuentes, y lo que debe tenerse siempre en cuenta es que los ocupantes cobran siempre, por lo que se recomienda a las víctimas que acudan a un despacho de abogados especializado para que desde el principio puedan orientarles sobre los pasos a seguir en el procedimiento.

¿Tienes dudas en tu reclamación? te llamamos sin compromiso.