Accidente con Ambulancia

Accidente con Ambulancia

En varias ocasiones hemos escuchado en los medios de comunicación accidentes de tráfico en los que alguno de los vehículos involucrados es una ambulancia.

Puede darse el caso de que el conductor de la ambulancia sea el responsable del accidente, y también a la inversa, es decir, que el conductor sea la víctima de un accidente provocado por un tercero.

A ello le tenemos que añadir los supuestos en los que la ambulancia lleva ocupantes, ya que si estos sufren lesiones, tendrán derecho a reclamar una indemnización, independientemente de quien sea culpable del siniestro, ya que como ya sabemos los ocupantes cobran indemnización siempre.

INDEMNIZACIÓN COMO CONDUCTOR DE AMBULANCIA

El conductor de una ambulancia que sufre un accidente sin ser culpable tiene derecho a reclamar la indemnización que le corresponda por sus lesiones, como cualquier otro conductor de cualquier vehículo.

Dicha indemnización comprenderá los días que haya tardado en curarse, que incluyen el tratamiento rehabilitador que necesiten (perjuicio personal básico), si han necesitado baja laboral porque las lesiones son de tal entidad que quedan temporalmente incapacitados para su trabajo, dicho periodo también se reclama (perjuicio personal particular), y por ultimo las secuelas que les hayan podido quedar, tanto funcionales como estéticas, según el caso y el tipo de lesión que hayan sufrido.

Hay un dato importante que debemos tener en cuenta, y es que las ambulancias son vehículos de emergencias, por lo tanto son vehículos prioritarios. En nuestro país los vehículos que tienen ese derecho de preferencia, por ejemplo en un cruce, son los de bomberos, policía, ambulancias y protección civil.

Cuando estos vehículos se encuentran en un servicio urgente tiene que adaptar unas precauciones mucho mayores que otros conductores, por un lado para utilizar de manera responsable y segura ese derecho de preferencia, y por otro porque como profesionales de este servicio pueden activar y utilizar los aparatos luminosos y acústicos cuando acuden o llevan una emergencia, que en el caso de las ambulancias es especial porque pueden estar trasladando a personas heridas o enfermas que requieren especial delicadeza.

Debe distinguirse no obstante cuando se está realizando un traslado (de un enfermo, por ejemplo, pero sin urgencia) de cuando se está haciendo un servicio de urgencia real (caso de un accidentado muy grave, que requiere la máxima celeridad para llegar a un Hospital).

El Reglamento General de Circulación otorga a los conductores de ambulancias, policía y bomberos prioridad en cruces e intersecciones (artículos 67 y 68):

“Tendrán prioridad de paso sobre los demás vehículos y otros usuarios de la vía, los vehículos de servicio de urgencia públicos o privados, cuando se hallen en servicio de tal carácter, así como los equipos de mantenimiento de las instalaciones y de la infraestructura de la vía y los vehículos que acudan a realizar un servicio de auxilio en carretera”.

Como norma general deberemos apartarnos a la derecha o bien detenernos si es posible sin crear peligro y respetando las normas de circulación. Las dificultades surgen cuando nos hayamos en una retención o en un semáforo y tenemos que ceder el paso.

INDEMNIZACIÓN AL CHOCAR CON UNA AMBULANCIA

Se han dado casos de accidentes de tráfico en el que un vehículo, o motocicleta, choca con una ambulancia.

En estos casos lo primero que hay que saber es quien ha sido el culpable del accidente, y para ello será muy importante llamar a los agentes de la autoridad para levantar Atestado, y contar con testigos que puedan decir como ocurrió el siniestro.

Esto es así porque puede haber multitud de interpretaciones en este tipo de accidentes, motivados principalmente por la condición de vehículo prioritario de la ambulancia, lo que le permite ciertas licencias en la circulación, que pueden obstaculizar la determinación de la culpa.

Así, deberá tenerse en cuenta si la ambulancia estaba haciendo un traslado, o estaba en un servicio urgente, y asimismo si el accidente se ha producido por ejemplo en un cruce o intersección, donde tienen preferencia, y el vehículo contrario no se ha percatado de esa preferencia de paso, produciéndose la colisión.

Se han dado casos incluso en los que pese a llevar activadas las señales acústicas y luminosas de emergencia, el conductor contrario no se ha percatado de la presencia de la misma.

El Reglamento de circulación permite a los conductores de ambulancias, con carácter excepcional, cuando circulen por autopista o autovía en servicio urgente y no comprometan la seguridad de ningún usuario, dar media vuelta o marcha atrás, circular en sentido contrario al correspondiente a la calzada, siempre que lo hagan por el arcén, o penetrar en la mediana o en los pasos transversales de la misma.

Normalmente este tipo de accidentes siempre van a plantear, por todos estos motivos, problemas sobre la culpabilidad en el accidente, por lo que siempre es importante consultar con un abogado especialista en accidentes de tráfico para saber si tenemos derecho a indemnización al chocar con una ambulancia.

Los ocupantes, sin embargo, tanto de la ambulancia como del vehículo, motocicleta, taxi, o cualquier otro medio de transporte, involucrados en un accidente de tráfico, siempre podrán reclamar su indemnización si han resultado lesionados, ya que los ocupantes cobran siempre independientemente de quien haya tenido la culpa en el siniestro.

La indemnización a percibir por accidente de ambulancia va a depender de los daños sufridos, e incluyen no solo los daños personales, sino también los daños materiales, y cualquier perjuicio patrimonial derivado directamente del siniestro, que puede ser el relativo a los gastos que ha provocado a la víctima el siniestro (de rehabilitación, de farmacia, de pruebas diagnósticas complementarias o de desplazamiento), que se reclaman como daño emergente, y puede ser también el lucro cesante, es decir, la pérdida de ingresos o ganancia dejada de obtener a consecuencia de haber sufrido el accidente de tráfico. En cualquier caso, tanto uno como otro debe ser acreditado con la documentación necesaria para que la aseguradora obligada al pago no lo discuta.

LOS SEGUROS DE LAS AMBULANCIAS

Todas las ambulancias tienen su correspondiente seguro, que va depender del tipo contratado, los hay con coberturas más amplias y otros simplemente a terceros. Algunas tienen seguro de flota, si bien los tipos de seguros de las ambulancias se eligen en función de las coberturas que quieren tener.

Hay ambulancias de emergencias, que pueden ser asistenciales o de soporte vital básico, ambulancias sanitarizadas y ambulancias medicalizadas/UVI móvil o ambulancia de soporte vital avanzado.

Y por otro lado hay ambulancias para el transporte de pacientes, llamadas también ATS o ambulancias de traslado simple.

LEGALCAR ABOGADOS

Si has sufrido un accidente en el que se ha visto involucrada una ambulancia, debes contactar cuanto antes con un despacho de abogados especialista para saber si tienes derecho a reclamar una indemnización, dependiendo de cómo ha sido el accidente. Al tratarse de vehículos prioritarios siempre puede haber problemas con la culpa, por tanto, cuanto antes se acuda a un abogado para accidentes mejor, porque si los primeros pasos nos se dan correctamente la reclamación puede ser más complicada o incluso hacerse inviable.

En LEGALCAR abogados hemos tramitado reclamaciones por accidentes con ambulancias y ponemos nuestra experiencia al servicio del lesionado para asesorarle sobre la mejor manera de reclamar con garantías.

900901450 – Teléfono gratuito