Accidente con colisión entre motos

Accidente con colisión entre motos

Un accidente con colisión entre motos puede ocurrir de diversas formas, y aunque no es de los siniestros más comunes, las consecuencias lesivas para los implicados pueden ser muy graves, teniendo en cuenta la especial exposición física de los motoristas en caso de impacto, al recibir la fuerza del mismo directamente en su cuerpo.

En el caso de accidentes entre motos, la colisión puede provocar que conductores y ocupantes de las motocicletas salgan despedidos de las mismas al chocar, lesionándose en la caída.

Para gestionar las indemnizaciones que los perjudicados por un accidente entre motos puedan reclamar, es muy importante que cuanto antes contacten con un abogado especialista en siniestros de moto, para asesorarse debidamente sobre los derechos que les asisten.

TIPOS DE ACCIDENTES ENTRE MOTOS

Los alcances traseros entre motos se producen también cuando la que circula por detrás no respeta la distancia se seguridad con la que le precede, y si a ello le añadimos que circule a más velocidad de la permitida, es fácil que se produzca la colisión. En estos supuestos puede ocurrir también que el motorista que circule por detrás realice una maniobra evasiva para tratar de evitar la colisión con la moto de delante, y ello le haga perder el control de su motocicleta y sufrir el accidente.

En otras ocasiones, las incorporaciones a otras vías o los cambios de dirección también provocan accidentes entre motos. Un caso bastante común, es el de la motocicleta que gira a una calle principal por la que circula otra moto, sin percatarse de su presencia, colisionando con ella.

Otro siniestro bastante habitual es la colisión entre motos cuando una de ellas circula por el carril bus y la otra realiza un giro hacia otra calle invadiendo dicho carril bus, sin respetar la prioridad de paso de esta última y sin apercibirse de la presencia de la otra motocicleta.

¿CÓMO SE DEFINE LA CULPA?

Para poder determinar si hay derecho a indemnización será necesario definir la culpa, es decir, determinar de forma clara quien ha sido el responsable del accidente.

Es importante tener en cuenta que la culpa no afecta a los ocupantes o pasajeros de la moto, que siempre van a tener derecho a recibir indemnización por los daños y perjuicios sufridos, independientemente de quien haya sido el responsable del accidente, si bien será necesario que esté claro quién de los dos motoristas tiene la culpa, para saber a qué compañía de seguros hay que reclamar la indemnización correspondiente.

Lo que debe hacerse en caso de accidente entre dos motocicletas es llamar de inmediato a los agentes de la autoridad para que se personen en el lugar del siniestro y realicen el Atestado o Parte de accidente, en base a la inspección ocular del lugar de los hechos, las huellas de frenada, los vestigios que hayan quedado en la calzada, y las propias declaraciones de los implicados, además de la de los posibles testigos del accidente, que en muchas ocasiones resulta clave para determinar la responsabilidad, ya que los agentes no han presenciado el siniestro.

También, si ambos conductores están de acuerdo en la dinámica del accidente, pueden rellenar un parte amistoso donde se especifique la misma, y donde debe indicarse con claridad el modo de ocurrencia, las personas involucradas, los daños materiales, si hay heridos (aunque sean leves), y conviene también especificar si se han producido daños en objetos tales como casco, indumentaria, teléfonos, gafas, etcétera, para que luego la compañía de seguros que tiene obligación de indemnizar no ponga pegas para abonar esos daños.

Interesa, asimismo, hacer fotografías del lugar del siniestro, las motos implicadas, y todo lo que pueda ayudarnos a demostrar claramente la culpa del accidente.

Contar además con la ayuda de un abogado especialista en reclamación de indemnizaciones derivadas de accidentes entre motos es fundamental también para que la reclamación se haga con garantías, sobre todo en los supuestos donde la culpa es discutida.

¿RECUPERARÁS TU MOTO COMO NUEVA?

Los daños materiales comprenden, entre otros, los sufridos por la motocicleta en el accidente de tráfico.

Puede ocurrir que esos daños sean susceptibles de ser reparados, para lo cual el perjudicado necesitará un presupuesto de arreglo de los mismos o una factura de reparación, si decide asumir el coste de la misma y luego reclamarlo.

En muchas ocasiones la aseguradora quiere peritar la motocicleta, y hay que tener en cuenta que hasta que la compañía de seguros contraria no se dé culpable, no van a arreglar la motocicleta, por lo que conviene por ello que la culpa esté bien acreditada cuanto antes.

En otros casos, sin embargo, los daños en alguna de las motos implicadas o en ambas los daños son de tal entidad que se hace inviable la reparación, y que el coste del arreglo supera el valor venal o de mercado de la motocicleta, que será declarada siniestro.

En estos supuestos, la indemnización por daños materiales comprende el valor de mercado de la moto en el momento de sufrir el accidente, que debe completarse con el valor de afección (o valor venal mejorado), que supone un pequeño incremento sobre el valor de mercado y que no siempre las compañías de seguro pagan, por lo que es importante que el perjudicado cuente con la ayuda de un abogado especialista que defienda el interés de la víctima frente a la aseguradora.

¿QUÉ PASA CON LOS DAÑOS PERSONALES?

La mayoría de los accidentes de moto las lesiones suelen ser de gravedad, debido a la exposición física del motorista, siendo muy común las fracturas de huesos de alguna extremidad (brazos o piernas) o los traumatismos (cadera, hombro), pudiendo, en caso de siniestros muy graves, llegar a lesiones tales como amputaciones o incluso el fallecimiento del motorista.

Para reclamar con garantías las lesiones es necesario recopilar toda la documentación médica que las acredite, empezando con el informe de urgencias que debe incluir la totalidad de los daños sufridos, así como los partes de baja y alta laboral, informes evolutivos del médico de cabecera o de la mutua laboral (accidentes in itinere o laborales), pruebas diagnósticas tales como resonancias o ecografías, y, sobre todo, el informe final de rehabilitación.

Las secuelas, tanto funcionales como estéticas, o las incapacidades derivadas del accidente (sea parcial, total, absoluta o gran invalidez) también se indemnizan, siempre que queden acreditadas en los informes médicos, que deberán ser lo más completos posibles.

LEGALCAR ABOGADOS

En LEGALCAR ABOGADOS somos especialistas en accidentes de moto y desde hace muchos años defendemos con éxito el interés y los derechos de los motoristas con un equipo de abogados, peritos médicos, expertos en reconstrucción de accidentes y tramitadores para que la reclamación de su indemnización por accidente de moto sea justa y acorde con los daños sufridos.