Accidente con conductor no habitual

Accidente con conductor no habitual

Conoce qué pasa con los conductores no cubiertos, con conductores con experiencia y edad en caso de tener un accidente de tráfico como conductor no habitual.

La figura del conductor no habitual u ocasional está prevista para aquellos conductores de un vehículo que no lo utilizan normalmente o de manera continuada, y solo lo hacen en determinadas ocasiones.

No es lo mismo que el caso de una persona que coge nuestro coche en un momento dado, por ejemplo, para hacer un viaje o para turnarse conduciendo con otros ocupantes del vehículo en un desplazamiento puntual.

Ambos casos, sin embargo, pueden tener en común no estar cubiertos por la póliza de seguros del coche que van a conducir. Cada caso es diferente y en el supuesto de sufrir un accidente de tráfico es recomendable antes de nada asesorarse con un abogado para accidentes sobre coberturas, pasos a dar y cómo gestionar la reclamación de una posible indemnización.

¿QUÉ PASA CON LOS CONDUCTORES NO CUBIERTOS?

Las aseguradoras suelen considerar que, si se incluyen más conductores ocasionales (o segundos conductores) en las pólizas de seguro, el riesgo aumenta, y por ello en estos casos suelen aumentar el riesgo de la prima.

En consecuencia, hay ocasiones en las que, por no pagar más importe de seguro, se opta por no incluirlos en la póliza. El problema surge cuando dicho conductor se ve involucrado en un accidente de circulación.

Lo que puede suceder en caso de accidentes va a depender de lo que diga la póliza, la compañía solo puede negarse a pagar la indemnización (en caso de que el conductor sea culpable) o repetir contra el conductor si así lo epecifica el contrato que ha firmado el tomador.

La cosa se complica si ese conductor no cubierto es menor de 26 años o tiene menos de dos años de carnet de conducir, porque en estos casos las compañías de seguros consideran a estos conductores noveles a todos los efectos, y lógicamente incluirlos en las pólizas supone un aumento en el precio del seguro al considerarse conductores de riesgo.

En muchas ocasiones la compañía de seguros opta por aplicar lo que se denomina la regla de equidad, que viene a significar que van reducir el importe de la indemnización, que se va a calcular de manera proporcional a la diferencia entre la prima que ha pagado el tomador del seguro y la que debería haber asumido si hubiera incluido al conductor menor de 26 años en la póliza.

CONDUCTORES CON EXPERIENCIA Y EDAD

En otras ocasiones, el conductor no habitual puede tener edad superior a los 26 años o varios años de experiencia al volante (siempre más de dos).

Aquí cada compañía de seguros actúa de una forma diferente, pero sí es cierto que estarán cubiertos aquellos conductores que reúnan una serie de requisitos en cuando a la edad y al tiempo que llevan con el carnet de conducir.

Así hay compañías de seguros que permiten conducir, aunque no estén incluidos en la póliza a conductores de más de 25 años, o de 26 o 27 dependiendo de la aseguradora, y en otros casos lo supeditan a otro factor que es los años de vigencia del carnet.

Cuando el conductor es mayor de las edades indicadas, en caso de siniestro, siempre que tenga en vigor el carnet de conducir y que no haya circulado bajos los efectos del alcohol o de las drogas, es muy posible que la aseguradora se haga cargo de los daños, si bien cada una tiene sus propias coberturas, por lo que hay que leer bien la letra pequeña de cada póliza.

En términos generales y en caso de conductores con experiencia y edad, si el accidente no ha sido culpa del conductor no habitual al que, por ejemplo, he prestado el coche, la compañía de seguros contraria se hará cargo de abonar la indemnización por daños y perjuicios en su totalidad.

¿SABES QUE PUEDES CAMBIAR DE ABOGADO?

En cualquier caso, el asesoramiento de un abogado para accidente de tráfico es fundamental para resolver todas las dudas que puedan surgir y valorar si es viable reclamar una indemnización.

En los supuestos en los que se produce un accidente con conductor no habitual, y dependiendo del tipo de póliza y de la compañía de seguros, es posible que el mismo no tenga la cobertura por defensa jurídica para elegir abogado, ni le cubran los gastos de rehabilitación.

Estos últimos, si el conductor no habitual no ha sido el culpable del accidente, se pueden reclamar a la compañía contraria que tendrá que hacerse cargo de ellos.

En cuanto a la defensa jurídica, si el conductor no habitual no está cubierto, pero dispone de póliza de hogar, es importante comprobar si a través de la misma se le cubren los honorarios del abogado particular que le gestione el accidente, porque en muchas ocasiones es posible que se disponga de esta cobertura.

Cuando la compañía de seguros nos asigne un abogado, es fundamental saber que el servicio de reclamación de una indemnización por accidente de tráfico debe externalizarse siempre y ponerse en manos de un abogado para accidente, porque todas las compañías tienen una serie de convenios entre ellas que repercuten negativamente sobre el perjudicado, al no existir objetividad y primar por encima de todo el interés de la aseguradora y no el de la víctima.

Por ello en cualquier momento, si bien es recomendable cuanto antes, se puede cambiar de abogado, para lo que será necesario cursar por el que designemos para nuestra defensa la venia profesional al que hasta el momento nos estaba gestionando el caso.

NUESTROS ABOGADOS PARA ACCIDENTES DE TRÁFICO

Nuestros abogados para accidentes de tráfico llevan más de 20 años defendiendo los intereses de las víctimas de accidentes de circulación. En LEGALCAR somos especialistas, no generalistas, es decir, expertos en responsabilidad civil derivada de accidentes de tráfico, siendo la única disciplina a la que nos dedicamos en exclusiva.

Hemos tramitado multitud de siniestros de todo tipo con especialidades como los accidentes con conductor no habitual, donde hay que valorar todo el caso, estudiar la póliza de seguro, la dinámica del siniestro, y decidir la viabilidad de la reclamación.