900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Qué ocurre en caso de tener un accidente con el coche de otro? ¿Te cubre el seguro? ¿Tienes que responder de los daños causados? Conviene saber qué puede pasar y qué hacer en estos casos.

Seguro que a veces ni te has planteado qué puede pasar cuando dejas el coche a otra persona. Un viaje largo donde os turnáis varios conductores, te pide el coche tu hijo, se lo prestas a un familiar para una gestión…. O eres tú quien toma prestado el vehículo de otro en un momento dado. Muchas veces no pasa nada. Pero ¿qué ocurre en caso de accidente?

Ante la duda, y porque son muy diferentes las situaciones que pueden darse en cada caso concreto y dependiendo de la póliza de seguro que tengas, es muy importante asesorarse con un abogado especialista para saber si vas a tener alguna responsabilidad; tanto si lo prestas como si eres tú quien conduce un coche que no es tuyo.

¿Se puede conducir un coche que no es tuyo?

Lo primero que debes tener en cuenta es asegurarte siempre de que la persona que vaya a coger tu coche cumpla los requisitos que establece tu seguro en cuanto a la edad y al tiempo de vigencia de su carnet de conducir, para poder hacerlo con seguridad.

Esto es muy importante porque (en principio) cumpliéndose esos requisitos de edad y años de carnet, tanto si eres tú quién coge un coche de otro como quien conduzca el tuyo, estaríais cubiertos por el seguro en caso de tener un siniestro. Siempre teniendo en cuenta, no obstante, que cada aseguradora establece una serie de condicionantes y habrá que estar a lo que se indique en la póliza.

Si el vehículo en cuestión lo conduce alguien que no figura en la póliza y que tampoco cumple los requisitos de edad y años de carnet, es posible que se encuentre con un problema con la compañía de seguros en caso de accidente o que ésta aplique a ese caso la regla de equidad.

No obstante, cada caso es diferente porque depende de quién conducía y qué condiciones se especifican en la póliza. Cada compañía tiene las suyas propias, por lo que lo recomendable es asesorarse legalmente con un letrado experto en la materia.

Coche a nombre de una persona y seguro a nombre de otra

Las distintas figuras jurídicas que pueden aparecer en una póliza de seguro son el propietario del vehículo, el tomador del seguro y el conductor habitual. Y no tiene que coincidir necesariamente que todos ellos sean la misma persona.

Partiendo de lo anterior, el seguro va a cubrir a aquellos conductores de los que la compañía tenga constancia porque figuren en la póliza. Es decir, las que, de una u otra forma, utilizan el vehículo habitualmente y por tanto tienen más posibilidades de sufrir un accidente de tráfico.

Por eso es muy importante que te asegures de incluir siempre en las coberturas a las personas que vayan a coger tu vehículo con habitualidad. Aunque ello implique un aumento de la prima a pagar porque al final, si ocurre un siniestro, las consecuencias económicas pueden ser muy más gravosas para tu bolsillo.

¿Puede mi hijo conducir mi coche?

Esta situación es muy habitual, cuando los hijos toman prestado el vehículo de sus padres, de manera habitual o esporádica.

A veces no se piensa en el riesgo que corren los conductores jóvenes. Especialmente los que acaban de sacarse el carnet y circulan en un vehículo que no les cubre. Y esto es así porque son un colectivo de alto riesgo para las compañías, tanto por edad como por falta de experiencia conduciendo, estando mucho más expuestos a tener un accidente.

En el caso de los hijos, para que una compañía de seguros responda si tienen un siniestro, es necesario que figuren incluidos en la póliza, bien como conductor ocasional o habitual.

Lo barato sale caro, por lo que nunca es recomendable prestar el coche a los hijos sin tenerlos asegurados

Qué hacer en caso de accidente

Todos los casos son diferentes. Ya hemos visto que es fundamental analizar lo primero las condiciones estipuladas en la póliza de seguro del coche.

Otro elemento a tener en cuenta será la culpa. No es igual tener un accidente en el que somos víctimas no culpables, que ser los responsables del mismo.

En el caso de que un conductor que tenga el accidente no esté cubierto, la aseguradora analizará el caso para valorar si cubre o no el siniestro, pero teniendo en cuenta que su interés siempre es el de la compañía, lo más probable es que rechace hacerse cargo del mismo.

Otra opción que puede tomar es atender a la regla de la equidad, reduciendo la cantidad a pagar atendiendo al precio de la prima y lo que habría tenido que abonar al tomador por el riesgo. Y en otras ocasiones hará uso del derecho de repetición contra el conductor responsable, reclamándole las cantidades que haya tenido que pagar a las víctimas del accidente.

Ante la duda y porque pueden darse casos muy diferentes según cada póliza y las circunstancias del conductor, es muy importante asesorarse, y en LEGALCAR podemos ayudarte. Contacta con nuestros letrados y te informaremos de manera gratuita sobre cómo proceder en estos casos.