Accidente de autobús: reclamación y juicio

Accidente de autobús: reclamación y juicio

Si hay heridos en un accidente de autobús, estos son los aspectos que tienes que tomar en cuenta en caso de reclamación y si es necesario llegar a  juicio.

Los accidentes de autobús son especialmente graves cuando se producen en vías interurbanas. Sin embargo, son muy comunes también los que ocurren en las ciudades o localidades pequeñas, si bien las lesiones suelen ser de menor gravedad.

Cuando hay heridos en un accidente de autobús, es muy importante conocer quién ha tenido la culpa para saber a quién hay que reclamar la indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Si la culpa es del conductor del autobús, responderá de las indemnizaciones su compañía de seguros. Y si la culpa es de un tercero, será su aseguradora quien se haga cargo de los daños y perjuicios sufridos por los ocupantes del autobús.

Es importante tener en cuenta que los ocupantes de un autobús cobran indemnización siempre, al margen de quien haya tenido la culpa en el accidente.

Para que la reclamación se haga con garantías y sea acorde con los daños sufridos por los pasajeros, será necesario contar con el asesoramiento de abogados para accidente de autobús, que sean independientes, especialistas en la materia, y conozcan el modo de proceder desde el primer momento.

¿QUÉ SE CONSIDERA UN HERIDO?

Un herido, en el ámbito de los accidentes de tráfico, es todo perjudicado por un siniestro, que sufre daños personales a consecuencia del mismo.

No todos los heridos evolucionan de la misma manera al igual que la misma lesión es diferente según la sufra una u otra persona.

Los heridos en un accidente de autobús pueden sufrir lesiones de diversa índole dependiendo del tipo de accidente y dónde se ha producido.

En ciudades, los siniestros suelen ser de menor gravedad. En ocasiones son provocados por el conductor del autobús, por ejemplo, cuando frena o acelera bruscamente, o por un tercero, cuando suele atravesarse en la trayectoria del autobús, obligándole a frenar o colisionando con él.

En esto tipo de siniestros, las víctimas suelen sufrir lesiones al caerse en el interior del autobús o golpearse con algún elemento, como las barras o los asientos.

Dependiendo de si el culpable es el propio conductor del autobús o el conductor de un tercero, responderá de las indemnizaciones la aseguradora del autobús o la del contrario, según el caso.

Sin embargo, cuando el siniestro se produce en una vía interurbana, las lesiones suelen ser mayores y los accidentes más aparatosos. En estos casos intervienen otros elementos como son el exceso de velocidad, la falta de atención o los despistes.

RECLAMACIÓN POR ACCIDENTE DE AUTOBÚS

En una reclamación por accidente de autobús, la víctima puede percibir dos indemnizaciones, que no son excluyentes.

Una de ellas, por responsabilidad civil obligatoria, derivada del propio accidente, cuando resulte culpable bien el conductor del autobús o bien un tercero.

En estos casos, indemniza la compañía de seguros correspondiente (la del autobús o la del contrario) en función de quien haya tenido la culpa en el accidente.

La otra indemnización se cobra por la víctima con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV, cobertura que tiene todo pasajero de un medio de transporte público por el mero hecho de haber adquirido el billete correspondiente.

En los casos en los que resulta herido el pasajero del autobús por su propia culpa, es decir, por un descuido o de manera fortuita, pero sin intervención de nadie más, no podrá reclamar indemnización por responsabilidad civil, pero sí podrá reclamar con cargo al SOV.

Para que una reclamación por accidente de autobús prospere, es fundamental seguir una serie de pasos fundamentales:

  1. No abandonar el autobús y comunicar al conductor que hemos resultado heridos o lesionados. Si es posible avisar a los servicios de emergencia para una primera atención in situ en el propio autobús.
  2. Conservar el billete o título de transporte utilizado ese día.
  3. Avisar a los agentes de autoridad para que acudan al lugar a levantar un Atestado. Es el medio de prueba fundamental para saber a quién tenemos que reclamar la indemnización, pues determinará quien ha sido el culpable del accidente. Los testigos también son importantes en caso de duda sobre la dinámica del mismo.
  4. Acudir al Hospital más cercano cuanto antes para que nos hagan un chequeo completo y un diagnóstico de las lesiones sufridas, y siempre antes de que pasen 72 horas desde el accidente.
  5. Poner una reclamación en la empresa de autobuses que corresponda, indicando lugar, fecha, hora, matrícula del autobús, breve descripción de los hechos, y adjuntando informes médicos de urgencias, datos de testigos, número de Diligencias o Atestado si lo conocemos, y solicitando indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

JUICIO POR ACCIDENTE DE TRÁFICO

Cuando existen dudas sobre la responsabilidad en el accidente de autobús, o si se discute el alcance de las lesiones sufridas por la víctima, puede llegarse al punto de que, agotada la vía amistosa sin resultado, sea necesario interponer un procedimiento judicial contra la aseguradora responsable.

Para ello, la necesidad de contar con un abogado para accidente que defienda el interés del perjudicado es preceptivo.

Normalmente, si la víctima desde el primer momento ha acudido a un despacho de abogados para accidentes de autobús, son ellos mismos quienes, en el seguimiento del caso, explicarán al perjudicado que se ha agotado la vía amistosa y que es necesario acudir a la vía judicial.

Los procesos judiciales por heridos en un accidente de autobús son en la mayoría de los casos civiles, salvo casos excepcionales donde puede haber responsabilidad penal por parte de alguno de los conductores implicados (sea del autobús o del contrario), por ejemplo, en el supuesto de que alguno de ellos hubiera provocado el accidente conduciendo bajo los efectos del alcohol.

Los procesos judiciales de este tipo requieren contar, además de con abogado y procurador, con un informe pericial emitido por un experto en valoración del daño corporal, que concluya con una valoración de las lesione sufridas por la víctima.

Los juicios de este tipo tienen el inconveniente de que se demoran bastante en el tiempo, debido a los retrasos sufridos por nuestros Tribunales, por lo que como mínimo, el proceso puede durar entre uno y tres años, según el caso.

NUESTRA EXPERIENCIA EN JUICIO CON ACCIDENTES DE AUTOBUSES

En LEGALCAR contamos con un equipo de abogados para accidente de autobús con amplia experiencia en este tipo de siniestros.

Hace poco nos han visitado para ayudarles a gestionar su reclamación dos pasajeros heridos en el accidente de un autobús que cubría la línea Madrid-Granada y que hace escasos días colisionó contra un camión que se encontraba averiado y detenido en el arcén, con el resultado de dos fallecidos y 7 heridos de consideración.

Nuestra experiencia en juicio con accidentes de autobuses nos ha demostrado que es muy importante que la víctima esté bien asesorada desde el primer momento.

En ocasiones puede haber confusión en la víctima con la dinámica del siniestro o el modo de actuar frente a un accidente, o los primeros pasos a dar.

Por eso desde LEGALCAR siempre recomendamos no esperar para informarse. Los primeros pasos resultan esenciales para el futuro éxito de la reclamación y deben darse siempre con la ayuda de un abogado para accidentes de autobús con experiencia.