Accidente de coche sin seguro

Accidente de coche sin seguro

El hecho de que alguno de los vehículos implicados en un accidente de tráfico sin seguro supone una especialidad a la hora de reclamar por los daños sufridos en el siniestro. Vamos a ver qué supone dependiendo de qué vehículo sea el que carezca de seguro, si el responsable del accidente o si es la víctima.

ACCIDENTES DE COCHE

Durante 2016 los accidentes de coche provocaron 604 muertes, representando un incremento del 6% en comparación con 2015, según datos proporcionados por la DGT en su primer balance de siniestralidad vial de 2016. En 2015 se reportaron 75.243 accidentes de turismos con víctimas.

Otro dato importante sobre los accidentes de coche, es que la mayoría de accidentes ocurrieron en vías urbanas (64%) sin embargo, la mayoría de accidentes mortales ocurrieron en vías convencionales (91%)

La mayoría de lesionados en accidentes de coche se concentra en los grupos de edades de 25-34 años y de 35-44 con un porcentaje 38% en heridos hospitalizados y 45% en heridos no hospitalizados. La mayoría de fallecidos y heridos hospitalizados son hombres, a excepción de los heridos no hospitalizados donde las mujeres representaron el 51% de los lesionados.

Aunque los datos del total de accidentes de tráfico de 2016 no se han reportado todavía, es muy probable que los accidentes de coches o turismos, hayan sido también los que ocurrieron con más frecuencia.

Según un estudio realizado, el 15% de los conductores de turismos ha tenido un accidente en los últimos tres años, pero más preocupante aun es que el 26% de los conductores  que han tenido un accidente  reinciden en otro accidente dentro de los tres años, de los cuales la mayoría de reincidentes se encuentra en el periodo de edad de 18 a 29 años, teniendo un 75% de probabilidades de tener otro accidente.

Sufrir daños en un accidente de tráfico genera una serie de derechos siempre que no se tenga responsabilidad en la producción de los hechos. Por tanto, se podrá reclamar un resarcimiento económico por los daños sufridos, ya sean materiales o personales, cuando no se tenga culpa en el accidente.

Por un lado, daños materiales hacemos referencia a todo aquel perjuicio económico sufrido como consecuencia del accidente. Aquí se engloban gastos, facturas, pérdida de objetos, deterioros y lucro cesante.

Los gastos y facturas son aquellos desembolsos que la víctima se vea obligada a realizar como consecuencia del siniestro, como por ejemplo por comprar medicamentos o por abonos de transporte o taxi. En cuanto a los objetos dañados o perdidos, se deberá contar con las facturas de compra o facturas proforma de los mismos para calcular el valor del daño o el valor del objeto perdido. Finalmente, el concepto de lucro cesante se refiere a aquella retribución económica que la víctima ha dejado de percibir como consecuencia del accidente de circulación.

Por ejemplo, la parte de una nómina retenida por motivo de una incapacidad laboral temporal. Por otro lado, entendemos por daños personales  todo aquel daño que afecte a la esfera física o psicológica de la víctima, es decir, lesiones, sean estas de carácter físico o psicológico. Las lesiones físicas son las que afectan al cuerpo humano, como por ejemplo la cervicalgia postraumática,  y las psicológicas son las que afectan a la esfera psíquica, como por ejemplo el estrés postraumático.

Estos daños, como hemos dicho, podrán reclamarse siempre y cuando no se tenga culpa en el accidente. Ahora bien, el hecho de no contar con seguro obligatorio plantea un problema especial.

COCHE SIN SEGURO

En España hay cerca de 2,5 millones de coches sin seguro, en caso de que uno de estos vehículos sufra un accidente de tráfico, es el Consorcio de Compensación de Seguros el que se hará cargo.

Esta entidad reportó que en 2015 se produjeron 10.528 accidentes de tráfico provocado por un vehículo sin asegurar, las provincias con mayor accidentes sin seguro, son Valladolid, León, Burgos, Segovia.

Si el responsable del accidente carece de seguro

Nos encontramos ante un caso en el que el responsable del siniestro es el que no cuenta con una póliza de seguro en vigor contratada con ninguna entidad aseguradora:

  • Esto supone una sanción administrativa ya que el seguro a terceros es un seguro obligatorio para la conducción de vehículos a motor.La legislación vigente contempla una multa administrativa para el propietario del vehículo.
  • El responsable del accidente, al carecer de seguro, no tendrá cobertura ni médica ni jurídica, por lo que deberá procurarse estos servicios de manera externa.
  • Las víctimas del accidente de tráfico podrán reclamar sus daños contra él, pero responderá el Consorcio de Compensación de Seguros como garante universal, por lo que la reclamación es perfectamente viable.

Si la víctima del accidente carece de seguro

  • Supone una sanción administrativa toda vez que es obligatorio contar con, como mínimo, un seguro a terceros.
  • La víctima no contará con el respaldo de una aseguradora en cuanto a dos coberturas básicas: cobertura médica y defensa jurídica. No contar con cobertura médica supone que la víctima deberá procurarse un servicio médico costeado por ella misma.

Aquí existe una excepción y es que si se cuenta con un abogado especialista en accidentes de tráfico, se puede negociar con la compañía contraria un adelanto de indemnización para poder asumir dichos costes. De hecho existen casos en los que es casi imperativo el requerir de pagos adelantados para poder continuar tratamientos de alto coste.

 No contar con cobertura médica supone que se carece de la llamada defensa jurídica, de la cual hablamos ampliamente en otros apartados de nuestro Blog. La defensa jurídica es una cobertura que la entidad aseguradora garantiza mediante la póliza de seguro que supone que la compañía se hará cargo de la defensa legal de los intereses y derechos de sus asegurados tras un accidente de tráfico o dejará que libremente éstos elijan un profesional externo que les represente.

Es decir, el asegurado con cobertura legal puede elegir que la compañía le defienda o que le defienda un abogado especialista en accidentes de tráfico externo a las aseguradoras. Esta última opción cuenta además con la particularidad de que si finalmente la víctima ve resarcidos sus derechos, la aseguradora está obligada a pagar la minuta del profesional externo hasta el límite establecido en la póliza de autos.

LEGALCAR ABOGADOS

Existe un caso particular a comentar: ocupantes de vehículos sin seguro. Como comentamos en otros apartados de nuestro Blog, los ocupantes tienen siempre derecho a ver resarcidos los daños sufridos en un accidente de tráfico. Pero, si el vehículo en el que viajan no cuenta con seguro, existe una peculiaridad cuando el responsable del accidente es el conductor del vehículo contrario: como el responsable es un tercero, la cobertura jurídica estaría a cuenta del seguro del vehículo en el que se viaja, pero en este caso no se tiene, por lo que los ocupantes tienen la alternativa de dar parte a su seguro de hogar o su seguro de defensa jurídica para poder disfrutar de las ventajas de una defensa jurídica garantizada por una póliza de seguro.

 

¿Has tenido un accidente de coche sin seguro?

Consulta a nuestros abogados para accidentes de tráfico totalmente gratis.