900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

La indemnización por accidente de moto comprende los daños y perjuicios sufridos por el conductor de la moto siempre que no haya sido culpable exclusivo del accidente, y en caso del pasajero de la moto, podrá reclamar siempre, independientemente de quien haya sido culpable del siniestro.

Los accidentes de motocicleta requieren, por la multitud de circunstancias que pueden darse en este tipo de siniestros, y porque las lesiones suelen ser de gravedad, que la víctima se encuentre siempre asesorada por LegalCar, a fin de que la reclamación a la aseguradora responsable.

EL ACCIDENTE DE MOTO POR ALCANCE

Uno de los tipos de siniestros que puede sufrir un motorista es el denominado accidente por alcance. Este alcance puede producirse de varias maneras.

Así, uno de los más comunes es el alcance trasero, que se produce cuando un vehículo de la clase que sea colisiona con nosotros por detrás. En la mayoría de las ocasiones la causa por la que este tipo de golpes se produce se debe a despistes o distracciones de los conductores, o porque no guardan la debida distancia de seguridad con el vehículo que les precede, en este caso la motocicleta. Esto es bastante habitual en las ciudades, donde normalmente la densidad del tráfico es grande, sobre todo en las horas punta.

El alcance trasero puede producirse cuando la motocicleta se detiene en un paso de peatones para ceder el paso, en un semáforo, o incluso mientras espera para acceder a una rotonda, cediendo el paso a los vehículos que ya circulan por ella, y recibiendo el impacto por detrás.

En ocasiones el alcance puede no revestir gravedad si el vehículo que nos colisiona por detrás no lleva demasiada velocidad. Pero en otras ocasiones el golpe por colisión trasera puede ser de tal envergadura que provoque que el motorista salga disparado de la moto, cayendo sobre la calzada y lesionándose.

Este tipo de accidentes pueden ser de mayor gravedad si la moto circula por vías interurbanas, ya que en estos casos la velocidad es superior, y uno de los supuestos más frecuentes son las detenciones bruscas en las retenciones o atascos en carretera, donde si no se va atento a las circunstancias del tráfico, puede provocarse un accidente por alcance incluso donde se pueden ver involucrados varios vehículos o motocicletas.

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE MOTO

La indemnización por accidente de moto comprenderá tanto los daños materiales como los daños personales, y cualquier perjuicio sufrido a consecuencia del siniestro por el motorista.

No todas son iguales y no todas las víctimas sufren de la misma forma los efectos negativos de un accidente. Incluso el hecho de ser conductor o pasajero en una moto puede influir en el resultado lesivo para cada uno.

Los daños personales derivados del accidente de moto comprenderá, en primer lugar, el periodo que hemos tardado en curarnos de las lesiones sufridas, que abarca desde la fecha del siniestro hasta el momento en que el lesionado recibe el alta del traumatólogo por estabilización lesional.

Dicho periodo va a dividirse, de acuerdo con el baremo de tráfico 2016, en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular, dependiendo de si hemos estado en UCI, hospitalizados, con baja laboral o incapacitados para realizar por nosotros mismos las tareas básicas de la vida diaria, o si estamos en fase de curación de las lesiones, principalmente recibiendo tratamiento rehabilitador.

El tiempo de curación, podremos reclamar por las secuelas, tanto funcionales como estéticas, que nos hayan podido quedar después del tratamiento recibido, y por cualquier incapacidad (sea parcial, total, absoluta o gran invalidez) derivada directamente de las lesiones sufridas en el accidente. Para poder reclamar por estos conceptos hace falta que tanto las secuelas como la incapacidad estén perfectamente justificadas en los informes médicos del lesionado.

Como ya hemos dicho, cada accidente es único y cada perjudicado también. En la valoración de la cuantía  intervienen diversos factores que de una u otra forma condicionan la compensación económica a percibir por la víctima.

Evidentemente, cuanto mayores son los daños, mayor es. Así, puede haber casos de accidentes más leves con lesiones menores, que requieren un tiempo de tratamiento y deja poca o ninguna secuela, en cuyo caso hablaremos de indemnizaciones que pueden estar entre los 3.000 y los 6.000 euros de media, y otros casos de accidentes de moto, los especialmente graves, que pueden provocar situaciones de paraplejia en la víctima, lesiones que determinan una incapacidad permanente absoluta o una gran invalidez, en los que las indemnizaciones son mucho mayores y pueden llegar a superar el millón de euros.

Entre medias, los casos frecuentes de lesiones que consisten en fracturas (extremidades, cadera, etcétera) y los traumatismos, que van a requerir periodos largos de inmovilización y de baja y un complejo tratamiento de recuperación, pueden oscilar entre los 30.000 y los 100.000 euros, según los casos.

LAS COMPAÑÍAS DE SEGUROS

Como además suelen ser de cuantías elevadas, las compañías hacen lo posible por minimizar las cuantías y las ofertas en la inmensa mayoría de los casos no se ajustan a la realidad de lo que por derecho corresponde a los perjudicados.

La compañía no suele compartir los intereses de la víctima, ya que sus intereses son los de la propia compañía de seguros y no los del perjudicado.

En LEGALCAR, como despacho de referencia especializado en accidentes de motocicleta, insistimos siempre en que los primeros momentos posteriores al siniestro son claves para actuar, y defendemos que lo primero que debe hacer el perjudicado es informarse de sus derechos como víctima, para saber que debe hacer en cada momento en su proceso de reclamación, y ser ayudado desde el primer momento por el abogado de confianza que libremente designe.