He tenido un accidente de moto y no llevaba seguro

He tenido un accidente de moto y no llevaba seguro

Los accidentes de tráfico en los que el responsable del mismo es un vehículo o motocicleta que circula sin seguro son más comunes de lo que imaginamos. En otras ocasiones es la propia víctima la que viaja sin tener el seguro en vigor, algunas veces por desconocimiento o falta de diligencia, y en otras por dejadez.

Vamos a analizar las consecuencias de tener un accidente de moto y circular sin seguro.

NO LLEVAR SEGURO CONDUCIENDO

Pueden darse dos situaciones distintas: que el responsable del accidente circule sin seguro, o que la víctima del accidente sea quien viaje sin seguro.

Según datos facilitados por el Consorcio de Compensación de Seguros, en España hay más de 2 millones de vehículos sin seguro.

¿Qué ocurre si el vehículo o motocicleta causante del accidente circulaba sin seguro? Lo primero es que por parte de los agentes de la autoridad se le va a imponer una sanción administrativa al propietario, puesto que todo el que circula con un vehículo a motor debe disponer de un seguro obligatorio para responder de los daños tanto personales como materiales provocados a terceros por hechos de la circulación.

La segunda consecuencia es que al no tener seguro, el responsable del accidente no va a poder contar con cobertura médica ni jurídica, es decir, no puede beneficiarse de asistencia médica gratuita para el tratamiento de sus lesiones, y tampoco de la defensa jurídica, que le permitiría contratar al abogado particular que designara sin cargo alguno porque estaría amparado por esa cobertura.

Por último, de la indemnización por daños personales causados a terceros en el accidente en el que ha sido responsable, va a responder el Consorcio de Compensación de Seguros, por lo que desde el punto de vista de la víctima la reclamación puede prosperar.

¿Qué ocurre si quien circula sin seguro es la propia víctima? En este caso igualmente va a ser objeto de una sanción administrativa, al ser obligatorio circular con seguro, aunque sea uno a terceros.

Por otro lado la otra consecuencia es la misma que para el responsable del siniestro que circula sin seguro. No dispondrá, por un lado, de cobertura médica para la curación de sus lesiones, lo que implica que tendrá que hacer tratamiento para curarse de sus lesiones, pero se lo tendrá que sufragar personalmente. Y tampoco dispondrá de la cobertura por defensa jurídica.

LOS ACCIDENTES DE MOTO SIN SEGURO

En los accidentes de moto sin seguro pueden darse las situaciones que hemos comentado más arriba: que el responsable del accidente sea el motorista y circule sin seguro, o bien que sea la víctima del siniestro, y circule asimismo sin póliza de seguro en vigor.

Pongamos un ejemplo muy común: Pedro circula con su moto y tiene un accidente con otro motorista por no ceder el paso, sin llegar a haber colisión, siendo culpable del mismo y provocando la caída del otro motorista al suelo, que sufre daños personales. La policía le toma los datos de su seguro y descubre que por un error burocrático su seguro de la moto no estaba en vigor. De momento se le va a imponer una sanción administrativa. El otro motorista reclama a través de su seguro al Consorcio de Compensación de seguros, que es la entidad que se hace cargo de estas indemnizaciones cuando el responsable no tiene seguro. El Consorcio paga la indemnización a la víctima y un buen día Pedro recibe la reclamación del Consorcio de Compensación de Seguros que le pide la cantidad que ha pagado al motorista. La consecuencia de este supuesto es que para evitar males mayores, Pedro tendrá que reintegrar al Consorcio esa cantidad pagada como indemnización a la víctima del accidente. Y por supuesto si Pedro hubiera sufrido lesiones, no habría podido contar con cobertura médica ni jurídica, que de haber tenido el seguro en vigor sí habría tenido.

El ejemplo se puede poner a la inversa: Pedro circula en moto y sufre un accidente en el que resulta responsable un vehículo que circula sin seguro. Acude la Policía y al tomar los datos de las partes se verifica que el conductor del vehículo culpable tenía el seguro caducado. Pedro recibirá su tratamiento rehabilitador a través de su compañía y podrá elegir el despacho legal que quiera para que le gestione su reclamación, al estar amparado por la cobertura de defensa jurídica incluida en su póliza de seguro. La reclamación de Pedro se dirigirá contra el Consorcio de Compensación de Seguros, quien indemnizará a Pedro por los daños sufridos, siempre que haya una prueba clara que demuestre la veracidad del accidente y que efectivamente el contrario circulaba sin seguro.

900901450 – Teléfono gratuito