Accidente de tráfico de camino al trabajo

Accidente de tráfico de camino al trabajo

Tener un accidente de tráfico de camino al trabajo, bien sea volviendo o yendo al trabajo o mientras estamos trabajando recurre en una indemnización.

Muchos accidentes de tráfico ocurren en horario laboral, ya que muchas personas utilizan el coche o la moto, incluso la bicicleta, para ir a trabajar o volver del trabajo. También hay muchos trabajos que implican tener que desplazarse continuamente, incluso con vehículos o motocicletas de alquiler si el trabajador tiene que viajar a otras ciudades por motivos laborales.

 ACCIDENTE LABORAL o IN ITINERE

En el ámbito laboral el denominado accidente “in itinere” es aquel accidente de tráfico que le ocurre a un trabajador en el trayecto que va desde su domicilio hasta su lugar de trabajo y al revés, en el trayecto de vuelta de su trabajo a su domicilio, siempre que no se haya modificado el itinerario por alguna causa ajena al trabajo. En todos los sentidos se asimila a un accidente laboral, porque implica la necesidad de desplazarse del trabajador por motivos de su trabajo.

Debe tenerse en cuenta, no obstante, que no todos los accidentes de tráfico laborales son “in itinere”, ni tampoco todos los accidentes “in itinere” son de tráfico. Pero lo que es claro es que todos los accidentes “in itinere” se consideran laborales si se dan las circunstancias que ya hemos mencionado.

Se considera también accidente “in itinere” el que sufrimos mientras estamos trabajando porque conducir forme parte de nuestro trabajo, como es el caso de los camioneros, los taxistas o los comerciales que tienen que desplazarse a las visitas.

En el ámbito de la responsabilidad civil, en un accidente “in itinere” es necesario, al igual que en cualquier otro, que la responsabilidad del mismo recaiga en un tercero, ya que si la culpa del siniestro es nuestra no podremos reclamar indemnización alguna.

Si por el contrario, sufrimos un accidente de tráfico y la culpa acreditada es del otro conductor, y sufrimos daños materiales y personales, podremos reclamar la indemnización que nos corresponda a consecuencia del mismo.

BAJA LABORAL POR ACCIDENTE DE TRAFICO

Dependiendo del tipo de accidente que hayamos sufrido y la gravedad del mismo, es posible que tengamos que coger una baja laboral, es decir, que las lesiones que hayamos sufrido nos incapaciten para realizar nuestra actividad profesional, sobre todo en accidentes con grandes lesiones.

En estos casos será la mutua laboral normalmente quien se encargue de controlar esa baja laboral y hacer el seguimiento de la misma.

Ha habido ocasiones que hemos encontrado lesionados de tráfico que no pese a estar incapacitados en mayor o menor medida, renuncian a pedir la baja laboral por motivos profesionales, o la cogen unos pocos días y se ven forzados a pedir el alta rápidamente. Esta situación se ha multiplicado desde el comienzo de la crisis, por el miedo de muchos lesionados a perder sus puestos de trabajo, incluso cuando claramente no estaban en condiciones de trabajar.

En el caso de tener baja laboral por accidente de tráfico, la indemnización a reclamar este periodo tendrá en cuenta tal circunstancia, por considerarse esos días, según el nuevo Baremo de Tráfico, como perjuicio personal particular en grado de moderado, y por cada día de baja laboral se abonarán 52 euros/día (Tabla 3 del Baremo-Indemnización por lesiones temporales)

Las bajas por incapacidad temporal derivada de un accidente de circulación pueden alargarse en algunos casos con lesiones importantes hasta 365 días, a partir de ese momento el INSS valorará si procede el alta médica o se inicia un proceso para una incapacidad permanente.

INDEMNIZACION POR ACCIDENTE DE TRAFICO IN ITINERE

Además de los días de perjuicio personal particular que se tendrán en cuenta mientras estemos de baja, el resto del periodo que estemos en tratamiento para la curación de nuestras lesiones también deben computarse, lo mismo que si no tenemos baja y todo el periodo es curativo.

En ese caso esos días se consideran como perjuicio personal básico y según la Tabla 3 del Baremo de Indemnizaciones por lesiones temporales, se indemnizan a 30 euros/día.

Una duda que siempre se suscita en los accidentes de tráfico “in itinere” es decidir donde hago la rehabilitación que necesito para curarme, y se plantean dos opciones:

  • Realizarla a través de la mutua de accidentes de mi empresa
  • Realizarla en algún centro concertado con el seguro de mi vehículo o del otro

Según el Convenio de Asistencia Sanitaria entre centros médicos y aseguradoras, los accidentes de tráfico que sean laborales deben de tratarse preferentemente en los centros con cargo a los seguros de automóvil, y en teoría podríamos ir a uno de esos centros en lugar de uno concertado con la mutua laboral.

Sin embargo, en los últimos tiempos las mutuas laborales insisten y presionan para que estos lesionados se traten en la mutua, y esto es así porque las mutuas laborales cuando nos dan el alta médica es muy difícil que nos reconozcan secuelas, porque además volver al trabajo con secuelas reconocidas implica dejar la puerta abierta al trabajador para pedir cambios de puesto, o por ejemplo pedir nuevas bajas por recaída, lo que a las mutuas no les interesa.

Por ello realizar la rehabilitación a través de la mutua de accidentes o a través de un centro concertado con el seguro (siempre que no sea de los “abonados” a las compañías) es una decisión complicada porque ambas instituciones (mutua laboral y compañía aseguradora) van a tratar de que el alta médica se produzca lo antes posible y que la factura sanitaria también sea lo menor posible, como entes privados que son. Cosa que no ocurre si por ejemplo nos atropellan en la vía pública y nos trata la Seguridad Social, donde no tendremos en principio el alta médica hasta que realmente estemos curados, con o sin secuelas.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita