¿Y si tengo un accidente dentro del autobús?

¿Y si tengo un accidente dentro del autobús?

Muchos viajeros utilizan de manera habitual como transporte publico el autobús, sea por desplazamientos por motivos laborales o bien por ocio y tiempo libre. El autobús favorece el acceso a zonas de compras, grandes eventos, e incluso a lugares donde está prohibido acceder con vehículos particulares.

Caerse dentro de un autobús ocurre en bastantes ocasiones, sobre todo en caso de personas mayores. Conocer cuáles son los derechos que nos asisten en estos supuestos nos ayudarán a tramitar la reclamación de la indemnización que nos pueda corresponder por los daños y perjuicios sufridos en la caída.

CAERSE DENTRO DE UN AUTOBÚS

Una caída en un autobús puede ocurrir por varios motivos:

  • Caídas fortuitas, provocadas por una estar mal sujeto el viajero a los asideros del autobús, o levantarse sin adoptar las medidas de precaución para bajar al acercarse a la parada. Este tipo de caídas es más habitual en personas mayores o con dificultad de movilidad.
  • Caídas provocadas por una negligencia o mala conducción por parte del conductor del autobús. Las causas más habituales son las producidas a consecuencia de frenazos o acelerones bruscos, al salir o entrar en la parada, por exceso de velocidad, etcétera.
  • Caídas a consecuencia de un accidente de tráfico en el que interviene un tercero (vehículos que se atraviesan en la trayectoria del autobús, salidas de la vía, colisión con otro vehículo, etcétera).

El pasajero de un autobús tiene la consideración de ocupante, y el ocupante que resulta víctima de un accidente, de la clase que sea, siempre tendrá derecho a indemnización. La diferencia estará en determinar quién es responsable del accidente para saber qué aseguradora tiene que indemnizarnos.

Si se trata de caídas fortuitas imputables solo al ocupante, no habrá derecho a reclamar indemnización por responsabilidad civil, pero si podremos ser indemnizados a través del Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV) siempre que se cumplan una serie de requisitos.

EL SEGURO DEL AUTOBÚS

Las lesiones sufridas a causa de una caída en el autobús son susceptibles de indemnización atendiendo a los siguientes parámetros:

  • En caídas fortuitas, el pasajero lesionado puede ser indemnizado a través del seguro obligatorio de viajeros (denominado SOV). Todo ocupante de un medio de transporte público tiene esta cobertura por el solo hecho de haber adquirido su billete o utilizar su tarjeta de transporte. El SOV solo indemniza por daños corporales y cubre también la asistencia médica que necesitemos. Las indemnizaciones están recogidas en un Baremo especial con 14 categorías dependiendo del tipo de lesión sufrida, y cantidades cerradas en cada categoría.
  • Si la caída se produce por culpa del conductor del autobús (una maniobra negligente o un accidente de tráfico en el que resulta responsable), además de percibir la indemnización por el SOV, podremos reclamar indemnización por responsabilidad civil, de la que se hará cargo la aseguradora del autobús. Para ello deberemos acreditar la responsabilidad del conductor con un Atestado de la Policía o recabando la declaración de testigos del siniestro, y comunicarlo in situ antes de bajar del autobús al conductor para que formalice ante la compañía el correspondiente parte del accidente, además de conservar el billete y poner una reclamación en la empresa de autobuses.
  • Si la caída se produce por un accidente de tráfico en el que resulta responsable del mismo un tercero, percibiremos también la indemnización del SOV, y reclamaremos la indemnización por responsabilidad civil a la compañía de seguros del otro vehículo responsable del accidente.

PRUEBAS MÉDICAS

Las pruebas médicas e informes acreditativos de las lesiones y secuelas derivadas del accidente sufrido son las que van a determinar la indemnización a percibir por la víctima.

Así, es conveniente que si sufrimos una caída en un autobús, llamemos a los servicios de emergencia para que la primera asistencia médica se realice in situ en el mismo lugar del accidente, y pedirles el correspondiente informe de asistencia médica.

Si los servicios de emergencia no nos trasladan, deberemos acudir lo antes posible al Hospital más cercano, asegurándonos de que nos hacen un chequeo completo con todas las pruebas necesarias, y que el Informe de alta que nos den recoge todas las lesiones sufridas. En cualquier caso esa primera asistencia debemos tenerla acreditada antes de que pasen 72 horas desde el accidente, ya que de lo contrario y según el nuevo baremo 2016 la aseguradora nos puede negar el nexo causal entre el accidente y las lesiones sufridas y no pagarnos indemnización alguna.

Normalmente el proceso médico durará más o menos dependiendo de las lesiones que hayamos tenido. Es necesario realizar tratamiento rehabilitador para la curación de las lesiones, y pedir el informe final que recoja cómo hemos quedado tras el alta por el traumatólogo y si nos han quedado secuelas derivadas del siniestro.

Asimismo cuantas más pruebas diagnósticas tengamos que demuestren las lesiones que tenemos mejor, sobre todo si hemos sufrido un esguince cervical, lesión que las aseguradoras solo pagan si existe una prueba médica objetiva que evidencie la lesión en el cuello.

INDEMNIZACIÓN POR CAÍDA EN AUTOBÚS

La indemnización por caída en autobús se va a cuantificar dependiendo de las lesiones que hayamos sufrido en el accidente y el tiempo que tardemos en curar, así como las secuelas que nos queden.

La indemnización por el SOV se ciñe a alguna de las 14 categorías que establece su baremo, de modo que según la categoría en la que se incluya la lesión que hemos sufrido percibiremos una cantidad concreta que es la que corresponde a esa categoría.

En el caso de reclamar indemnización por responsabilidad civil de un tercero o del propio conductor del autobús, el baremo de Tráfico 2016 es el que establece las pautas para calcular la indemnización.

Podremos reclamar las cantidades que nos correspondan por los daños personales sufridos, que incluyen el periodo que hemos tardado en curar (dividido en perjuicio personal particular y perjuicio personal básico, según hayamos tenido días de hospital, días de incapacidad para hacer nuestras tareas habituales-con o sin baja laboral- y días de curación), a lo que habrá que añadir la indemnización por las secuelas que nos hayan quedado tras el alta médica.

Si a consecuencia de la caída nos queda algún tipo de incapacidad derivada directamente del accidente, también seremos indemnizados por este concepto, así como por operaciones médicas y otra serie de factores de corrección a aplicar en función de cada caso concreto según el baremo de Tráfico.

La indemnización por RC incluye también el perjuicio patrimonial, dividido en lucro cesante y daño emergente y los daños materiales que hayamos podido tener a consecuencia del accidente.

LEGALCAR

En todos los años que LEGALCAR lleva ayudando a las víctimas de accidentes de tráfico, son innumerables los casos de caídas dentro de un autobús, tanto urbano como interurbano, que hemos tramitado. Conviene que la víctima se asesore desde el principio y cuanto antes sobre sus opciones para reclamar con garantías la indemnización que le pueda corresponder, y por todos los conceptos a los que tiene derecho.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita