900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Existe la posibilidad de tener un accidente en autobús de la EMT, este es uno de los transportes públicos más usados en el territorio español.

En todos los casos en los que tengamos un percance en un bus de la EMT en el que seamos víctimas es recomendable contar con el asesoramiento jurídico de abogados expertos ya que habitualmente no sabemos cómo se debe actuar.

Es por ello que vamos a abordar una serie de dudas que nos surgen en este tipo de casos.

Accidente de tráfico como viajero en un bus de la EMT

Cuando sufrimos un percance mientras viajamos en un autobús de la EMT la primera pregunta que nos hacemos es: ¿tendré derecho a recibir una indemnización? Pues bien, la respuesta debe ser rotunda: SÍ, un ocupante siempre tiene derecho a la indemnización ya que todos los ocupantes están cubiertos por el Seguro Obligatorio de Viajeros.

Es fundamental conocer quién ha sido el responsable del siniestro para que una reclamación tenga éxito.  Este puede deberse a una negligencia del propio conductor o por un vehículo tercero que interfiere en el trayecto y provoca el suceso.

Lo que es fundamental, es tener en mente que siempre las aseguradoras van a tender a negar su responsabilidad: ya sea alegando que el culpable es el propio viajero o alegando que la responsabilidad recae sobre el otro conductor.

Para que no sucedan este tipo de problemáticas sería importante guardar el billete con el que hemos viajado, el parte del suceso, declaración de testigos e informes de la policía y ambulancia.

Así pues es esencial contar con el asesoramiento jurídico de abogados expertos en la materia como es el caso de Legalcar.

¿Y si el accidente es con otro vehículo?

Si nuestras lesiones son responsabilidad de un tercero podremos recibir una compensación económica a través del SOV (Seguro Obligatorio de Viajeros) y nuestra reclamación irá en contra de la compañía del tercero.

Nuestra reclamación la abordaremos como si fuera la de un accidente de tráfico normal, por lo tanto podríamos dividirla en función de si son daños materiales o daños personales. Los daños personales clasifican en cuatro:

  • Perjuicio personal muy grave
  • Perjuicio personal grave
  • Perjuicio personal moderado
  • Perjuicio personal básico.

Esta clasificación depende del tiempo y modo de curación de nuestras lesiones en base a los criterios del baremo de Tráfico.

Por su parte en el caso de que acabemos la rehabilitación y nos quede algún tipo de secuela deberemos incluirla en nuestra reclamación.

Una vez sepamos qué podemos reclamar debemos saber cómo hacerlo. En el caso de que el percance que se haya producido en un autobús de la EMT sea provocado por un tercero debemos enviar nuestra reclamación a la compañía del tercero. Esta tendrá un plazo de tres meses para realizar una oferta motivada o una respuesta motivada.

En el caso de no estar conformes con la oferta recibida podremos apoyarnos en el Informe de Sanidad Forense para que adecuen la indemnización con lo que nos correspondería por las lesiones.

¿Cómo reclamar por un frenazo brusco?

Por otro lado, las lesiones pueden deberse a caídas fortuitas o frenazos bruscos del conductor.

En caso de caídas fortuitas siempre seremos indemnizados a través del SOV. La problemática del seguro obligatorio de viajeros es que solo cubre los daños personales y la asistencia médica.

Sin embargo, si las lesiones se producen por culpa del conductor, recibiremos nuestra indemnización por el SOV. Entonces, tenemos que reclamar la responsabilidad civil ante la aseguradora del autobús. Es necesario acreditar que estabas en ese transporte, por eso debes de conservar el billete, pedir atestado a la policía y un certificado de asistencia médica. También deberemos comunicar al conductor que informe a la compañía.