900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Las caídas en centros comerciales son muy habituales, ya sea por resbalones por restos de  productos o agua, que hay en el suelo, tropiezos, problemas con escaleras mecánicas o puertas correderas, caídas en el parking por mal estado de bolardos o sujeciones que sobresalen, y un sinfín de situaciones más que puede provocarnos lesiones y daños.

¿Quieres conocer el modelo reclamación caída en centro comercial? Lo primero que debe saberse es que los Centros comerciales, tiendas etc también tienen su propio seguro de responsabilidad civil, por lo que podremos reclamar una indemnización, siempre que el accidente no haya sido por culpa exclusiva nuestra.

Si sufrimos un accidente en un Centro comercial lo primero que debemos hacer es no movernos, y llamar tanto a la Policía como a los servicios de emergencia. Deben atendernos y tomarnos declaración in situ, para que luego no haya problemas para acreditar que el accidente ha ocurrido como nosotros manifestamos.

Es muy importante sacar unas fotos con el móvil en ese mismo momento, puesto que muchas veces, los responsables del centro comercial borran todo vestigio de lo que haya provocado el accidente y luego es muy difícil de demostrarlo.

Normalmente siempre habrá testigos que se acerquen. Es fundamental pedirles los datos (nombres y apellidos, dirección y teléfono) y si nosotros no estamos en condiciones de movernos, que sean ellos quienes saquen las fotos y avisen a la Policía y a los servicios de emergencias. Su declaración será fundamental si por alguna razón el centro comercial negara su responsabilidad.

Otro paso importante es poner de inmediato una reclamación por accidente en el propio centro comercial. Si es posible, debe hacerse antes de abandonar el mismo, y si nos evacuan los servicios de emergencia, o bien delegar la reclamación en un familiar o bien acudir al día siguiente a ponerla, especificando claramente fecha y hora del accidente, lugar exacto, testigos y motivo o causa del mismo, y especificar que se va a reclamar indemnización por lesiones, daños y gastos.

Es bastante habitual que esas reclamaciones por accidente sean respondidas por el propio centro comercial, adjuntando en la carta una referencia del siniestro que luego utilizaremos para reclamar la indemnización una vez que nos hayamos estabilizado en nuestras lesiones.  Es muy importante acudir a un despacho de abogado especialista en reclamar este tipo, pues aparte de asesorarnos desde el principio, conocen el modo de realizar estas reclamaciones y nos van a indicar desde el primer momento los pasos  a dar para que la reclamación llegue a buen fin.

Para reclamar nuestras lesiones, es muy importante que estén bien documentadas desde el primer momento. Si nos atienden los servicios de emergencia in situ, debemos asegurarnos de que hagan constar el motivo de la asistencia, pues a veces en sus informes recogen expresiones como “caída casual” o “fortuita” que pueden dar lugar a pensar que el siniestro ha sido culpa nuestra.

También es importante en una reclamación por accidente que nos quedemos con copia de la hoja de asistencia de dicho servicio, que acredita donde nos han atendido.

En el caso de no ser evacuados por los servicios de emergencia, debemos acudir inmediatamente al Hospital más cercano para que nos hagan una revisión a fondo y un diagnostico que incluya todas y cada una de las lesiones sufridas. Posteriormente se hará necesario realizar tratamiento rehabilitador para la curación de nuestras lesiones, además de otras pruebas medicas, como resonancias o ecografías en caso de ser necesario.

Es importante acudir a un abogado especialista en accidentes en centros comerciales que nos va a orientar sobre los pasos a seguir en la reclamación de una indemnización para estos casos. Si tenemos póliza de hogar, debe hacerse la gestión porque en muchas ocasiones pueden cubrirnos la defensa jurídica, es decir, los honorarios del abogado particular que libremente designemos. La mejor manera de salir de dudas es consultar a un abogado especialista.

En este tipo de reclamaciones por accidente sólo cabe la via civil, no la penal, y en otras ocasiones, yendo de la mano de un abogado especializado, es posible gestionar el caso de manera extrajudicial y sin tener que meternos en un pleito, pues normalmente las aseguradoras en estos casos, si el accidente esta acreditado mediante pruebas irrefutables, van a pagar la indemnización siempre, por lo que lo importante es tratar que la misma sea por todos los conceptos a los que tenemos derecho. Para ello hay un plazo de un año desde el accidente si vamos a reclamar el accidente judicialmente, en cuyo caso necesitaremos un informe pericial que acredite nuestras lesiones y las secuelas que nos hayan podido quedar tras el accidente.

 

¿CÓMO SE HACE UNA DEMANDA?

La demanda inicia un procedimiento judicial civil contra la compañía de seguros del establecimiento donde se ha producido la caída. Para llegar a interponer la demanda, antes hay un proceso en el que deben sentarse las bases para valorar si es o no viable interponer esa demanda y si contamos con suficiente carga probatoria para iniciar el procedimiento judicial.

Es importante tener en cuenta que la carga de la prueba la tiene el demandante, es decir, el perjudicado que quiere reclamar, y que, por tanto, es quien debe de recopilar cuanta documentación sea posible para demostrar, no solo la existencia y dinámica del accidente, sino también los daños y perjuicios sufridos, sean materiales o sean personales.

También es importante tener en cuenta que la demanda no puede interponerse hasta que haya finalizado el proceso curativo del lesionado, es decir, si en la caída hemos sufrido lesiones, habrá que esperar hasta que el proceso curativo de las mismas haya finalizado, y contemos con toda la documentación médica que demuestre la entidad de esos daños, el tiempo que hemos tardado en curar y cómo hemos quedado tras el alta médica.

Una vez el perjudicado ha recopilado toda la documentación, y se ha hecho el requerimiento previo a la compañía de seguros, sin que se haya alcanzado un acuerdo amistoso o extrajudicial, LegalCar procederá a redactar la demanda, adjuntando toda la documentación necesaria para acreditar la responsabilidad, por un lado, y para acreditar los daños y perjuicios sufridos por otro, siendo necesario en caso de haber sufrido lesiones, adjuntar también una pericial médica del lesionado, donde se recoja la entidad de los daños sufridos y el tiempo de curación y secuelas, en base al cual se va a valorar la cuantía a solicitar.

¿Qué nos va a hacer falta?

  • No abandonar nunca el lugar de la caída hasta avisar a los responsables del establecimiento de lo ocurrido, y si vamos acompañados, poner de inmediato una reclamación en el servicio de atención al cliente del establecimiento.
  • Avisar tanto a la Policía como a los servicios de emergencias, para que acudan al lugar y disponer así de un Atestado y de un Informe Médico de primera asistencia que ayuden a demostrar que la caída se ha producido, y cómo ha ocurrido.
  • Recabar datos de testigos presenciales. Este tipo de accidentes casi siempre son presenciados por otras personas, al encontrarnos en un lugar público. Su testimonio será fundamental si por alguna razón el supermercado quiere eximirse de responsabilidad.
  • Sacar fotografías del lugar del accidente y de la causa que lo ha provocado. Como es fácil imaginar, si ésta se ha producido por una mancha, un líquido derramado, o una baldosa defectuosa, los servicios del establecimiento van a eliminar o reparar de inmediato el motivo de la caída, por lo que conviene acreditarlo con fotos.
  • Presentar una reclamación por escrito en cuanto se pueda en el servicio de atención al cliente del supermercado, especificando fecha, día, hora, datos de testigos, descripción de los hechos, y si es posible, acompañando el mismo con fotografías y del informe médico inicial.
  • En LEGALCAR tenemos amplia experiencia en este tipo de casos y son muchos los que hemos tramitado con éxito en esta materia.

 

CAÍDAS EN ESTABLECIMIENTOS PÚBLICOS

Una caída puede producirse tanto en un establecimiento público como privado.

Cuando hablamos de establecimientos públicos, nos referimos a accidentes producidos en lugares tales como centros comerciales, restaurantes, locales de ocio, supermercados, tiendas, etcétera. En cualquiera de estos sitios podemos sufrir, por ejemplo, una caída en supermercado por una mancha de aceite, o de agua o cualquier producto derramado, o en otros casos por una baldosa en mal estado, un anclaje que sobresale, unas escaleras mecánicas defectuosas o unas puertas giratorias que funcionan mal.

Los daños pueden ser de diversa entidad, y pueden ir desde lesiones leves, como golpes o contusiones que se curan con el tiempo, hasta daños personales graves, que pueden consistir en fracturas de huesos en un brazo o una pierna, fractura de cadera, lesiones en el hombro, o traumatismos en la cabeza.

¿Cómo denunciar supermercado por caída? En los establecimientos públicos es necesario, nada más sufrir el accidente, llamar a los servicios de emergencia para una primera asistencia in situ y también a la policía, para poder acreditar cómo ha ocurrido el siniestro, la responsabilidad del centro comercial, sacar fotografías del lugar, de la causa del accidente, y contar con testigos presenciales que en caso de interponer una demanda serán fundamentales para demostrar la culpa, pudiendo ser citados a declarar en caso de ser necesario.

También es fundamental no abandonar el establecimiento sin poner una reclamación en el mismo, o en caso de ser evacuados a causa de las lesiones sufridas, acudir lo antes posible a presentarla, adjuntando fotos, el informe de urgencias con las lesiones, y los datos de los testigos presenciales.

 

CAÍDAS EN ESTABLECIMIENTOS PRIVADOS

Cuando hablamos de caídas en establecimientos privados, nos referimos a casos de accidentes sufridos en casas particulares, fincas, o edificios de propiedad horizontal.

Las causas de este tipo de siniestros pueden ser muy variadas, y no siempre se podrá achacar responsabilidad al propietario de la vivienda donde se produce la caída o a la comunidad de propietarios de la casa donde ha ocurrido el accidente, ya que en muchos supuestos se trata de caídas casuales o fortuitas donde el único responsable es la propia víctima, en cuyo caso no puede reclamar alguna ya que la responsabilidad es únicamente del propio perjudicado.

En estos supuestos normalmente se hará cargo también, el seguro de hogar de la vivienda donde haya ocurrido el accidente, o el seguro de la comunidad si la caída ocurre en zonas comunes, el portal, las escaleras, rellanos, etcétera.

En cualquier caso, siempre es muy importante que la víctima consulte cuanto antes con LegalCar, para saber si hay derecho a reclamar y si esa reclamación es viable.

 

RECLAMACIÓN POR LESIONES

Las lesiones en este tipo de accidente son muy variadas, si bien es bastante común sufrir fracturas de algún tipo (brazo, pierna, cadera o incluso pelvis, que en caso de personas mayores suele ser bastante común), y en otros casos lesiones de hombro o incluso cervicalgia o lumbalgia postraumática. Los periodos de curación suelen durar entre tres y siete meses, según el tipo de lesión, por lo que no hay que precipitarse a la hora de reclamar la indemnización del accidente, ya que si no estamos estabilizados la indemnización por accidente en centro comercial que nos ofrezca la aseguradora puede ser mucho menor de lo que realmente nos corresponde.

Por ello es importante acudir a un abogado especialista, que nos va a dirigir en el proceso de recuperación, nos va a indicar la documentación medica que necesitamos para acreditar nuestras lesiones, y nos va a dar las pautas y los plazos mas idóneos para garantizar el éxito en la reclamación por accidente.

 

LESIONES FÍSICAS Y LESIONES PSICOLÓGICAS

Los daños personales son aquellos daños que afectan a la persona en su aspecto físico y en su aspecto psicológico, por ejemplo, una luxación en el hombro (física) o un estrés postraumático (psicológico).

  • Lesiones físicas: hablamos de lesiones derivadas del accidente que afectan a la esfera física de la persona, como el síndrome postraumático cervical, el material de osteosíntesis instalado en una fractura de peroné o una limitación del arco de movilidad del codo. Se incluyen las lesiones que afectan al aspecto estético del individuo, como las cicatrices: en el Baremo Legal se recoge como Perjuicio estético y se valora conforme a una escala independiente de las demás secuelas.
  • Lesiones psicológicas: son aquellas que afectan a la esfera psíquica de la víctima. La más habitual es el estrés postraumático, como se conoce al miedo o situación de ansiedad que se genera al recordar el accidente o las circunstancias que lo rodearon.

 

JUSTIFICAR LOS DAÑOS

La premisa básica para justificar los daños personales sufridos en un accidente es recopilar la documentación médica de todas las consultas, citas e informes que se vayan sucediendo a lo largo del proceso de curación de los daños. Ya sea a través de la vía penal (médico forense) o a través de la vía civil (perito médico privado), la documentación médica es la única forma de justificar la evolución de las lesiones desde el momento del accidente hasta que se produce la estabilización y comienza el cómputo de las secuelas. Cada circunstancia médica debe quedar debidamente documentada, así como cada prueba médica (radiografía, ecografía, resonancia magnética, etc.) con su resultado o cada baja laboral con su alta (en su caso).

 

PLAZOS PARA RECLAMAR

El plazo para reclamar por las lesiones y daños sufridos por una caída en un establecimiento comercial es de un año a contar desde la fecha del accidente.

En casos concretos, el plazo puede prorrogarse cuando el perjudicado ha sufrido lesiones graves y no es previsible que esté restablecido en un año, pero siempre es recomendable durante ese periodo enviar algún tipo de requerimiento a la compañía de seguros correspondiente que interrumpa el plazo de prescripción para asegurarnos.

Para ello, lo mejor es contar desde el principio con el asesoramiento de LegalCar y que de esa forma sean ellos como expertos quienes se ocupen de reclamar en forma a la compañía.

 

NO SER RESPONSABLE DEL ACCIDENTE

Un requisito imprescindible para poder reclamar una indemnización por accidente es no ser responsable exclusivo del siniestro. La justificación es que la propia víctima es la que ha puesto en peligro sus intereses con su actitud imprudente, por tanto, el ordenamiento jurídico no otorga derechos a quien infringe la normativa, en este caso, el Reglamento de Circulación.

 

¿QUÉ PODEMOS CONSEGUIR CON ESTA DEMANDA?

Partimos de la base de que la demanda civil solamente se interpone cuando no ha sido posible un acuerdo amistoso o extrajudicial, pues antes de iniciar acciones legales se va a realizar un requerimiento de pago a la compañía de seguros responsable.

Lógicamente, lo que pretendemos con la demanda es conseguir que se nos indemnice de manera justa y acorde con los daños y perjuicios que hemos sufrido, compensación que no hemos podido obtener de manera amistosa.

Cuando el requerimiento de pago no es atendido por la aseguradora o la oferta de indemnización por las lesiones y los perjuicios es insuficiente o no se ajusta a los daños reales sufridos por la víctima, es cuando se interpone la demanda judicial, que debe ir suscrita por un abogado y un procurador.

Estos procedimientos judiciales suelen alargarse en el tiempo, debido entre otras cosas, a la saturación de nuestros Juzgados y Tribunales.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, en cualquier momento del proceso judicial hasta la vista oral, puede llegarse a un acuerdo entre las partes, y será nuestro abogado quien negocie los términos del mismo, que en cualquier caso tienen que ser aceptados por el cliente.

De no llegarse a un acuerdo, el procedimiento continuará su tramitación hasta llegar al juicio, donde se practicará toda la prueba propuesta por las partes y admitida por el Juez, quedando los autos vistos para sentencia.

Esta sentencia es susceptible de ser apelada por cualquiera de las partes, con lo que se generaría otro proceso que puede durar varios meses y que culmina con otra sentencia confirmatoria o no de la dictada por el Juez de Primera Instancia.

 

¿CÓMO DEBEMOS ACTUAR?

Los primeros momentos inmediatamente posteriores al accidente son claves si queremos que la reclamación prospere. No debemos perder la calma y sobre todo, es fundamental:

  • Sacar fotos del lugar del accidente, y de la causa que lo ha provocado
  • Si el siniestro ha ocurrido delante de testigos, pedirles sus datos y teléfonos para incluirlos en la reclamación que vayamos a poner en su momento.
  • Debemos llamar de inmediato a los servicios de emergencia para que la primera asistencia médica nos la hagan en el mismo lugar donde hemos sufrido el accidente. En ocasiones acude la policía, en cuyo caso se levanta un Atestado que nos servirá para demostrar la existencia del accidente.
  • Es importante dar el aviso de ocurrencia del siniestro al encargado de la planta o del centro comercial, para que tomen nota de lo ocurrido y realicen las gestiones necesarias para que el accidente no se vuelva a producir.
  • En cuanto nos sea posible, es necesario poner una reclamación en el servicio de atención al cliente del centro comercial, adjuntando copia de las fotografías, datos de los testigos, lugar exacto, día y hora del accidente y copia del parte de urgencias o informe de asistencia médica inicial.

 

ACCIDENTE EN CARREFOUR

Carrefour es una cadena de distribución de origen francés, y está considerado como el primer grupo europeo y el tercero mundial en el sector.

Nació en 1959, expansionándose hasta que en el año 2000 se fusiona con el grupo, unificándose las cadenas de hipermercados Pryca y Continente y pasando a denominarse Carrefour. En el año 2006 cambiaron la imagen de su marca.

En España cuentan con 200 hipermercados Carrefour, 117 supermercados Carrefour Market, más de 580 supermercados Carrefour Expréss, 143 estaciones de servicio y 415 agencias de viaje.

Carrefour, como la mayoría de centros comerciales, cuenta con un teléfono del Centro de Atención al Cliente (91.490.89.00) y dispone de la opción de rellenar un formulario de contacto en Carrefour.es.

 

ACCIDENTE EN EL CORTE INGLÉS

El Corte Inglés es uno de los centros comerciales o grandes almacenes más conocidos en nuestro país.

Para reclamar una caída en El Corte Inglés, lo primero que debemos saber es que como todos los establecimientos y grandes superficies, el Corte Inglés tiene su propio seguro de responsabilidad civil, para responder de las indemnizaciones derivadas de este tipo de accidentes.

Muchos consumidores desconocen los derechos que les asisten en caso de sufrir una caída en un centro comercial o establecimiento público.

Este tipo de situaciones es más habitual de lo que pensamos, sin embargo en muchas ocasiones las víctimas de estos accidentes no reclaman, sobre todo por desconocimiento de los derechos que les asisten, dependiendo del tipo de accidente que hayan tenido.

 

ACCIDENTE EN BURGER KING

Es difícil encontrar a alguien que no haya estado en algún momento comiendo en un Burger King, cadena de establecimientos de comida rápida americana, con la sede central ubicada en Florida y que ostenta la quinta posición en comida rápida en Estados Unidos.

Te explicamos que es lo que tienes que hacer para poder reclamar un accidente en las instalaciones Burger King para ejercer tu derecho a una indemnización. El Burger King es, desde hace años, uno de los sitios preferidos de niños, adolescentes y jóvenes, que acuden sobre todo los fines de semana tanto a comer como merendar y cenar.

En ocasiones se celebran cumpleaños y es habitual ver algunos de estos establecimientos abarrotados y con largas colas esperando para pedir.

Como establecimiento de comida rápida, el Burger King recibe una gran afluencia de visitantes de todas las edades. Y en ocasiones, como cualquier otro local abierto al público, pueden producirse accidentes en sus instalaciones que son susceptibles de reclamarse a través del seguro correspondiente de responsabilidad civil.

 

ACCIDENTE EN MERCADONA

Mercadona es una compañía de supermercados, de capital español y origen valenciano, que se dedica a la venta de productos de alimentación, droguería y perfumería, e higiene personal.

Una reclamación por indemnización por caída en Mercadona puede interponerse siempre que a causa de un siniestro exista una responsabilidad de un tercero, y se hayan producido una serie de daños, tanto personales como materiales, a la víctima del mismo. Los centros comerciales y establecimientos públicos son lugares de gran afluencia de clientes, sobre todo en épocas especiales como las rebajas o las campañas de Navidad, donde en ocasiones se hace difícil incluso transitar por los mismos, debido a las aglomeraciones de público.

Es bastante más habitual de lo que pensamos el sufrir un accidente en uno de estos establecimientos. Hay veces que la culpa de la caída es imputable solo al propio cliente, que se despista o se cae de manera fortuita.

Sin embargo en otros casos existe una responsabilidad del centro comercial, en supuestos en los que el siniestro se produce por causas no imputables al cliente, como manchas en el suelo, mal funcionamiento de escaleras o puertas giratorias, desniveles sin señalizar, etcétera.

En estos supuestos puede reclamarse una indemnización por los daños personales y materiales sufridos siempre que se podamos acreditarlos y demostrar la responsabilidad del establecimiento en el accidente.

 

ACCIDENTE EN MEDIA MARKT

Media Markt es un conjunto de establecimientos de grandes superficies, de origen alemán, que se dedica a la venta y comercialización de todo tipo de electrodomésticos, electrónica, y material de informática.

Los accidentes ocurridos en los centros comerciales y establecimientos públicos son susceptibles de reclamarse, incluido Media Markt siempre que se reúnan una serie de pruebas que son fundamentales para garantizar la viabilidad de la reclamación.

Muchas personas desconocen que en los supuestos en los que el daño se produce por causas ajenas a la víctima y con culpa del centro comercial, el seguro de responsabilidad civil que tienen concertado se hace cargo de las indemnizaciones que pudieran corresponder por este motivo.

Las causas de este tipo de accidentes pueden ser múltiples, desde un resbalón por líquidos o sustancias en el suelo, hasta una baldosa mal colocada, un desperfecto peligroso sin señalizar, o incluso unas escaleras mecánicas o puertas de acceso defectuosas. En todos estos supuestos existe una responsabilidad del establecimiento donde se han producido los daños, y por tanto hay derecho a reclamar por los daños tanto personales como materiales que hayamos sufrido en el accidente.

Para poder reclamar estos daños es importante tener en cuenta que lo fundamental es acreditar que el accidente se ha producido, que la causa que lo ha motivado es ajena a la víctima, real, y existe, y que existe una concordancia entre el siniestro y las lesiones y daños producidos.

En la mayoría de los casos los empleados o encargados del centro comercial o establecimiento van a actuar eliminando de inmediato cualquier huella o vestigio del accidente (por ejemplo limpiando la mancha o arreglando la baldosa defectuosa), por lo que antes de que esto ocurra, la víctima tiene que haber sacado fotos del lugar del siniestro en el mismo momento en que ocurre, para evitar que desaparezcan estas pruebas y luego no puedan demostrarse.

 

ACCIDENTE EN ALCAMPO

 

Alcampo es una cadena de hipermercados en España, que son una filial del Grupo Auchan. Comenzaron en España en 1981 con el primer hipermercado en Zaragoza. Hoy cuentan con un total de 55 hipermercados y 33 gasolineras.

En ningún caso podrá reclamarse por siniestros que no estén debidamente acreditados. Muchos lesionados se ausentan del centro comercial tras sufrir un accidente sin haber tomado la precaución de recopilar toda la documentación y pruebas necesarias para demostrar cómo se ha producido el siniestro. Y es importante saber que cuando en un establecimiento público ocurre un accidente, lo primero que van a hacer los responsables o empleados del mismo es eliminar cualquier vestigio o prueba de lo ocurrido.

Por ello, lo primero que debe hacerse es no abandonar el establecimiento, no moverse del lugar del accidente y llamar de inmediato tanto a la policía para haga un parte de accidente, como a los servicios sanitarios de emergencias para que la primera asistencia médica la tengamos in situ en el mismo lugar donde ha ocurrido el siniestro.

El siguiente paso es sacar fotografías del lugar del accidente y la causa que lo ha motivado (una mancha, una baldosa, una escalera defectuosa), ya que es posible que si volvemos posteriormente a hacerlas esas pruebas ya no estén allí. También es fundamental recabar los datos de los testigos presenciales, quienes podrán en su momento si es necesario acreditar con su declaración lo que han visto y como ha ocurrido el siniestro.

Además de lo anterior, es necesario poner una reclamación en el propio centro comercial, en el Servicio de Atención al Cliente, quedándose con copia de la misma, y especificando claramente el lugar exacto del accidente, fecha y hora, datos de los testigos presenciales, fotografías, y el parte médico inicial que tengamos.

Esta reclamación será cursada por el centro comercial a su compañía de seguros, encargada de cubrir la responsabilidad civil derivada de accidentes ocurridos en sus instalaciones.

Una vez que la víctima se haya recuperado de las lesiones y disponga de toda la documentación medica acreditativa del tiempo que ha tardado en recuperarse, así como las secuelas o posibles incapacidades que le hayan podido quedar tras la estabilización lesional, y disponga también de los documentos que acrediten la existencia de daños materiales, en caso de que existan (daños en relojes, gafas, móviles, con fotografías acreditativas y presupuestos o facturas de reparación) habrá que realizar a través de  el requerimiento a la compañía de seguros.

 

ACCIDENTE EN DECATHLON

Decathlon es una cadena de establecimientos que se dedica a la venta y distribución de material deportivo, y se encuentra presente en 22 países.

A menudo en los centros comerciales y establecimientos públicos se producen accidentes que pueden provocar lesiones y daños a las personas. La mayoría de los usuarios desconocen los derechos que les asisten si tienen una caída en un local público, y sobre todo, no saben qué pasos tendrían que dar si tienen derecho a percibir una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

La reclamación tiene que ir acompañada de una serie de elementos probatorios para que sea viable, sin los cuales será muy difícil acreditar la existencia del accidente y sobre todo, que las lesiones y daños sufridos son consecuencia del mismo. Si falta cualquiera de los requisitos imprescindibles, la aseguradora el centro comercial negará la obligación de pagar, por lo que conviene estar bien asesorados desde el principio por LegalCar para saber qué necesitamos para reclamar con garantías.

 

ACCIDENTE EN LIDL

LIDL es una cadena de supermercados que tiene origen alemán., fundado en la década de 1930, que comenzó su expansión internacional en 1989 abriendo una tienda en Francia, y llegando a España en 1994 con la apertura de la primera tienda en Lérida.

Cuentan con 10.000 locales repartidos por todo el mundo y está presente en 27 países europeos. Su ámbito de comercialización se extiende a productos de alimentación, droguería, complementos y perfumería, y la mayoría de sus productos son de marca blanca. Sus establecimientos tienen poco decorado e instalaciones muy básicas y su política comercial se engloba dentro de los llamados supermercados de descuento.

Como en cualquier supermercado, en LIDL pueden sufrirse percances de distinto tipo que muchas veces son difíciles de evitar. Es muy habitual encontrar restos de productos y manchas de líquidos en el suelo, que son el principal motivo de los resbalones que terminan en caídas, provocando lesiones de mayor o menor consideración.

Para reclamar un resbalón de este tipo es necesario adoptar una serie de medidas en los momentos posteriores al accidente, empezando por no moverse del lugar, y avisar de inmediato a los servicios de emergencias sanitarias para atender a la víctima in situ, y si es posible a los agentes de la autoridad para que acudan a levantar un parte de accidente, que luego nos va a servir para acreditar la existencia del mismo de cara a la compañía de seguros del establecimiento.

Normalmente este tipo de resbalones con caída son presenciados por otros clientes, por lo que es muy importante contar con su testimonio como testigos del siniestro, recogiendo sus datos personales, teléfono y domicilio para hacerlo constar en el formulario de reclamación que pongamos en el establecimiento.

Otro elemento de prueba fundamental son las fotos del lugar del accidente, ya que las manchas y líquidos derramados son de inmediato limpiados por los empleados del local, desapareciendo la causa del accidente, por lo que no tendremos pruebas si no hemos sacado fotos inmediatamente después de la caída.

Por último, es necesario para iniciar los trámites, poner una reclamación en el servicio de atención al cliente del centro comercial, y avisar a los encargados del mismo de lo que ha ocurrido. La reclamación puede ponerse en el mismo momento o un par de días después, lo que nos permitirá adjuntar documentos tales como copia de los primeros informes médicos, fotos del lugar del accidente, parte policial si lo hay, y especificando claramente fecha, hora, lugar exacto del siniestro, datos de los testigos y brevemente cómo ha ocurrido el accidente.

Este tipo de reclamaciones se tramita utilizando para el cálculo de las indemnizaciones el mismo Baremo que para los accidentes de tráfico que es el Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de Reforma del Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación).

Lo normal es que una víctima de un resbalón o caída de este tipo desconozca la normativa de aplicación, y por tanto no sepa por qué conceptos puede reclamar y qué le correspondería por los daños sufridos. Como es habitual, la aseguradora siempre va a tratar de pagar lo mínimo y sus ofertas siempre están por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

 

ACCIDENTE EN SUPERMERCADO DÍA

Las siglas DIA corresponden a “Distribuidora Internacional de Alimentación”, y son una cadena de establecimientos de origen español. Fue creada en 1979 con la implantación de la primera tienda en Madrid, comenzando rápidamente la expansión internacional.

Las grandes superficies, centros comerciales y establecimientos públicos son lugares donde de manera constante se produce gran afluencia de público, llegando en ocasiones a sufrir aglomeraciones en periodos como rebajas o navidades.

En ocasiones, se producen accidentes en estos lugares, siendo un hecho innegable que muchas personas desconocen lo que deben hacer en estos casos, y en que supuestos podrían reclamar una indemnización en caso de sufrir daños y perjuicios en las instalaciones de estos establecimientos.

La principal diferencia en cuanto a las posibilidades de reclamar radica en la responsabilidad en el accidente, es decir, quien ha tenido la culpa en el mismo.

Así, si el accidente se produce por culpa del propio cliente, que va despistado, o sufre una caída fortuita o accidental imputable sólo a él mismo, no existe responsabilidad alguna del centro comercial y por tanto no puede reclamarse indemnización por responsabilidad civil.

Sin embargo, si el siniestro se produce por otras causas, como por ejemplo una mancha de líquido o cualquier producto derramada en el suelo, una escalera defectuosa, una baldosa mal colocada, una estantería con productos que se vence sobre el cliente, etcétera, en esos casos sí existe responsabilidad del establecimiento y en consecuencia puede reclamarse una indemnización si a consecuencia del mismo hemos sufrido daños personales y materiales.

 

ACCIDENTE EN LEROY MERLIN

Leroy Merlin es una empresa francesa con tiendas presentes en 13 países y que se dedica a bricolaje y venta de equipamientos para viviendas y jardines, ofreciendo soluciones para mejorar y acondicionar el hogar .

En los centros comerciales y establecimientos abiertos al público, es frecuente que se produzcan incidentes, que pueden deberse a una actitud irresponsable o negligente del usuario, o a elementos externos que provocan el mismo y que deben achacarse al propio establecimiento.

Es en este último caso, es decir, cuando el siniestro no es culpa exclusiva del cliente, cuando existe derecho a reclamar lo que nos pueda corresponder por las lesiones y daños sufridos en el accidente.

Como todos los establecimientos o locales comerciales de la clase que sean, Leroy Merlin cuenta con su propia aseguradora que cubre la responsabilidad civil derivada de accidentes que puedan producirse en sus tiendas.

Este seguro se ocupará de los daños personales y materiales que haya tenido la víctima, siempre y cuando se haya acreditado la existencia del accidente, la dinámica del mismo y las lesiones y daños sufridos.

En muchas ocasiones la aseguradora realizará un seguimiento médico de la evolución del lesionado, sobre todo cuando se trata de lesiones graves con un largo periodo de recuperación. Por ello conviene que de la misma manera que lo hace la compañía de seguros, el lesionado cuente con su propio perito médico que también le examine y valore, para que en caso de discrepancia con el seguro se cuente con informes de peritos de ambas partes de cara a la negociación.

Por otro lado, si el lesionado cuenta con póliza de hogar, es muy probable que la misma le cubra los honorarios.