Accidente en el descanso del trabajo

Accidente en el descanso del trabajo

Es posible reclamar una indemnización por accidente “in itinere”,  debemos tener en cuenta que muchos de los accidentes de tráfico se producen dentro del horario laboral, puesto que muchas personas utilizan de manera habitual su propio vehículo, motocicleta e incluso en los últimos años la bicicleta, para acudir a su puesto de trabajo.

En ocasiones se plantean dudas sobre cómo reclamar y qué derechos nos asisten si somos víctimas de un siniestro en horario laboral, teniendo en cuenta que pueden darse varias circunstancias que de una u otra forma condicionan la reclamación por los daños sufridos, por lo que es muy importante que la víctima de un accidente “in itinere” cuente con el asesoramiento de LegalCar.

¿QUÉ SE ENTIENDE POR ACCIDENTE IN ITINERE?

Podemos en términos generales explicar el accidente “in itinere” como el siniestro que se produce en el desplazamiento del trabajador desde su domicilio hasta su lugar de trabajo y al revés, siempre que no se cambie el trayecto que se hace habitualmente por motivos ajenos al propio trabajo. También se englobaría dentro de los accidentes de tráfico laborales los que se producen mientras el trabajador está desempeñando su trabajo, cuando el mismo implica conducir, como es el caso de profesionales como los taxistas, los transportistas, los comerciales que hacen visitas en coche, o los camioneros que viajan constantemente.

Una duda muy frecuente que se plantea es qué ocurre cuando el accidente no se produce en el trayecto de casa al trabajo o viceversa, y ocurre cuando el trabajador está en el tiempo de descanso de su trabajo, y, por ejemplo, ha cogido el coche para desplazarse a comer a un bar cercano a la oficina.

Inicialmente este supuesto no se consideraría como accidente de trabajo, puesto que se ha producido en un descanso del mismo. Tampoco podría englobarse dentro de los accidentes “in itinere”, puesto que no se ha producido en el trayecto del domicilio del trabajador a su trabajo o viceversa.

Este tipo de siniestros ha generado mucha controversia, si bien la jurisprudencia está sentando unas bases con varias sentencias que recogen que, si bien estos supuestos no son accidentes de trabajo como tales, sí deben considerarse accidentes “in itinere”. Y ello se justifica por los Tribunales razonando que lo importante es que el siniestro ocurra al ir o al volver del lugar de trabajo, aunque haya sido en el tiempo de descanso o la pausa para comer, ya que existe una vinculación directa con el mismo, y por tanto deberá considerarse accidente de trabajo si cumple todos los demás requisitos que deben darse en este tipo de siniestros.

Así, por ejemplo, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dictó una sentencia relacionada con este tema en septiembre de 2016, en la que resolvía que un accidente producido durante la pausa del café en jornada laboral (práctica habitual en las oficinas) debía de considerarse accidente laboral, considerando estos tiempos de descanso vinculados al trabajo.

En un accidente “in itinere” debe, al igual que en cualquier otro siniestro, quedar clara la responsabilidad de un tercero, para que el trabajador que haya sufrido daños y perjuicios en el mismo pueda reclamar una indemnización por los mismos. Si es el culpable exclusivo del accidente, no podrá reclamar compensación alguna.

Según las lesiones sufridas por el trabajador, requerirá una baja laboral que será más o menos larga dependiendo de los daños personales sufridos. El seguimiento médico se realizará normalmente por la mutua laboral del trabajador. En caso de siniestros graves, esa baja puede alargarse hasta el año, a partir del cual es el INSS quien hará la valoración para determinar si se inicia un expediente de incapacidad o, por el contrario, se le da el alta médica al trabajador lesionado.

Si el trabajador ha sufrido lesiones, es necesario que realice tratamiento rehabilitador para curarlas, pudiendo hacerlo en un centro concertado con el seguro del coche o moto, o a través de la mutua laboral.

La valoración de los daños personales de un trabajador a efectos de indemnización se hará conforme al Baremo de Tráfico, y comprende todo el tiempo que el perjudicado haya tardado en curarse desde el momento del accidente hasta el momento de recibir el alta médica. Ese periodo se divide en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular (moderado, grave o muy grave), dependiendo de si la víctima ha tenido baja laboral o no, o ha estado en periodo de curación-rehabilitación-pero ya de alta laboral. Las cantidades en concepto de indemnización por estos conceptos varían en función de los anterior (días de hospital/días de baja o de incapacitación/días de curación)

Cuando el accidente “in itinere” ha provocado lesiones graves al trabajador, puede ocurrir que las secuelas de las mismas hagan que el trabajador quede incapacitado para desarrollar parte o la totalidad de su trabajo o profesión habitual, en cuyo caso el accidente de tráfico ha provocado una incapacidad permanente, que puede ser parcial, total, absoluta o una gran invalidez, según la gravedad de dichas secuelas.

En estos casos, debe incluirse en la reclamación de la indemnización a la aseguradora del culpable la compensación correspondiente por la incapacidad sufrida a consecuencia del siniestro (incluida en el Baremo como perjuicio personal particular por secuelas). Será necesario además tramitar el expediente correspondiente ante la Seguridad Social.