Accidente en un adelantamiento

Accidente en un adelantamiento

En este artículo vamos a comentar qué sucede cuando se produce un accidente en un adelantamiento con víctimas mientras se adelanta. El adelantamiento es una de las maniobras más peligrosas en el tráfico de vehículos y por eso se deben extremar las medidas de seguridad para evitar generar un riesgo para el propio conductor y los terceros. El adelantamiento se regula en el Reglamento General de Circulación, entre los artículos 82 a 89 y en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, entre los artículos 32 a 37.

Los datos hablan de que en España se producen anualmente más de 2.500 accidentes con víctimas como consecuencia de adelantamientos antirreglamentarios.

¿CÓMO Y CUÁNDO SE PUEDE ADELANTAR?

El adelantamiento debe efectuarse por el lado izquierdo del vehículo al que se pretende adelantar aunque, excepcionalmente, si existe espacio suficiente y el conductor del otro vehículo señaliza que va a cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese lado, está permitido adelantar por la derecha, adoptando la máxima precaución. De igual modo está permitido dentro de poblado, cuando las condiciones de la vía lo permitan y no se ponga en peligro la integridad de los demás usuarios ni se altere el orden de la circulación. Eso sí, en todos los casos en los que el adelantamiento se deba hacer mediante un desplazamiento lateral, la maniobra ha de advertirse con el intermitente oportuno, con la suficiente antelación, previa comprobación de que se puede realizar y cerciorarse de que existe espacio suficiente para realizarla.

Un adelantamiento múltiple suma, además, una obligación: el conductor que se proponga adelantar a varios vehículos debe cerciorarse antes de iniciar la maniobra que debe calcular que debe poder volver a su carril si en el sentido contrario se presenta un obstáculo u otro vehículo.

Está terminantemente prohibido adelantar a vehículos que ya estén adelantando, así como iniciar la maniobra de adelantamiento cuando otro conductor ya la ha iniciado previamente.

En general, la maniobra ha de realizarse sin brusquedad, pero con rapidez, así como con la suficiente aceleración para volver cuanto antes al carril del sentido propio y minimizar el riesgo. Durante el adelantamiento, la velocidad ha de ser claramente superior a la del vehículo que se pretenda adelantar, pudiendo superar hasta en 20 km/h la velocidad máxima fijada en la vía, siempre y cuando no exista limitación específica para ese tramo.

Si se es adelantado, la norma obliga al conductor a ceñirse al borde derecho de la calzada para facilitar la maniobra, salvo que se quiera hacer un cambio de dirección a la izquierda. Está prohibido acelerar o realizar maniobras que dificulten o impidan ser adelantado.

ADELANTAR EN INTERSECCIONES Y TÚNELES

Está prohibido, excepto en rotondas. Si la maniobra debe efectuarse por la derecha, la vía debe gozar expresamente de esa prioridad marcada por una señal de tráfico dentro de la intersección.

También está prohibido adelantar en túneles, pasos inferiores y tramos de vía en los que solo exista un carril para cada sentido.

ADELANTAR A PEATONES, ANIMALES O TRACTORES FUERA DE POBLADO

Fuera de poblado, la maniobra de adelantamiento a animales, tractores o peatones debe realizarse ocupando una parte o la totalidad del carril contiguo, siempre que las condiciones de la vía permitan la maniobra, pero siempre guardando la obligatoria distancia de seguridad de 1,5 metros.

ADELANTAR A CICLISTAS

En caso de tener que adelantar a uno o varios ciclistas en una carretera secundaria, la normativa de circulación permite el adelantamiento incluso con línea continua siempre que se respeten las reglas de seguridad.

Dejamos unos consejos para que la maniobra se realice correctamente.

  • Reducir la velocidad para no provocar una pérdida de equilibro del ciclista.
  • Cerciorarse de que las condiciones son las ideales para poder realizar la maniobra.
  • Iniciar la maniobra señalizándola con el oportuno intermitente y respectando la distancia mínima de 1,5 metros.
  • Regresar lo más pronto posible al carril del sentido propio una vez se haya superado suficientemente al ciclista.

La distancia de 1,5 metros mínimo como seguridad se estableció así para evitar lo que se conocen como “bolsas de aire”, es decir, situaciones de cambios de ráfagas de aire que puedan provocar que el ciclista pierda el control de la bici.

SUFRIR UN ACCIDENTE EN UN ADELANTAMIENTO

Si has sufrido un accidente en un adelantamiento te aconsejamos consultar tu caso con LegalCar. Las maniobras de adelantamiento son arriesgadas pues se pone en peligro, no solo la integridad propia, sino la propia seguridad del tráfico y la integridad de terceros. Por eso, los casos de accidente en un adelantamiento suelen ser problemáticos si no se cuenta con las pruebas adecuadas para poder demostrar cómo fue el accidente.