900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Has sufrido un accidente estando estacionado? Conoce las distintas situaciones que pueden darse, y cómo y en qué casos vas a poder reclamar una compensación económica por los perjuicios sufridos.

Esta situación es mucho más común de lo que pensamos, puede ocurrirle a cualquiera y en cualquier lugar (una calle, un estacionamiento en un lugar de veraneo, un parking, y un largo etcétera).

Son muchos los supuestos que pueden darse, y aquí vamos a repasar los más habituales que se repiten con mayor frecuencia, y cómo pueden reclamarse estos daños según cada caso, para lo que siempre es recomendable, si queremos hacerlo con garantías, contar con la ayuda legal de LEGALCAR.

Le han dado un golpe a mi coche mientras estaba aparcado

Imaginemos situaciones tan cotidianas que nos ocurren a todos, como aparcar correctamente nuestro vehículo en la calle para hacer un recado, en un estacionamiento para hacer la compra, ir al cine o a la playa, o en un parking público.

Al volver a recoger nuestro coche, nos percatamos de que “alguien” nos ha provocado daños en el coche, que suelen consistir en roces o abolladuras delanteras o traseras, principalmente.

Pueden ocurrir distintos escenarios en estos casos que condicionan una posible reclamación:

  • El responsable deja sus datos. Estos casos suelen solventarse fácilmente, porque el culpable está dispuesto a reconocer su responsabilidad, se tramita el parte correspondiente y la aseguradora, estando todos conformes, perita los daños y repara el coche.
  • No sabes qué ha pasado ni quién ha sido el culpable. Aquí pueden ocurrir tres cosas:
    1. Los testigos han tomado datos de la matrícula, modelo y color del vehículo culpable. En este caso es posible hacer una reclamación, y conviene hacerla a través de LEGALCAR, porque partimos de que, si el responsable no te deja sus datos, es muy posible que niegue los hechos. A través de la matrícula puede averiguarse su aseguradora mediante consulta al Consorcio de Compensación de Seguros a través del FIVA (Fichero Informativo de Vehículos Asegurados) y después hacer la reclamación. Sacar fotos del vehículo, tener las declaraciones de los testigos e incluso llamar a la Policía para que emita un parte, son algunos de los pasos que deben darse para reclamar los daños.
    2. Tienes testigos, pero ningún dato del vehículo, salvo color o modelo. En estos casos, avisa a la Policía para que elabore un Parte de accidente, incluye si es posible las declaraciones de los testigos, y reclama al Consorcio de Compensación de Seguros, que se hará cargo de la compensación económica siempre que tengas elementos de prueba.
    3. No tienes datos ni tienes testigos y no puedes averiguar de ninguna manera quien es responsable. En estos casos tendrás que comprobar si tu seguro te cubre la reparación de estos daños, y ten en cuenta que, si lo tienes a terceros, tendrás que ocuparte tú de abonar el importe de la reparación.

Me han dado un golpe mientras estaba dentro del coche estacionado

Veamos otro caso muy habitual: estacionas momentáneamente en un lugar habilitado para ello, y esperas a tu acompañante que ha salido del coche a realizar una gestión o un recado, y mientras te encuentras dentro del coche estacionado, recibes un golpe sorpresa de otro vehículo (normalmente aparcando).

La “ventaja” de este tipo de golpes es, lógicamente, que estás presente en el momento de la colisión y por tanto puedes recabar los datos del contrario para reclamar la reparación de los mismos.

Si te firma un parte amistoso no tienes problema, pero si se niega a firmar o se da a la fuga, llama de inmediato a la Policía para contar con pruebas que acrediten el accidente y cómo ha ocurrido, y facilita todo lo que puedas sobre el vehículo fugado.

En estos casos, además de tramitar la reclamación por daños materiales de cualquiera de las formas que hemos comentado y dar los mismos pasos (Policía, testigos, parte amistoso, etcétera), hay que realizar también la reclamación de los daños personales.

Fundamental en estos supuestos es acudir lo antes posible, y siempre antes de que pasen 72 horas desde el siniestro, al Hospital más cercano para una primera valoración de lesiones, y después realizar el tratamiento que sea necesario para la curación de las mismas.

En estos casos, como en cualquier otro accidente de tráfico con daños, es muy importante que recibas asesoramiento legal, no solo porque las lesiones leves (y muchos de estos siniestros son de pequeña entidad) se pagan mal por las aseguradoras, sino también porque ya hemos visto que pueden darse muchos supuestos distintos (vehículo fugado o no, golpe reconocido o no por el culpable, y otros) y dependiendo de cada uno, la reclamación debe hacerse de una u otra forma.

He dado un golpe a alguien abriendo la puerta

El tercer supuesto también es muy habitual y se produce cuando abrimos la puerta del coche y damos un golpe, bien a otro coche, a una moto, a una bici, y cualquier otro supuesto.

La clave en este tipo de reclamaciones viene dada por el tiempo al que se abre la puerta, o si ya estaba abierta.

Si la puerta del coche lleva abierta ya un rato, hay tiempo para que el otro vehículo, la moto o bici de que se trate se percate de ello y o bien modifique su trayectoria para evitarla o bien se detenga.

Si abres la puerta de manera sorpresiva justo en el momento en que pasa otro vehículo, o una moto o bici, por ejemplo, la responsabilidad será tuya en este caso, porque tenías que haberte asegurado de que podías abrirla sin peligro alguno, tal y como indica el artículo 114 del Reglamento general de Circulación, y es tu seguro quien tiene que hacerse cargo de los daños que hayas ocasionado a terceros abriendo la puerta.

En LEGALCAR conocemos muy bien estos casos, tan habituales sobre todo en las ciudades, y sabemos lo sencillo que resulta que se compliquen por los múltiples factores que intervienen en estos accidentes, donde debe además reaccionarse con celeridad.

Si te encuentras en alguno de estos supuestos o eres un perjudicado por daños materiales, contacta con los LEGALCAR y tendrás línea directa para resolver tus dudas y saber qué debes hacer para reclamar con garantía.