900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Dentro de los tipos de accidentes de moto, las colisiones por alcance son las más comunes, LegalCar explica qué es y cómo se indemnizan, ya que han aumentado en los últimos años de manera importante. El tipo de alcance y la violencia del impacto va a determinar las lesiones sufridas, puesto que algunos alcances son leves, mientras que otros pueden provocar daños materiales y personales de consideración.

En un alcance pueden verse involucrados todo tipo de vehículos, siendo que los accidentes por alcance de moto suelen revestir mayor gravedad atendiendo a la desprotección del motorista, que va a recibir el impacto directamente sobre su cuerpo, aumentando la probabilidad de sufrir lesiones graves.

¿QUÉ ES UN ACCIDENTE POR ALCANCE?

El accidente por alcance es el tipo más común de accidente de tráfico. Se produce cuando un vehículo de la clase que sea nos golpea por detrás. La aglomeración y densidad del tráfico rodado hoy en día, los atascos, los despistes y sobre todo el no guardar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, suelen ser las causas más habituales de los golpes por alcance.

El tipo de alcance va a determinar las consecuencias del accidente. Así, un caso muy común es encontrarnos detenidos en un semáforo cuando recibimos el impacto trasero. Otro supuesto muy habitual es recibir el golpe por detrás mientras nos hayamos detenidos en una rotonda esperando para acceder a ella, y recibimos un golpe por detrás del vehículo que nos sigue, que cree que vamos a introducirnos en la rotonda sin esperar.

El accidente por alcance puede revestir más gravedad si se produce en vías interurbanas, carreteras o autovías, donde en ocasiones nos vemos obligados a frenar por las circunstancias del tráfico, por ejemplo en una retención, y el vehículo que nos sigue no guarda la distancia de seguridad o no va atento, no dándole tiempo a frenar, colisionando con nuestra parte trasera.

Las causas más comunes de los accidentes por alcance son las distracciones y despistes, no guardar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, el exceso de velocidad, no ir atento a las circunstancias de la vía por la que circulamos, hablar por el teléfono móvil o distraerse.

Puede también darse el caso de sufrir un accidente por alcance con ‘lanzamiento’, esto se produce cuando recibimos un golpe trasero y fruto del mismo somos lanzados contra el vehículo que nos precede, colisionando con él. En estos casos recibimos dos impactos, el que nos dan por detrás y el que damos al de delante por el lanzamiento.

LESIONES MÁS COMUNES EN MOTO

Como ya hemos expuesto en otros artículos, los motoristas siempre están más expuestos a sufrir lesiones mayores en un accidente de tráfico, debido a la desprotección física que tienen.

El alcance trasero puede no tener mayores consecuencias si se produce a baja velocidad, sin embargo en el caso de las motos, es fácil que si el impacto no se espera, provoque que el motorista acabe en el suelo, y si es violento, que incluso salga despedido de la moto, provocándose las lesiones al caer a la calzada.

El tipo de lesiones más comunes en un accidente en moto por alcance se producen en el cuello y en la espalda, y en la cabeza y la cara, y en las extremidades tanto superiores como inferiores, y en el hombro, sobre todo si el motorista cae de la moto. Casos más graves son daños cerebrales o incluso el fallecimiento si se trata de un alcance violento y a gran velocidad. Se trata de golpes no esperados, puesto que normalmente pensamos que el vehículo que va detrás nuestro va a frenar si las circunstancias del tráfico lo requieren, por ello las lesiones son de mayor importancia.

INDEMNIZACIÓN POR ALCANCE

La indemnización por un accidente por alcance va a depender, como hemos visto, del tipo de accidente sufrido, en función de la gravedad del mismo.

Tendremos derecho a indemnización siempre que no seamos culpables del accidente. En la mayoría de los casos la responsabilidad del siniestro se va a atribuir al que nos golpea por detrás, si bien puede haber alguna excepción, por lo que conviene consultar siempre a LegalCar para que nos asesore sobre si tenemos derecho a reclamar.

Si tenemos derecho a indemnización, la misma tendrá que comprender tanto los daños materiales como los personales.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones el alcance es leve y no provoca grandes daños materiales. Sin embargo sí pueden provocar lesiones, siendo que en ocasiones el dolor aparece unas horas después del golpe y no de inmediato. La escasa entidad de los daños materiales puede ser utilizado por la aseguradora responsable para negarse a pagar indemnización por lesiones. Por ello debemos contar con el asesoramiento de LegalCara para que nos indique cómo proceder en estos supuestos.

Por un lado nos tendrán que indemnizar por los daños materiales de la moto, o en su caso abonarnos el siniestro. Deberemos acreditar los daños, y tener en cuenta que normalmente no nos arreglarán los daños hasta que la compañía aseguradora responsable del accidente se dé culpable.

Igualmente podremos reclamar los daños en el casco o la indumentaria y de cualquier otro elemento dañado en el accidente, como móviles o gafas, aportando fotos, facturas de reparación o de compra si no se pueden reparar.

En cuanto a las lesiones, la indemnización comprenderá el tiempo que hayamos tardado en curarnos, dividido en el que hayamos estado incapacitados para hacer nuestra vida habitual (sea con baja laboral o sin ella pero acreditando que no hemos podido hacer las tareas propias de nuestra vida diaria), y el tiempo en el que sin estar incapacitados, hayamos estado en tratamiento para la curación de nuestras lesiones, normalmente en rehabilitación. Dicho periodo se computa hasta el momento en que recibamos el alta médica por nuestro traumatólogo.

Si el alta se produce con secuelas, siempre que las mismas estén documentadas en los informes médicos, deberemos ser indemnizados por ellas, al igual que por cualquier situación de incapacidad derivada de las lesiones sufridas.

Cualquier perjuicio adicional sufrido (lucro cesante, daño emergente) o gasto derivado del accidente también deberá ser reclamado.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita