Accidentes con animales salvajes

Accidentes con animales salvajes

¿Sabes qué puedes hacer en un accidente con animales salvajes? Te interesa conocer de quién es la responsabilidad, lo que dice la legislación y qué hacer para prevenirlos.

Ocurren mucho más habitualmente de lo que pensamos muchos siniestros en los que de una u otra forma, se ven involucrados animales salvajes, sobre todo en carreteras convencionales (en el 80% de los casos), pero también se han producido en autovías, aunque en mucha menor medida.

El problema asociado a este tipo de siniestros es el elemento sorpresa, porque en la mayoría de los casos la irrupción del animal salvaje en la carretera se produce de manera brusca y sin dar tiempo al conductor a reaccionar ante la presencia del mismo, que, en la mayoría de los casos, cruza la carretera de lado a lado, en busca de alimentos o de cobijo.

Este tipo de situaciones provocan situaciones de riesgo, no solo para el conductor y ocupantes del vehículo que colisiona con el animal, sino para otros usuarios de la vía que pueden verse a su vez sorprendidos por un volantazo brusco o una maniobra evasiva frente al animal, con lo que las consecuencias del accidente pueden ser mayor.

¿Quién tiene la responsabilidad en un accidente con un animal salvaje?

En España, el animal que más accidentes de tráfico provoca es el jabalí, responsable del 35% de los siniestros, seguido del corzo y del perro.

La tramitación de este tipo de siniestros sufrió una modificación sustancial en mayo de 2014, cuando entró en vigor la reforma del texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que vino a modificar la Disposición Adicional Novena, y que ha supuesto un importante cambio en la reclamación de los daños materiales y lesiones en accidentes con animales.

Así, hasta la reforma de 2014, si se producía el atropello por parte de un vehículo a un animal en la carretera, el responsable del pago de los daños ocasionados al vehículo o a la vía, y de las lesiones, era el propietario del coto de caza, y únicamente se consideraba responsable al conductor si cometía infracción de alguna norma de circulación.

Sin embargo, con la modificación de la Disposición Adicional Novena la situación cambia radicalmente, ya que ahora el responsable de un accidente con un animal salvaje es el conductor del vehículo, no el propietario del coto.

Esto coloca en una delicada posición a los conductores en este tipo de siniestros, que se ven absolutamente desamparados al no poder reclamar en muchos casos.

Hay dos excepciones a esta regla general, en donde no se va a considerar responsable al conductor en un accidente con animales:

  • La primera, en un siniestro ocurrido por consecuencia directa del hecho de la caza, y siempre que se trate de caza mayor con animales mayores que un zorro, es decir, bien en el transcurso de una cacería o bien en las 24 horas posteriores a su terminación.
  • La segunda, cuando no se encuentre debidamente señalizada la presencia de animales sueltos (falta de señalización) o exista una falta de mantenimiento del vallado que ha permitido que un animal acceda a la carretera. En ambos casos será responsable la Administración y se les podrá reclamar.

¿Cómo y qué se reclama en estos casos?

En caso de accidente de tráfico por la irrupción en la calzada de un animal salvaje, ya hemos visto que la responsabilidad es el del conductor del vehículo que ha colisionado con el animal.

Esto significa que, si ese vehículo lleva ocupantes y los mismos resultan lesionados, podrán reclamar la indemnización que les corresponda al seguro del coche en el que viajaban.

En el caso de que el vehículo siniestrado por colisión con un animal cuente con seguro a terceros, la compañía se hará cargo de las indemnizaciones de los ocupantes, pero no de la reparación de los daños materiales del mismo.

Si el coche en cuestión cuenta con seguro a todo riesgo, entonces cubrirá también los daños materiales del mismo.

En supuestos de falta de señalización o no mantenimiento de vallado, será responsable la Administración correspondiente y se podrá realizar la reclamación de indemnización por los daños sufridos en el accidente.

¿Cómo prevenir accidentes con animales salvajes?

La principal manera de prevenir los siniestros de tráfico con animales es la precaución. Si ya debemos adoptar medidas para evitar situaciones de riesgo en la carretera, cuando existe la posibilidad de encontrarnos con animales salvajes, debemos extremar las mismas para evitar sustos.

Conviene, pues, ir muy atento a las señales que adviertan de la presencia de animales salvajes, y reducir la velocidad cuando circulemos por zonas de cotos de caza, bosques o campos de cultivo.

Esto nos permitirá tener una mayor capacidad de reacción en estos casos, lo que puede evitar el accidente, sobre todo si hemos moderado la velocidad. Si nos encontramos un animal, debemos accionar las luces o el claxon para intentar que abandone la carretera, o tratar de esquivarle, pero sin hacer movimientos bruscos con el coche.