Los accidentes de coche pueden ser mortales

Los accidentes de coche pueden ser mortales

Un accidente de coche donde hay víctimas mortales supone un periodo realmente difícil para las familias, siendo que en ocasiones fallecen varios miembros de la misma unidad familiar. En todos estos casos, a la delicada situación a la que se enfrentan los familiares que pierden un ser querido de manera tan traumática como en un accidente de tráfico, se une un profundo desconocimiento sobre los pasos a dar en la gestión de la reclamación de las indemnizaciones que les puedan corresponder como perjudicados directos por la muerte del ser querido.

Por ello, es muy importante que cuenten con ayuda, y no de cualquier profesional, sino de un abogado para accidente de tráfico con experiencia en el ámbito de los fallecimientos por accidente de tráfico.

Se han dado casos, y en LEGALCAR los hemos tramitado, en los que inicialmente los indicios apuntaban a que el fallecido era el culpable del siniestro, y por tanto aparentemente no había derecho por parte de la familia a reclamar compensación alguna.

Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado que cada caso es un mundo, y que debe hacerse un estudio pormenorizado del accidente por parte de abogados especialistas para determinar si existe o no derecho a percibir indemnización.

¿QUÉ CASOS PUEDEN DARSE?

Ejemplos de casos controvertidos hay muchos, y, de hecho, estamos seguros de que hay más, en los que las familias se conforman con la versión de los hechos facilitada por la aseguradora del responsable y desisten de la reclamación en el convencimiento de que no hay derecho a ella.

Uno de los casos que defendimos en LEGALCAR y resolvimos con éxito fue un accidente en un cruce donde un conductor de cierta edad sobrepasó un semáforo cambiando a fase roja, y fue embestido por un vehículo que salía de su semáforo antes de cambiar a fase verde.

El Atestado policial daba a la víctima como culpable valorando que se había saltado el semáforo, sin embargo, apenas tuvo en cuenta la salida del otro vehículo antes de tiempo.

El caso requirió de un estudio detallado del atestado, y una pericial exhaustiva que realizó un perito reconstructor de accidentes. Con todo ello se realizó una negociación con la compañía que culminó con una indemnización abonada a la familia de la víctima.

¿QUÉ DEBE HACERSE EN CASO DE UN ACCIDENTE DE COCHE MORTAL?

Lo primero, como ya hemos dicho, es buscar en cuanto se pueda un abogado para accidente que sea especialista en la materia. Sabemos lo difícil que puede llegar a ser en esos momentos tan delicados pensar en cuestiones legales, pero es importante porque en este tipo de accidentes las compañías de seguros se mueven muy deprisa, y si no se recibe el asesoramiento adecuado, pueden cometerse errores que dificulten, e incluso impidan, una reclamación de indemnización por el fallecimiento del familiar.

Lo segundo, y ya con la ayuda del abogado para accidente de tráfico, ir recopilando las pruebas que sean necesarias para acreditar la responsabilidad del contrario y la obligación de su aseguradora de abonar la indemnización que corresponda. Principalmente, será necesario localizar y conseguir el Atestado, a partir del cual debe estudiarse cuál ha sido la dinámica del accidente y que elementos han intervenido en su desarrollo y en el desenlace.

Lo tercero, deberá facilitarse al abogado toda la información que vaya requiriendo para poder cuantificar la indemnización. El cálculo de la misma se realiza conforme a lo dispuesto en el Baremo de Tráfico, que por su complejidad y más en casos tan delicados, requieren de conocimientos avanzados para que no quede ningún concepto por reclamar.

En este sentido, los artículos 61 a 92 del Baremo regulan la indemnización por fallecimiento, que lógicamente perciben los beneficiarios del fallecido, y que se calcula en base a unas Tablas que se dividen en varios apartados a valorar en cada supuesto concreto:

  1. Tabla 1.A del Baremo de Tráfico, que recoge el perjuicio personal básico, percibido por cada beneficiario por el hecho de serlo.
  2. Tabla 1.B del Baremo de Tráfico, que recoge el perjuicio personal particular, referido a otros perjuicios sufridos por los beneficiarios partiendo del vínculo de dependencia con el fallecido, como puede ser si convivían o no con el mismo.
  3. Tabla 1.C del Baremo de Tráfico, que se refiere a los perjuicios patrimoniales de los beneficiarios a consecuencia de la muerte de la víctima, y que puede referirse al lucro cesante o al daño emergente.

¿Quiénes son los beneficiarios en un accidente de coche mortal?

Cada caso es diferente y depende de las circunstancias personales, laborales y familiares del fallecido, entre otras cosas. El Baremo establece una serie de beneficiarios, a aplicar en cada caso concreto, puesto que no es igual que la víctima sea un estudiante, que por ejemplo un padre de familia, o un niño.

El Baremo establece como beneficiarios al cónyuge viudo, los ascendientes (padres del fallecido), los descendientes (hijos de la víctima), los hermanos del fallecido, y los denominados “allegados”, figura nueva que en el antiguo Baremo no existía, y que se refiere a determinadas personas que deben haber convivido con la víctima durante al menos 5 años y tener con ella cierto grado de parentesco o afinidad.

En función del beneficiario de que se trate, las cantidades a percibir en concepto de indemnización son mayores o menores, y, en cualquier caso, cada una de las circunstancias anteriores deberán ser acreditadas de cara a la compañía de seguros para poder ser indemnizados de acuerdo a lo que marca el Baremo de Tráfico.

¿CUÁL ES EL PAPEL DEL ABOGADO?

En casos tan delicados como estos, la labor del abogado para accidente de tráfico va mucho más allá delo meramente jurídico, porque en esos momentos la familia de la víctima necesita un soporte no solo legal, sino a todos los niveles que hagan falta para una resolución lo más rápida posible del caso.

Es por ello por lo que hará falta dar cobertura a cuestiones laborales, civiles, penales en algunos casos, periciales si se discute la culpa en el accidente, etcétera, y el abogado tiene que cubrir todas esas necesidades de la familia para ahorrar tiempo y, sobre todo, acompañarles en todo el proceso y transmitirles confianza, profesionalidad y mucha empatía.

Nuestra experiencia en LEGALCAR en este sentido nos ha demostrado, como abogados para accidente con fallecimiento, que el proceso es duro, pero necesario, y que lo que más hace falta es ponerse al servicio de la familia de la víctima y ofrecer todos los medios que hagan falta para garantizar un proceso justo y rápido, con toda la ayuda necesaria para reclamar con garantías la indemnización por accidente de coche mortal.