Si necesitas un abogado para accidentes de moto con lesiones muy graves o graves, en LegalCar podemos tramitar la reclamación de tu indemnización, conforme al Baremo Legal de Tráfico, para que sea ajustada a Derecho.

Los accidentes de moto son uno de los más frecuentes del total de accidentes de tráfico que tienen lugar en España. Además, son accidentes donde las víctimas suelen sufrir lesiones de mayor gravedad al estar más desprotegidos y recibir el impacto directamente en el cuerpo.

Un accidente de moto puede derivar en lesiones muy graves, como daños cerebrales, medulares, e incluso amputaciones de miembros, debido a la fuerza de la colisión y la falta de protección del motorista, y ello puede ser bien debido a una colisión con otro vehículo, o bien tras una caída del motorista al realizar éste una maniobra evasiva para evitar el choque con otro vehículo. En cualquier caso, es importante saber cómo actuar y el camino a seguir para tener éxito en nuestra reclamación.

Tipos de lesiones graves y muy graves

Las lesiones muy graves que pueden derivarse de un accidente de moto, con o sin colisión, suelen ser pérdida traumática de alguna extremidad (pierna/brazo), lesiones medulares  o cerebrales, fracturas de tibia, hombro, clavícula, peroné, cúbito o radio, e incluso cadera, según el tipo de caída sufrida.

Este tipo de lesiones requieren un seguimiento médico muy exhaustivo, van a necesitar hospitalización, el periodo de recuperación se alarga en el tiempo y las secuelas suelen ser importantes, pues en los casos de mayor gravedad dichas secuelas van a ser permanentes, por lo que hay que contemplar no solo la estabilización lesional de la víctima, sino todos aquellos cuidados, prótesis, sillas de ruedas, atención y cuidado por terceras personas, daños morales complementarios, incapacidades o minusvalías. Es necesario contar con un asesoramiento profesional de un abogado especialista en accidente de moto desde el principio, que dirija la reclamación, asesore sobre los trámites, y sobre todo, no deje ningún concepto sin reclamar, pues en estos casos no solo habrá que reclamar la indemnización, sino todos aquellos gastos sufragados, perjuicios presentes y futuros y además será necesario contar también con asesoramiento en materia social y laboral (minusvalías e incapacidades, ayudas, etc.).

Reclamación por lesiones

Es posible tramitar una reclamación por accidentes de moto y recibir una indemnización por los daños personales y materiales cuando el motorista no es el responsable del accidente. Para ello, procuraremos dejar constancia ante la Policía o la Guardia Civil de las circunstancias que han originado el incidente.

Los daños personales más leves y frecuentes en los accidentes de moto son lesiones cervicales y lumbares, así como lesiones en codos, hombros y rodillas. La valoración económica de dichas lesiones obedece a la gravedad de las mismas, el tratamiento y las pruebas médicas y si nos quedan o no secuelas por el accidente.

Con respecto a los daños materiales, es necesario que el responsable del accidente reconozca su culpabilidad para que su seguro nos abone los daños de nuestra moto. Cuando el coste del arreglo de la moto es mayor que el valor venal del vehículo, pasa a ser declarado siniestro.

Indemnización por lesiones

Para el cálculo de una indemnización por las lesiones sufridas en accidente de moto se tiene en cuenta el Baremo de tráfico vigente, que no hace más que determinar qué cantidad económica debe abonarse en función de una serie de factores, como las secuelas o los elementos de carácter temporal.

Para reclamar, la legislación ofrece dos vías:

VÍA EXTRAJUDICIAL: esta vía supone un intento amistoso de tramitar con la entidad aseguradora responsable del accidente un acuerdo que pueda satisfacer el perjuicio sufrido. Este trámite extrajudicial es de obligatorio cumplimiento desde la entrada en vigor del Baremo de Tráfico 2016 en tanto en cuanto no se puede iniciar ningún trámite judicial sin justificar que se ha intentado extrajudicialmente llegar a un acuerdo amistoso.

VÍA JUDICIAL CIVIL: después de que el 1 de julio de 2015 entrase en vigor la reforma del Código Penal, la única vía judicial disponible para reclamar los daños sufridos en accidente de tráfico es la vía civil. La vía civil tiene el plazo de un año para iniciarse, siendo la Demanda el escrito que inicia la reclamación. Esta Demanda debe contener la cuantía exacta que la víctima reclama por los daños sufridos, que deberán ser peritados por los especialistas oportunos (las lesiones por un médico perito especialista en valoración de daño corporal). La víctima debe costearse esta vía en cuanto a gastos de procurador y peritos.

Plazos

Hay dos plazos importantes a destacar en una reclamación por los daños sufridos en un accidente de moto. En primer lugar, el plazo para presentar parte a nuestra compañía de seguros, que es de siete días a contar desde la fecha del accidente. Debemos aportar información sobre la hora y lugar del accidente, los vehículos y conductores implicados, testigos, lesiones y presencia de las autoridades.

En segundo lugar, el plazo para demandar a la aseguradora responsable civil del accidente de moto, que es de un año. La demanda se tramita por vía civil y, como señalamos anteriormente, conlleva una serie de gastos, por lo que debe valorarse la reclamación por esta vía, que en cualquier caso compensa siempre que las lesiones hayan sido graves.

¿Quieres que te llame un abogado experto en accidentes de tráfico? Completamente gratis.