Accidentes de tráfico con alcoholemia

Accidentes de tráfico con alcoholemia

Tener un accidentes de tráfico con alcoholemia es complicado. Tanto si eres el responsable como la víctima debes de saber cuales son tus derechos. Las alcoholemias están detrás de muchos de los accidentes de tráfico que se producen en España. Todos, de una u otra forma tenemos algún amigo, conocido o incluso familiar que ha conducido bajo los efectos del alcohol, sobre todo tras eventos como bodas o comuniones, o fiestas nocturnas.

En muchas ocasiones nos confiamos pensando que controlamos, y que no pasa nada por un par de copas que nos bebamos. Pero la realidad es que los efectos del alcohol en la conducción son muy peligrosos y las consecuencias pueden ser fatales sobre todo si llegamos a provocar un accidente de tráfico que afecta a otros usuarios de la vía.

Conocer los efectos y consecuencias de un accidente de tráfico con alcoholemia es importante para saber a qué nos enfrentaremos si damos positivo conduciendo.

¿QUÉ NECESITAMOS SABER?

Muchos conductores ignoran las consecuencias de conducir bajo los efectos del alcohol, pensando que si les pillan lo más que puede pasar es que les pongan una multa y les quiten unos cuantos puntos del carnet de conducir.

Sin embargo las consecuencias son mayores dependiendo de la tasa de alcohol que demos, pasando a tener responsabilidad penal en los casos en que superemos las tasas de alcohol permitidas. Y hay que partir de la base de que el alcohol no nos afecta a todos por igual, dependiendo de factores tan dispares como la edad o el sexo, el momento del día en que ingerimos alcohol, el peso corporal, si hemos comido o no, etcétera.

El factor más importante a tener en cuenta es tasa de alcoholemia que demos en el control de alcoholemia que nos hagan, pues la misma indicará si el hecho va a provocar una sanción administrativa y la pérdida de puntos del carnet, o si por el contrario, sobrepasamos los límites y se nos imputa un delito contra la seguridad del tráfico por conducir bajo los efectos del alcohol, con importantes consecuencias penales en los supuestos en que con nuestra conducción temeraria provocamos un accidente en el que causamos daños materiales y personales a otros usuarios de la vía.

¿CÓMO ES LA DEFENSA DE UN JUICIO RÁPIDO POR ALCOHOLEMIA?

Los delitos contra la seguridad del tráfico se encuentran recogidos en el capítulo IV de nuestro Código Penal.

Tanto en el caso de que seamos culpables como en el que seamos víctimas de un siniestro de tráfico con alcoholemia, es conveniente buscar el asesoramiento deLegalCar en este tipo de delitos, para que nos asesore y defienda en su momento.

Para aquellos casos en los que damos positivo con más de 0,60 mg/l en la prueba de alcoholemia que nos hagan, los agentes de la autoridad intervinientes nos van a imputar un delito contra la seguridad del tráfico y remitirán el atestado levantado a consecuencia de estos hechos al juzgado de Instrucción correspondiente de la localidad donde ocurrieron los hechos.

El juicio rápido por alcoholemia se podrá celebrar en aquellos casos en los que nos imputen un delito con una pena no superior a los 5 años de cárcel. Los agentes de la autoridad entregarán en el acto al imputado una citación indicando el día y la hora en que se celebrará el juicio rápido, que se denomina así porque se celebra normalmente antes de que pasen 5 días desde que ocurrieron los hechos.

Necesitaremos el asesoramiento de LegalCar, ya que en estos supuestos conviene llevarlo para intentar llegar, si reconocemos los hechos que nos imputan, a un acuerdo con el fiscal, lo que hará LegalCar, lo que va a suponer que la pena se reducirá en un tercio.

JUICIO POR ALCOHOLEMIA

El problema se complica si además de dar positivo en el control de alcoholemia, hemos provocado un accidente de tráfico donde ha hemos causado daños materiales y personales a otros usuarios de la vía.

En estos casos seremos imputados por un delito contra la seguridad del tráfico. Una vez reciba el atestado el juzgado de Instrucción correspondiente, abrirá un procedimiento de diligencias previas, practicándose todas las que sean necesarias en esta fase.

Hay que tener en cuenta que en estos casos, el conductor que ha dado positivo en alcoholemia no está cubierto por el seguro obligatorio. La inmensa mayoría de las pólizas de seguro excluyen su responsabilidad en estos casos, por lo que aunque indemnicen a las víctimas del accidente, luego tienen la facultad de repetir contra nosotros reclamando las cantidades abonadas, con lo que si el accidente ha sido grave y hay muchos daños materiales y personales, podemos arruinarnos al tener que responder personalmente de esas cantidades.

En la fase de diligencias previas se procederán a peritar los daños materiales del o los vehículos dañados, por un perito judicial.

Igualmente hay que valorar las lesiones de las víctimas del accidente, lo que realizará el médico forense adscrito al juzgado donde se tramita el procedimiento, quien reconocerá a los lesionados y emitirá en el momento en que estabilicen las lesiones de los mismos los denominados informes de Sanidad, donde va a especificar el tiempo que han tardado en curar (dividido en días de hospital, días de perjuicio personal particular-si hemos estado de baja laboral o incapacitados- y de perjuicio personal básico-sin estar incapacitados hemos estado tratándonos de nuestras lesiones principalmente con rehabilitación), así como las secuelas que nos hayan quedado y cualquier incapacidad derivada del accidente.

Una vez practicadas todas las pruebas el juez las valorará y decidirá si se pasa al denominado procedimiento abreviado, fase en la que tanto el fiscal como la acusación particular van a ejercer la acusación y el abogado defensor del imputado se ocupará su defensa, señalándose a continuación la apertura de Juicio oral, que se va a celebrar en el juzgado de lo Penal que corresponda.

Debemos tener en cuenta que debido al atasco de los juzgados de lo Penal, estos juicios suelen demorarse en el tiempo. Si las víctimas del accidente ya han sido indemnizadas por la compañía de seguros, comparecerán en su momento en calidad de testigos y no de acusación particular, que seguirá siendo ejercida por el Ministerio Fiscal.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita