Accidentes de tráfico con el nuevo código penal

Accidentes de tráfico con el nuevo código penal

El pasado 1 de julio de 2015 entró en vigor la LO 1 /2015 aprobada el 30 de marzo, con la que se reformó el Código Penal. Entre otras materias controvertidas como la edad para el consentimiento sexual o la prisión permanente revisable, la reforma del Código Penal afecta directamente a las reclamaciones por accidentes de circulación. En este artículo vamos a comentar en qué afecta la reforma del Código Penal y cómo ha cambiado ahora el escenario de las reclamaciones por daños sufridos en accidentes de tráfico.

¿Por qué se han visto afectadas las reclamaciones por accidentes de tráfico? Principalmente porque el precepto que venía invocándose, el de lesiones imprudentes, ha sido derogado, junto con todo el capítulo dedicado a las faltas. Esto quiere decir que ya no pueden denunciarse las lesiones sufridas en accidentes de tráfico siempre que concurra imprudencia por parte del otro conductor. La vía penal por tanto queda cerrada a las reclamaciones de tráfico, salvo que concurra un delito, como por ejemplo alcoholemias o imprudencias graves con graves consecuencias. Para el resto de casos, la única vía que queda es la reclamación civil mediante la interposición de demanda.

A través de la Demanda se interpone la reclamación por vía civil contra la compañía del vehículo responsable del accidente de tráfico. Esta compañía responde como responsable civil directa, en virtud de la póliza de seguro que asegura el vehículo. Si éste carece de seguro, ya sea la razón que sea, el responsable civil será el CCS, el Consorcio de Compensación de Seguros, como garante último. Es un requisito legal que la Demanda contenga la cantidad demandada, es decir, la cuantía que el demandante reclama por vía judicial al demandado. La cuantía debe fijarse en función de la valoración pericial de los daños sufridos, ya sean materiales o personales. Por tanto, la reforma del Código Penal supone que los Médicos Forenses, adscritos a los Juzgados de Instrucción, que venían haciendo la labor de peritos médicos dentro de los procedimientos judiciales por accidentes de tráfico ya no intervendrán y, por ello, el demandante deberá contratar los servicios de un perito médico para realizar dicha tarea. Esta es la principal diferencia con respecto a las reclamaciones anteriores a la entrada en vigor del nuevo Código Penal.

Como hemos dicho, la valoración de las lesiones la realiza un perito médico mediante el estudio de la documentación médica y la auscultación en persona del lesionado. El informe pericial que emite contiene la traducción a lenguaje jurídico de todo el proceso de curación o estabilización de sus lesiones conforme al Baremo Legal de Tráfico que corresponda. Cada concepto que recoja en el informe pericial tiene una equivalencia en euros y es lo que utiliza el abogado para fijar la cuantía de la Demanda.

Una vez presentada la Demanda, el Juzgado da traslado a la compañía para que conozcan de la reclamación judicial interpuesta contra ellos y les da un plazo de 20 días para responder lo que estimen oportuno en la Contestación a la Demanda. Aquí hay tres opciones: que se llegue a un acuerdo y se desista a continuar el procedimiento, que la compañía consigne una cantidad (allanamiento) por la que está de acuerdo y se continúe el procedimiento por el restante y, finalmente, que la compañía se niegue a todo. Las dos últimas opciones desembocan en la audiencia previa y en la Vista Oral del procedimiento, pues no ha habido acuerdo y ambas partes deberán discutir en juicio con los medios de prueba que estimen oportunos. Si el acuerdo llega antes, la demandante desistirá de continuar la reclamación y cobrará la cantidad que se haya acordado con la compañía aseguradora demandada.

En todo el procedimiento se requiere la intervención de un Abogado especialista en accidentes de tráfico. Y no solo en el trámite judicial, sino en todo el proceso de reclamación. El abogado especializado en la materia de tráfico conoce además de la Ley aplicable al caso, las herramientas y procedimientos a seguir para reclamar la máxima indemnización por los daños sufridos en el siniestro. Al contrario que los abogados de las compañías aseguradoras, los abogados externos especialistas en accidentes de tráfico comparten el interés de la víctima al hacer depender su minuta de la cuantía que finalmente cobre su cliente. Además, gracias a la Defensa Jurídica, el cliente recuperará la Minuta que ha abonado del abogado externo, con el límite de cobertura que establezca la Póliza de Seguro.