¿Cómo actuar en accidentes de tren?

¿Cómo actuar en accidentes de tren?

Si has tenido un accidente de tren y has resultado lesionado, tienes derecho a que te indemnicen por los perjuicios sufridos.

Pese a que el tren continúa siendo uno de los medios de transporte más seguros, es una realidad que pueden producirse accidentes por muchas causas con consecuencias lesivas para sus ocupantes.

España no se queda atrás, y todos recordamos el gravísimo accidente de un tren ALVIA en Galicia en 2013 que dejó 80 muertos y más de 140 heridos, o el de O Porriño en Galicia en 2016, que se saldó con 4 fallecidos y 40 heridos, o el último ocurrido en agosto del pasado año 2018 en Barcelona, en el que a causa de un descarrilamiento falleció una persona y 44 resultaron heridas.

En todos estos casos, las víctimas del siniestro pueden reclamar siempre los daños y perjuicios sufridos en el mismo, cuya cuantía dependerá del tipo de lesiones sufridas.

En cualquier caso, para que la reclamación recoja todos los conceptos a los que la víctima tiene derecho y la reclamación prospere con garantías, es muy importante contar con asesoramiento legal por LEGALCAR, dado que el perjudicado normalmente desconoce los trámites a realizar, a qué tiene derecho y cómo puede formalizar la reclamación.

Tipos de accidentes de tren

La causa más frecuente de los accidentes de tren es el error humano. Este puede deberse a muchas circunstancias (por ejemplo, el exceso de velocidad, o una distracción), que dan origen siempre a una investigación sobre los motivos que lo han producido, ya que en la mayoría de las ocasiones este tipo de siniestros producen víctimas.

Otras veces el accidente ferroviario se produce por el mal estado de las vías o infraestructuras, o, dicho de otro modo, su falta de mantenimiento. Y en otros casos ocurren por fallos en los sistemas mecánicos o eléctricos.

Y en muchísima menor medida, puede ocurrir un accidente de tren por causas meteorológicas (viento extremo, nieve, inundaciones) o por errores de comunicación o errores o problemas con la señalización ferroviaria.

¿Pueden reclamarse daños sufridos en accidentes de tren?

En un accidente de tren, los ocupantes del mismo son meros elementos pasivos que no intervienen en el desarrollo del siniestro. Por tanto, al igual que ocurre con los ocupantes de un vehículo, de un taxi, de un autobús o de una motocicleta, podrán reclamar siempre, independientemente de quien haya sido el responsable del siniestro.

No obstante, este tipo de siniestros siempre van acompañados de una exhaustiva investigación para determinar las causas que lo han provocado, y también depurar las responsabilidades que correspondan, pues dependiendo del modo de ocurrir y quien haya sido el culpable, habrá que reclamar las cuantías correspondientes.

En este sentido, será fundamental el Atestado que en su momento se levante por el accidente, que permitirá determinar responsabilidades y saber a quién hay que dirigir la reclamación por los daños sufridos.

En muchas ocasiones, se van a aperturar Diligencias Penales en el Juzgado correspondiente al partido judicial donde han ocurrido los hechos, y es necesario que cada víctima se persone en el procedimiento con LEGALCAR y procurador como perjudicado.

Es importante tener en cuenta que, al ser ocupante, la víctima puede percibir dos tipos de pagos: una con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), que le cubre por el solo hecho de haber adquirido el billete de tren, y otra con cargo al Seguro de Responsabilidad Civil, que tendrá que abonar la aseguradora del responsable. Ambas  no son excluyentes.

¿Cómo puedo reclamar?

En LEGALCAR hemos tramitado en varias ocasiones reclamaciones por accidentes de tren y siempre recomendamos que, como en cualquier otro tipo de siniestro, la víctima necesita asesoramiento legal porque desconoce el procedimiento de reclamación, lo que puede reclamar y cómo hacerlo.

Bajo la dirección de LEGALCAR, el perjudicado tiene en todo momento las pautas a seguir en el proceso, los pasos que tiene que dar y los documentos que le van a hacer falta para demostrar la entidad de los daños sufridos en el accidente.

Este asesoramiento incluye también la labor de investigación por parte de LEGALCAR para determinar las responsabilidades en el siniestro y, por tanto, saber a quién dirigirse para reclamar.

A esto se le une el hecho de que el ocupante de un tren puede percibir, como hemos dicho, dos cuantías diferentes que hay que reclamar.

Una de ellas, con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros, que sólo indemniza por los daños corporales, no los materiales. En este caso, se calcula en función de la lesión sufrida atendiendo a un Baremo específico que recoge 14 categorías, y se paga una cantidad total en función de esa categoría en la que esté incluida la lesión padecida por la víctima.

La otra, con cargo al Seguro de Responsabilidad Civil, será abonada por la aseguradora que corresponda en cada caso concreto, y va a incluir tanto los daños personales como los materiales, siempre que estén bien acreditados con la documentación correspondiente, y calculados conforme a lo dispuesto en el Baremo de Tráfico.

Los daños personales incluyen el tiempo de curación del lesionado a contar desde la fecha del siniestro hasta recibir el alta médica (perjuicio personal básico y perjuicio personal particular), las secuelas funcionales o estéticas que le hayan podido quedar, y otros conceptos recogidos en el Baremo como cualquier incapacidad derivada de esas lesiones, operaciones médicas, o perjuicio moral por pérdida de calidad de vida.

En cuanto a los daños materiales, se refieren a objetos o elementos dañados en el accidente que han sufrido deterioro o pérdida, como equipajes, teléfonos móviles, ordenadores, gafas de o ver, y otros. Para reclamar por estos conceptos es necesario tener muy bien acreditados los daños.

Asimismo, puede reclamarse el denominado perjuicio patrimonial, dividido en lucro cesante y daño emergente, referido a cualquier pérdida económica sufrida a consecuencia del accidente, y a los gastos derivados del mismo, como son los de rehabilitación, pruebas diagnósticas, farmacia, desplazamientos, y otros.

En el caso de víctimas fallecidas en el siniestro de este tipo, serán sus beneficiarios, según lo dispuesto en el Baremo de Tráfico para estos casos, quienes podrán reclamar.