Accidentes en carreteras secundarias

Accidentes en carreteras secundarias

En el verano aumenta la cantidad de accidentes en carreteras secundarias por la masificación en vías interurbanas y los largos desplazamientos vacacionales. Las carreteras convencionales suelen ser la opción más normal para ir de vacaciones a nuestro destino, por lo que nos encontraremos una gran cantidad de tráfico en nuestros trayectos.

Además, las carreteras secundarias son también elegidas para viajes cortos durante las vacaciones: para ir a parques temáticos, parajes naturales, fiestas y verbenas de pueblo o centros comerciales. Durante los viajes cortos los causantes de accidentes más comunes son una distracción para mirar el móvil, una ingesta excesiva de alcohol o ignorar las recomendaciones en cuanto a los sistemas de retención como sillas infantiles o el cinturón de seguridad. Durante los viajes largos, el cansancio acumulado o la monotonía del trayecto son las causantes de siniestros en carreteras secundarias. De los 223 fallecidos en las carreteras españolas durante el verano de 2014, el 74% lo hizo tras un accidente en una carretera secundaria.

El periodo estival deja su huella en la carretera por la gran cantidad de desplazamientos que se realizan diariamente. El verano de 2014 hubo circulando 1’265 millones de vehículos de media cada día. También aumentó el número de accidentes con víctimas múltiples ya que muchos aprovechan el verano para ir de vacaciones en grupo. De los 144 fallecidos en coches y furgonetas, 39 no llevaban puesto el cinturón, lo que habla muy mal de la concienciación de los conductores españoles acerca de los sistemas de retención de seguridad. Se calcula que si todos estos accidentados hubiesen estado usando el cinturón de seguridad la cifra de muertes se hubiese reducido a la mitad.

El descenso de venta de los coches también se ve íntimamente ligado con la siniestralidad en nuestras carreteras. El descenso en el poder adquisitivo de los españoles ha propiciado que la media de edad de los coches aumente en 3’7 años desde 2007. De este modo, la edad media de los turismos involucrados en accidentes con víctimas mortales era de 11 años, mientras que el de las furgonetas era de 13. Conviene recordar que el riesgo de fallecer en un accidente si nuestro vehículo tiene entre 10 y 14 años es un 60% mayor que si éste fuese nuevo. Si hablamos de coches de más de 15 años, la probabilidad se dispara hasta el 120%.

En vacaciones, además, cambiamos nuestras rutinas de comportamiento. Si bien durante el resto de los meses usamos el coche para ir al trabajo, y luego por la noche o los fines de semana para realizar alguna actividad de ocio; en verano aparcamos esos recorridos cortos para hacer otros más largos pero menos frecuentes. A veces incluso dejamos de mover el coche durante unos días, ya sea porque no necesitamos movernos de casa o porque nos hemos desplazado a pasar las vacaciones en otra ciudad. También realizamos desplazamientos cortos, pero son mucho más distribuidos a lo largo del día y normalmente se realizan a centros de ocio.

Otro de los peligros actuales de la conducción se encuentra en el teléfono móvil. Los smartphones pueden ser la causa de una distracción que nos cueste un accidente de tráfico. Para luchar contra esto ya existen aplicaciones que bloquean la pantalla y las notificaciones del teléfono, y contestan automáticamente a la persona nos llame dejando un mensaje para que sepa que estamos conduciendo y que nos pondremos en contacto con ella cuando lleguemos al destino.

Desde Legalcar Abogados queremos recordarte que para actuar correctamente en caso de accidente debemos seguir la regla PAS: Proteger, Avisar y Socorrer.

  1. Proteger: Si queremos ayudar en caso de accidente debemos detener correctamente nuestro vehículo en un lugar en el que no estorbe, y dejándolo debidamente señalizado. Acto seguido nos pondremos el chaleco reflectante y aseguraremos el vehículo siniestrado quitando las llaves del contacto, echando el freno de mano y señalizando el siniestro con los triángulos de seguridad. Si el vehículo arde o transportaba mercancías peligrosas, lo mejor es que nos mantengamos alejados y llamemos a los servicios de emergencia rápidamente.
  2. Avisar: En cuanto avistemos el siniestro debemos llamar a los servicios de emergencia para solicitar su ayuda, dando todos los datos posibles para facilitar las tareas de rescate.
  3. Socorrer: Salvo peligro inminente no debemos quitar el caso a un motociclista herido o mover  a un accidentado. Tampoco debemos darle a los heridos agua, comida o medicamentos. Si tenemos conocimientos de primeros auxilios éste es el momento correcto para llevarlos a la práctica.

LEGALCAR ABOGADOS

LegalCar Abogados es un despacho independiente y especializado en reclamar indemnizaciones por accidentes de tráfico. Disponemos de un equipo de más de 50 profesionales y especialistas para hacernos cargo de tu caso. Te ofrecemos lo mejor en servicios legales, médicos y laborales para asegurarnos de ganar tu caso recibiendo una indemnización justa.

LegalCar cuenta con oficinas centrales en Madrid, Sevilla y Valladolid, y pendiente de próximas aperturas; aunque nuestro modelo de negocio on-line nos permite actuar y atender casos en toda España. Somos uno de los mayores despachos especializados del país, con más de 20 años de experiencia y un 95% de casos ganados.

Consulta a nuestros abogados para accidentes de tráfico gratis.