900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Resulta muy habitual sufrir un accidente en un local comercial o de ocio, un restaurante o una cafetería, incluso un gimnasio, un parking o una tienda. En muchas ocasiones el accidente se produce por resbalones o caídas, principalmente por manchas en el suelo, líquidos derramados, elementos mal colocados, etc.

En estos supuestos, todos esos centros tienen concertados seguros de responsabilidad civil, que cubren los daños provocados por ese tipo de accidentes, siempre y cuando no hayan sido por culpa exclusiva del propio lesionado. Para ello, es fundamental construir la prueba desde el principio, de forma que podamos acreditar sin ninguna duda la dinámica del accidente.

Lo primero que debe hacerse si se sufre un accidente de este tipo es llamar a los servicios de emergencia para que hagan una asistencia médica in situ, y si es necesario llamar también a la policía para que levante un Atestado. Suele ser bastante común que haya testigos (son sitios concurridos), por lo que es fundamental contar con teléfonos y datos de los mismos de cara a una posible reclamación.

Otra gestión inicial básica es tomar fotografías del lugar exacto del accidente, y la causa que originó el mismo. Ello es porque es práctica habitual que cuando se produce un siniestro de este tipo, una vez se alerta a los responsables del centro comercial, estos proceden de inmediato a borrar cualquier vestigio o huella de lo que haya provocado el accidente, por lo que es conveniente contar con fotografías del mismo momento.

También es importante poner, si las condiciones físicas nos lo permiten, ese mismo día, una reclamación en el mismo centro comercial (servicio de atención al cliente), especificando lugar exacto, día y hora, causa del mismo, y datos de los testigos presenciales. El establecimiento se quedará con el original y nos darán una copia que debemos conservar para la futura reclamación. En caso de no poder hacerlo en el momento por haber sido evacuados por los servicios de emergencia, debemos acudir a poner la reclamación lo antes posible, y si no nos es posible por las lesiones, que lo haga un familiar en nuestro nombre adjuntando a la reclamación el parte de urgencias del hospital donde hayamos sido atendidos.

La reclamación de indemnizaciones por accidentes de este tipo deben ponerse lo antes posible en manos de abogados especialistas, que serán los que orienten al lesionado sobre los pasos a dar. Principalmente porque la cuantía de la indemnización va a depender de la documentación médica que tengamos, el tratamiento médico que hagamos y las secuelas que nos queden tras el mismo.

La entidad de las lesiones sufridas deben documentarse desde el inicio para que luego podamos reclamarlas, ya que si, por ejemplo, sufrimos una tendinitis en el hombro, pero no aparece en los informes iniciales y hasta 15 días después no lo decimos al médico, la compañía de seguros va a negar siempre la relación causal entre el accidente y esa lesión. Por eso insistimos que debe acudirse a urgencias las veces que hagan falta, y explicar de manera pormenorizada todas y cada una de las lesiones que tenemos.

Posteriormente será necesario hacer tratamiento rehabilitador y cuantas pruebas médicas necesitemos para acreditar nuestras lesiones. El abogado especialista en este tipo de siniestros dirigirá al lesionado explicándole los pasos a dar para documentar las lesiones y luego poder reclamarlas.

La indemnización va a comprender los días de impedimento (con o sin baja laboral, ya que si no estábamos trabajando, pero por ejemplo nos han escayolado el brazo, todo ese periodo debe ser considerado impeditivo), los días de curación (el periodo que comprende los días que hemos tardado en curarnos, bien haciendo tratamiento rehabilitador, pruebas médicas y otros) y por último las secuelas que nos queden después de finalizarlo. Las secuelas se pueden puntuar a la baja o al alza, para ello deberá ponderarse el tiempo total de tratamiento del lesionado y la gravedad de la secuela (si es leve, moderada o grave). Las aseguradoras siempre van a tirar a puntuar a la baja, e incluso obviar alguna secuela, de ahí que resulte fundamental consultar a un abogado especializado, pues se ocupará, además de dirigir al lesionado, de negociar con la aseguradora del centro comercial, para que no quede ningún concepto por reclamar.

Asimismo, deberá reclamarse cualquier objeto que se nos haya dañado en el accidente, por ejemplo gafas, o móviles. Para ello deberá aportarse factura de compra o presupuesto de arreglo del objeto, y será el abogado especialista quien se ocupe de reclamarlo a la compañía.

En cualquier caso, siempre recomendamos acudir a un especialista, pues podemos encontrarnos con que el centro comercial niegue la responsabilidad, con que nieguen las lesiones o con que quieran pagar lo mínimo. No se debe poner el caso en manos de la propia aseguradora del centro comercial, sino reclamarlo con abogados independientes, que serán los que negocien de igual a igual con la contraria para reclamar la mejor indemnización para la víctima.

LEGALCAR ABOGADOS

LEGALCAR ABOGADOS defiende con éxito y desde hace casi 20 años a las víctimas de accidentes sufridos en centros comerciales, contando con una dilatada experiencia y un altísimo porcentaje de éxito en las mismas. Y si la víctima cuenta con seguro de hogar, es muy probable que la defensa jurídica le cubra la elección del abogado que designe para que le lleve la reclamación de tu accidente.

Consulta a nuestros abogados para accidentes de tráfico totalmente gratis.