Accidentes en transporte público: reclamación e indemnización

Accidentes en transporte público: reclamación e indemnización

Los accidentes en transporte público son más comunes de lo que podemos pensar, pero no todo el mundo conoce los derechos que le asisten en estos casos y si pueden o no reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Dentro del transporte público los siniestros más habituales son a bordo de un autobús urbano o interurbano e transporte de viajeros. Otros supuestos son los accidentes viajando en tren, o en el metro. Los taxis se consideran también vehículos de transporte público de viajeros.

Conocer los accidentes en transporte público que son susceptibles de reclamación e indemnización es importante para saber qué derechos tenemos en estos supuestos concretos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ACCIDENTES CON VEHÍCULOS PÚBLICOS

Lo primero que debemos tener en cuenta es que en un accidente viajando como pasajeros en un vehículo de transporte público, si sufrimos daños siempre tendremos derecho a reclamar una indemnización si sufrimos daños personales y/o materiales. Tenemos en estos casos la consideración de ocupantes, y el ocupante cobra indemnización siempre.

No obstante lo anterior, hay que tener en cuenta que un accidente como pasajero de un vehículo de transporte público puede suceder de muchas maneras. Lo más común son caídas provocadas por frenazos, acelerones, o volantazos, sobre todo si se trata de un accidente de autobús, si bien pueden tratarse de siniestros de gravedad donde normalmente hay más de una víctima (salidas de la vía, colisiones, vuelcos, etcétera).

Otra característica de los accidentes con vehículos públicos es que los ocupantes pueden percibir la indemnización que les corresponda por responsabilidad civil bien de la aseguradora del vehículo en el que viajan, o bien del contrario que haya intervenido en el siniestro, dependiendo de quién ha tenido la culpa en el accidente.

Así, si viajo en un autobús cuyo conductor ha provocado el accidente por conducir, por ejemplo, de manera negligente (velocidad inadecuada o un frenazo brusco es bastante habitual), los ocupantes lesionados serán indemnizados por la aseguradora del autobús.

Pero si el conductor del autobús ha frenado para evitar un mal mayor porque se ha cruzado en su trayectoria de manera imprevista un tercero, la responsabilidad es del conductor de ese otro vehículo, y por tanto será su compañía de seguros quien tenga que hacerse cargo de la indemnización.

¿CÓMO FUNCIONAN SUS SEGUROS?

 

Solo por el mero hecho de adquirir un billete para viajar en cualquier medio de transporte público de pasajeros, estamos cubiertos por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), que nos cubre los daños personales en caso de accidente, ya que cualquier desplazamiento implica un riesgo, aunque el conductor no haya sido culpable del accidente.

El SOV nos cubre por tanto por las lesiones que hayamos sufrido durante el desplazamiento en ese medio de transporte, a la entrada o salida del mismo o incluso en algunos casos en el momento de facturar o entregar nuestro equipaje. Igualmente nos va a cubrir la asistencia sanitaria que necesitemos en caso de resultar lesionados. Pero no cubre daños materiales, que se reclamarían de otra manera.

La cobertura de SOV ampara a los ocupantes o pasajeros de medios de transporte colectivo, cuando circulen por el territorio nacional (incluyendo el transporte marítimo), así como a los medios de transporte de más de 9 plazas, incluido el teleférico.

Para reclamar la indemnización que nos corresponda por el SOV deberemos estar en posesión del billete de transporte que hayamos utilizado el día que sufrimos el accidente.

Esta indemnización es independiente de la que pueda corresponder a la víctima por responsabilidad civil, como ahora vamos a ver.

RECLAMAR UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

 

Muchos ocupantes de un medio de transporte público desconocen que la indemnización que puedan percibir por el Seguro Obligatorio de Viajeros no es incompatible con las que en su caso se pudieran reclamar a través del Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria, siempre que haya habido una negligencia o culpa o bien del conductor o bien de un tercero en la producción del accidente.

Así, si del accidente es responsable el conductor o un tercero, hay derecho a reclamar indemnización tanto por el SOV como por RC (Responsabilidad Civil).

Lo que es fundamental en estos casos es que nunca debemos bajar del autobús sin poner en conocimiento del conductor que hemos resultado lesionados, ya que de lo contrario no podremos reclamar indemnización de ningún tipo, y conservar el billete o título de transporte utilizado ese día.

Para poder reclamar por un accidente en el transporte deberemos demostrar la relación causal entre el mismo y los daños personales sufridos, para lo cual es muy importante que llamemos de inmediato a la Policía o la Guardia Civil para que levanten el Atestado correspondiente que recoja no solo la dinámica del siniestro, sino que ha habido lesionados. Igualmente si hay testigos (otros pasajeros, por ejemplo), es importante coger sus datos por si hacen falta para dar su versión del accidente en caso de que la aseguradora responsable no quiera reconocer la culpa.

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTES EN TRANSPORTE PUBLICO

 

La indemnización por el accidente en transporte público va a depender de las lesiones sufridas en el mismo, ya que cuanto mayores sean los daños personales mayor será la indemnización.

Dentro de la indemnización se reclamarán los días que hayamos tardado en curarnos de las lesiones, divididos en los que hayamos estado de baja laboral o impedidos para realizar nuestras tareas básicas de la vida diaria (perjuicio personal particular), y los que aunque ya no estemos incapacitados, hayamos estado tratándonos para curar las lesiones, normalmente realizando tratamiento rehabilitador, además de pruebas diagnósticas como resonancias o ecografías, etcétera (perjuicio personal básico).

Si después del alta médica por el traumatólogo nos han quedado secuelas, siempre que estén acreditadas en los informes correspondientes, deberemos ser indemnizados por las mismas, de conformidad con las Tablas recogidas en el Baremo de Tráfico 2016. Asimismo, cualquier incapacidad sobrevenida a raíz del accidente, sea parcial, total o absoluta, que igualmente esté acreditada en los informes médicos, también debe reclamarse como indemnización, así como las operaciones a las que nos hayan sometido.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita