La alcoholemia como delito

La alcoholemia como delito

¿Sabías qué puedes ir a prisión por dar positivo en una alcoholemia? Dar positivo en un control de alcoholemia puede ser un delito. Muchas personas se toman a la ligera el conducir bajo los efectos del alcohol, sin embargo, además de poner en riesgo su vida y la de los demás, puede exponerse a ir a la cárcel por un acto perfectamente evitable.

En este artículo, LegalCar explicara cuando la alcoholemia pasa de ser una sanción administrativa a un delito. Si has dado positivo en una alcoholemia, no pretendemos juzgarte, te ayudamos a que sepas lo que debes hacer ahora.

LOS CONTROLES DE ALCOHOLEMIA

Es pertinente comenzar con los controles de alcoholemia, lo primero que debes saber es que si una autoridad te solicita el realizarte la prueba no puedes oponerte, porque es un delito y acarrea una pena de prisión de 6 meses a 1 año.

Medir la tasa de alcoholemia se puede hacer mediante dos métodos: aire espirado o alcohol en sangre. En los controles de tráfico se utiliza el alcoholímetro que mide el aire porque es mucho más sencillo, el otro método requiere un análisis de laboratorio.

¿Cómo funciona un alcoholímetro?  Generalmente se hace mediante un sensor infrarrojo que logra identificar la cantidad de etanol en el aire, realizando una correlación entre el nivel de etanol vaporizado y el alcohol en sangre, por lo que 0,3 gr/l de sangre se traduce a 0,15 mg/l en aire.

Si nunca has pasado por un control de alcoholemia debes saber que el Policía o Guardia Civil, tiene el deber de explicarte el procedimiento y las consecuencias en caso de oponerte a realizarlo. El alcoholímetro deberá tener una boquilla esterilizada, así que no te preocupes; una vez te sea entregado deberás realizar un soplido largo hasta que el aparato haga un sonido que indique que la prueba ha terminado.

¿Qué pasa si das positivo? Puede ocurrir que des positivo pero por debajo de la tasa permitida para tu categoría, por lo que el encargado de realizarte la alcoholemia podría requerir realizarte una segunda prueba, pasado los 15 minutos, para comprobar que la tasa no haya aumentado.

En caso de que la tasa supere lo permitido, se le impondrá una sanción administrativa  y se requerirá otro conductor que esté pode debajo de la tasa requerida o por el contrario el vehículo deberá ser retenido.

PENAS POR ALCOHOLEMIA

Existe una delgada línea que separa a la alcoholemia de ser una sanción administrativa a ser un delito. Cuando se supera la tasa entre los 0,25 mg/l a 0,50 mg/l en conductores generales, el conductor debe pagar una multa de 500 euros y perderá cuatro puntos en el carnet de conducir.

Si se supera por encima de 0,50 mg/l la multa se duplicará por lo que el conductor deberá pagar 1.000 euros y  se le retiraran seis puntos. Pero, cuando la tasa de alcohol supere los 0,60 mg/l  se comienza a hablar de un delito que se encuentra contemplado dentro del código penal, por lo que el conductor deberá acudir a un juicio y el juez determinará su sanción.

Las penas por alcoholemia pueden ser: de tres a seis meses en prisión, el pago de una  multa de seis a doce meses  o trabajo comunitario de 30 a 90 días, en caso de un accidente de tráfico o algunos otros delitos, las penas pueden aumentar, igualmente en el caso de que la persona tenga antecedentes penales. Además la persona culpable pierde el derecho a conducir por uno a cuatro años.

¿CUÁL ES TU DEFENSA?

Cuando la alcoholemia pasa de ser sanción administrativa a un delito, se realiza dentro de las horas siguientes un Juicio Rápido por alcoholemia, por lo que el conductor tiene derecho a llamar a LegalCar para que lo represente, en caso de no disponer de uno se le pondrá uno de oficio.

En un juicio por alcoholemia, si se aceptan los cargos el conductor disfrutará de la rebaja de un tercio de la pena,  si el conductor no estuviera de acuerdo con los cargos y decide no declararse culpable, el juicio pasa a ser una vista o un juicio ordinario en un juzgado penal, por lo que el conductor pierde el beneficio de la rebaja de pena.

Algunos conductores pueden decir que el alcoholímetro no se encontraba en buen estado, por lo que se tendría que probar en el juicio ordinario, sin embargo, esto es cada vez más complicado, pero, se puede solicitar el certificado de homologación del alcoholímetro, comprobando que dichos datos correspondan al equipo utilizado en la persona.

En caso de tener un accidente de tráfico, tu compañía se encargará de indemnizar por daños patrimoniales y lesiones a los perjudicados, sin embargo, es muy probable que luego la compañía te solicite la cantidad que ha tenido que pagar a los lesionados.

LEGALCAR

Recordamos que conducir tras haber ingerido bebidas alcohólicas es una práctica muy peligrosa, aunque muchos conductores intenten evadir los controles de alcoholemia, el peligro de sufrir un accidente sigue estando presente. No expongas tu vida, ni la de los demás, conduce con precaución.

900901450 – Teléfono gratuito