Artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor

Artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor

¿Sabes, en caso de sufrir un accidente, en qué te afecta el artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor? Conoce lo que nos indica en caso de tener daños materiales y/o personales en el siniestro.

Seguramente a estas alturas casi todo el mundo sabe que cuando se sufre un accidente de circulación sin ser culpable exclusivo, puede reclamarse una cuantía monetaria al responsable por los daños y perjuicios sufridos.

Sin embargo, el contenido de la Ley que ampara a la víctima en un siniestro, es bastante desconocido por los perjudicados. Como es natural, ninguno pensamos que podemos tener un accidente, y, sin embargo, raro es el caso de quien no conoce a nadie que haya tenido algún tipo de percance relacionado con el ámbito de la circulación y la seguridad vial.

En LEGALCAR consideramos de gran importancia conocer el alcance del artículo 1 de la LRCSCVM como punto de partida para que cualquier víctima de un accidente conozca las pautas básicas recogidas en el mismo.

 

¿De qué se ocupa el artículo 1 de la LSRCSCVM?

La Ley 35/2015 de 22 de septiembre alumbró el nuevo Baremo de Tráfico, que entró en vigor el 1 de enero de 2016, y que determina el sistema para valoración de las cantidades a percibir por las víctimas de accidentes de circulación, modificando sustancialmente el Sistema anterior, incluido en la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos de Motor (LSRCSCVM).

En esta última, el artículo 1 trata- y así se titula- de la “responsabilidad civil”, y también ha sido objeto de modificación con la reforma mencionada, junto con otros artículos del mismo texto legal, como el 7, el 13 y el 14.

El artículo 1 está dividido en 6 apartados, referidos a las causas de exoneración de la responsabilidad civil en la circulación, la desaparición de la concurrencia de culpas que se sustituye por la contribución de la víctima a la producción del daño, la referencia a daños a las personas y a los bienes, la cuantificación de los mismos y la consideración de las indemnizaciones en el ámbito fiscal y tributario.

Así, el artículo 1.1 recoge, en primer lugar, las causas de exoneración de la responsabilidad civil en el ámbito de la circulación, indicando que “el conductor de vehículos a motor es responsable, en virtud del riesgo creado por la conducción de estos, de los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación”.

 

La modificación de la concurrencia de culpas en el artículo 1 de la LSRCSCVM

Otra de las grandes novedades introducidas en este artículo 1, importante por la cantidad de siniestros donde interviene esta figura, es la desaparición de lo que antes llamábamos “concurrencia de culpas”, que viene a ser sustituido por la “contribución de la víctima en la producción del daño”

Así, indica que: ”cuando la víctima capaz de culpa civil sólo contribuya a la producción del daño se reducirán todas las indemnizaciones, incluidas las relativas a los gastos en que se haya incurrido en los supuestos de muerte, secuelas y lesiones temporales, en atención a la culpa concurrente hasta un máximo del setenta y cinco por ciento”.

De este modo la nueva redacción entiende que se da esa contribución cuando la víctima no utiliza el cinturón de seguridad, el casco u otros elementos protectores o por incumplir la normativa de seguridad agrava el daño.

Esto significa que para que queden exoneradas de responsabilidad es necesario que este menoscabo les prive de capacidad de culpa civil, o, dicho de otra manera, de controlar sus actos.

Se da una excepción a esta regla alguna de las personas mencionadas en dicho párrafo han contribuido dolosamente a la producción del daño.

Por último, las reglas anteriores se aplicarán también si la víctima incumple su deber de mitigar el daño, entendiendo por ello que no tengan una conducta adecuada para evitar la agravación del daño o abandonen sin justificación el proceso curativo (por ejemplo, dejando de acudir a rehabilitación).

 

Daños en las personas y en los bienes

El artículo 1.1 indica en el caso de daños en los bienes, que el conductor va a responder frente a terceros cuando resulte civilmente responsable de conformidad con lo dispuesto en los artículos 1.902 y siguientes del Código Civil, y en el 109 y siguientes del Código Penal, y según lo dispuesto en la propia LSRCSCVM.

Y en el caso de daños a las personas, solo queda exonerado de esta responsabilidad si prueba que los daños fueron debidos a la culpa exclusiva del perjudicado o a fuerza mayor extraña a la conducción o al funcionamiento del vehículo, y no se van a considerar casos de fuerza mayor los defectos del vehículo ni la rotura o fallo de alguna de sus piezas o mecanismos.

Por su parte, el artículo 1.3 indica para el propietario no conductor, que va a responder de los daños a personas y bienes provocados por el conductor cuando se encuentre vinculado a él por alguna de las relaciones recogidas en el 1.903 del Código Civil y 120.5 del Código Penal, cesando la responsabilidad cuando dicho propietario pueda probar que guardó toda la diligencia de un buen padre de familia para tratar de prevenir el daño.

También se indica que salvo que su vehículo hubiera sido sustraído, el propietario no conductor del mismo que no lo tenga asegurado va a responder junto al conductor de los daños que haya podido causar a personas y bienes.

 

Cuantificación de los daños y régimen de las compensaciones económicas

Por último, el artículo 1 de la LSRCSCVM alude, en sus tres últimos puntos, a otras cuestiones de interés:

  • La cuantificación de los daños y perjuicios sufridos por las víctimas a consecuencia de las lesiones sufridas en un accidente, que según el artículo 1.4 se va a realizar en conformidad con los lo establecido en el Título IV
  • El régimen de las compensaciones económicas de conformidad con el apartado anterior, que tendrán esa consideración como tales en la cuantía reconocida legalmente, a efectos de la Ley 35/2006
  • El último apartado del artículo 1 de la LSRCSCVM especifica que no se considerarán hechos de la circulación los que se deriven de la comisión de delitos dolosos contra personas o bienes utilizando un vehículo a motor.