Un clásico, alguien no asume su responsabilidad en el accidente

Un clásico, alguien no asume su responsabilidad en el accidente

Cuando tenemos un accidente de tráfico una de las acciones más importantes es determinar quién es el culpable del accidente, te contamos como se hace. Cuando recibimos a un nueva víctima de un accidente en el despacho, siempre les indicamos que en una reclamación derivada de un accidente de circulación en el que han sido las víctimas no culpables, la compañía de seguros responsable nos puede discutir la culpa, las lesiones, o las dos cosas juntas, para no pagar indemnización, o bien pagar pero lo menos posible.

Vamos a analizar el tema de la culpa o la responsabilidad, que puede condicionar en gran medida la reclamación de la indemnización a la que tengamos derecho.

¿COMO SE DETERMINA LA RESPONSABILIDAD EN UN ACCIDENTE DE TRÁFICO?

Cuando sufrimos un accidente de tráfico, los momentos inmediatamente posteriores al mismo son cruciales para dejar bien atado el tema de la responsabilidad.

Cuando hablamos de culpa o responsabilidad, nos referimos a la dinámica del accidente y a quien ha sido el responsable del mismo.

Para determinar la responsabilidad es necesario contar con pruebas que acrediten de manera clara y precisa la dinámica del siniestro, para no tener problemas para reclamar después.

Uno de los elementos probatorios más importantes es el parte amistoso. Rellenar el parte amistoso debe hacerse in situ, antes de abandonar el lugar del accidente. Cada parte debe rellenar sus datos. Siempre recomendamos asegurarnos de que el parte se rellena correctamente, es decir, con el mayor número de datos posibles. Deben rellenarse las casillas correctas que se correspondan con la dinámica del accidente y si son varias, ponerlas todas.

También es importante rellenar el día, hora y lugar exacto del accidente, y marcar el SI de la casilla que indica si ha habido víctimas “incluso leves”, esto es porque en muchas ocasiones no sentimos dolores aparentes en caliente, porque los mismos surgen entre las siguientes 24-72 horas, por tanto ante la más mínima molestia debe indicarse en la casilla correspondiente.

Además el croquis del accidente debe estar bien dibujado y con todos los elementos que puedan haber intervenido en el accidente.

Otro elemento importante para determinar la responsabilidad son los testigos presenciales. En cualquier accidente, pero especialmente en atropellos, accidentes como ocupante de un medio de transporte público, o en una caída en un establecimiento comercial, resultan indispensables para ratificar nuestra versión del siniestro. Si en estas reclamaciones no se alcanza un acuerdo amistoso, la declaración de los testigos en juicio será fundamental.

El otro elemento probatorio fundamental para determinar la responsabilidad en un accidente de tráfico, es el Atestado o Parte de la Policía. En algunas ocasiones los agentes de la autoridad acudirán al lugar del siniestro porque les haya llamado cualquier persona que lo haya presenciado. Pero en otras ocasiones será necesario que les llamemos nosotros mismos.

¿QUÉ DEBEMOS HACER SI EL CONTRARIO NO ASUME LA CULPA?

Resultan más comunes de lo que pensamos los casos en los que tras un accidente de tráfico el contrario no asume la culpa y niega su responsabilidad.

En estos supuestos lo que debemos hacer es, siempre, llamar a la Policía o Guardia Civil y no dejar que el contrario abandone el lugar del accidente. En ocasiones el responsable del accidente se quiere ir por prisas, por miedo a que podría pasarle, o porque sencillamente niega el modo de ocurrir el accidente, negándose en algunas ocasiones a facilitarnos hasta los datos de su seguro.

Conviene en esos casos siempre sacar fotos del lugar y los coches implicados, así como de la matrícula del contrario.

Si el responsable del accidente abandona el lugar de los hechos y no nos ha firmado el parte amistoso, no tenemos testigos y no han llegado los agentes de la autoridad, podemos tener serios problemas para que la compañía responsable del mismo nos crea, y por supuesto para que nos indemnice.

Se han dado casos incluso en los que la aseguradora del responsable del accidente se niega a pagar porque su asegurado les dice que no ha estado en ese lugar el día del siniestro, o no ha tenido ningún accidente. Si sus daños materiales no han sido cuantiosos incluso ni siquiera da parte a su compañía, de tal manera que su aseguradora no tiene constancia de haber tenido ningún accidente ese día y por tanto nos negarán la indemnización que nos pueda corresponder.

De ahí la importancia de avisar a los agentes de la autoridad para que levanten un atestado y de esa manera podamos acreditar la existencia del accidente y el modo de ocurrir, y probar a si la responsabilidad del contrario.

EL PAPEL DE LOS ATESTADOS DE TRAFICO E INFORMES MÉDICOS

Ya hemos visto la necesidad de contar con elementos de prueba que acrediten la culpa.

El Atestado se convierte en el elemento probatorio más importante para acreditar la culpa a falta de parte amistoso, que por otro lado puede interpretarse de varias maneras. Pero un Atestado, Informe Arena, o Parte de Accidente, resultan mucho más precisos porque los agentes de la autoridad van a realizarlo in situ, no solo tomando declaración a las personas implicadas, sino también analizando el lugar del siniestro, los daños materiales de los vehículos implicados, las huellas en el asfalto de frenadas, o cualquier resto que haya quedado en la calzada. Existen unidades especializadas de investigación de accidentes que para casos de gravedad se desplazan para hacer unos atestados mucho más completos y exhaustivos según haya sido el siniestro.

En cuanto al papel de los informes médicos, resultan fundamentales para acreditar que han existido daños personales en el accidente.  Tiene que haber una relación causal entre el siniestro y las lesiones, de ahí la importancia de acudir de inmediato a urgencias a un centro médico u Hospital, para que nos hagan un chequeo completo especificando las lesiones sufridas, para que luego podamos reclamarlas como derivadas del accidente, y en cualquier caso, siempre hay que acudir en un plazo máximo de 72 horas desde el mismo, ya que de lo contrario, aunque vayamos después, la aseguradora responsable nos va a negar ese nexo causal y luego no podremos reclamar indemnización por esos daños personales sufridos.

 

900901450 – Teléfono gratuito