900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

En los últimos años se han multiplicado los casos de atropellos, tratándose de un tipo de accidente que suele tener consecuencias graves para el peatón, ya que recibe directamente el impacto en su propio cuerpo, con lo que las lesiones siempre suelen ser de mayor entidad. Los atropellos a mujeres suelen ser habituales, habiendo casos especialmente delicados donde la mujer va acompañada de niños que pueden también resultar atropellados.

Debemos tener claro los pasos a dar en caso de sufrir un atropello, que puede darse tanto en vías urbanas como en núcleos rurales, y que puede generar responsabilidades para el conductor incluso si el peatón no cruza por lugar especialmente habilitado, por lo que siempre es conveniente consultar el caso con un abogado especialista en atropellos.

¿QUÉ HACER EN UN ATROPELLO?

Lo primero que debemos hacer si sufrimos un atropello, es no movernos y avisar de inmediato a los agentes de la autoridad y a los servicios de emergencias para que acudan al lugar del siniestro lo antes posible.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones las lesiones sufridas van a provocar que los servicios de emergencias nos trasladen de inmediato al hospital más cercano, y que ello impida que podamos explicar cómo ha ocurrido el accidente. Esta circunstancia es aprovechada en ocasiones por los conductores para tratar de eximirse de responsabilidad dando una versión distinta de la dinámica del siniestro. De ahí que si esto nos ocurre debemos acudir lo antes posible a declarar a comisaría para dar nuestra versión de los hechos.

Los atropellos pueden ser controvertidos por el modo de ocurrencia, pues pueden darse multitud de factores que influyan de una u otra forma en la dinámica del siniestro. Como en cualquier otro accidente, la aseguradora responsable puede discutirnos quién ha tenido la culpa, pueden discutir la entidad de las lesiones sufridas, o pueden discutir ambas cosas.

¿CÓMO DEBEMOS DE ACTUAR?

Si somos testigos de un atropello lo primero que debemos hacer es aplicar el protocolo PAS (proteger, avisar y socorrer). Tu acción puede ser crucial para salvar la vida del lesionado. Es importante facilitarle a la víctima tus datos en caso de que necesite tu declaración como testigo. Si eres la víctima del accidente, debes acudir a urgencias, incluso si crees que no tienes lesiones, pues los dolores suelen aparecer en las horas siguientes, eso sí, no puedes esperar más de 72 horas, pues perderías el derecho a indemnización.

Para reclamar una indemnización por un atropello lo primero que debemos hacer es contactar con LegalCar en este tipo de accidentes. No debemos esperar, porque los primeros días posteriores al mismo son fundamentales para perfilar cómo va a ser la reclamación, si hay algún problema derivado de la responsabilidad y que el abogado nos dé las pautas para poder probar la dinámica del accidente.

Si la aseguradora del conductor responsable nos discute la culpabilidad deberemos recopilar las pruebas necesarias para acreditarla: el atestado elaborado por los agentes de la autoridad es la prueba más fiable, y los testigos del atropello podrán también ayudar a determinar la culpa en caso de que haya que ir a juicio.

Por otro lado deberemos acreditar las lesiones que hayamos sufrido por las que podremos reclamar la indemnización que nos corresponda. Cuanta más documentación médica tengamos mejor. Es fundamental acudir a urgencias antes de que pasen 72 horas desde el accidente y asegurarnos de que el informe que nos den esté lo más completo posible y recoja todas las lesiones sufridas en el atropello. Si estamos de baja laboral tendremos que acreditarlo con los partes de baja y alta, y si a consecuencia del atropello quedamos incapacitados para realizar las tareas de nuestra vida diaria, deberemos acreditarlo con informes médicos que lo indiquen, igual que si a consecuencia de las lesiones debemos estar inmovilizados (por ejemplo por sufrir una fractura, algo muy habitual en este tipo de accidentes).

ACCIONES LEGALES

Inicialmente nuestro abogado tratará de llegar a un acuerdo extrajudicial con la compañía de seguros que tiene que indemnizar, aportando cuantos informes médicos tenga la víctima, así como la documentación que acredite las secuelas que le puedan quedar, pruebas médicas, justificantes y facturas de gastos o de cualquier objeto dañado en el atropello.

Lo habitual es que la aseguradora realice una oferta tirando a la baja, por lo que se inicia un periodo de negociación. Si por vía amistosa no es posible cerrar el acuerdo, la víctima se realizará un informe pericial de valoración de lesiones y se volverá a mandar un requerimiento a la compañía, que puede derivar en acuerdo. De no producirse, será necesario acudir a la vía judicial, interponiendo demanda contra la aseguradora reclamando la indemnización que corresponda por todos los conceptos a los que la víctima del atropello tenga derecho.

En ocasiones, se llega a un acuerdo por esta vía en el transcurso del procedimiento, y antes de llegar a juicio. LegalCar nos irá trasladando las diferentes fases de la reclamación, ya que la víctima siempre será quien tenga la última palabra.

CONSECUENCIAS PARA EL CONDUCTOR

Desde que en el verano de 2015 se despenalizaron los juicios de faltas, los accidentes de tráfico no se ventilan en sede penal mediante la oportuna denuncia contra el conductor del vehículo causante del atropello. Este sistema era más ágil y rápido, y sobre todo económico para las víctimas.

Ahora, quien quiere reclamar la indemnización que le corresponda por un atropello, deberá demandar en la vía jurisdiccional civil a la compañía de seguros del vehículo responsable. El conductor, en estos casos, no será condenado por su imprudencia.

Las excepciones se dan en accidentes consistentes en atropellos muy graves, que ocasionen, por ejemplo, el fallecimiento del peatón, en cuyo caso se van a incoar las correspondientes diligencias previas en el juzgado de Instrucción, porque puede tratarse de un delito si estamos ante un homicidio imprudente. Las circunstancias de cada caso van a determinar el modo de la reclamación, de ahí la importancia de que nos asesoremos lo antes posible antes de dar cualquier paso en nuestra reclamación.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita