Atropello de peatón en paso de cebra

Atropello de peatón en paso de cebra

En los atropellos en paso de cebra la culpa suele estar muy clara, por lo que la víctima tendrá derecho a una reclamación, pero ¿Qué pasa si estaba regulado por semáforo? ¿Culpa concurrida?

Los atropellos son uno de los accidentes de tráfico que revisten mayor gravedad. El peatón se encuentra siempre desasistido y normalmente el atropello suele ser imprevisto y violento, por lo que, al estar expuesto físicamente a recibir el impacto, los daños suelen ser graves y en ocasiones mortales.

Hay que tener en cuenta, además, que en un atropello pueden intervenir multitud de factores que de una u otra forma se van a tener en cuenta a la hora de valorar el siniestro en sí y determinar posibles responsabilidades. Salvo en los supuestos que resultan muy claros, en todos los casos en los que puede haber un atisbo de duda sobre una posible intervención del peatón en el resultado lesivo, las compañías de seguros aprovechan para negar culpa, o bien discutirla.

Por eso, es muy importante que el perjudicado contrate a LegalCar lo antes posible, a fin de que por un especialista se valore el caso en sí y las opciones para poder reclamar con garantías.

ATROPELLO DENTRO DEL PASO DE CEBRA

La mayoría de estos casos se producen por distracciones de los conductores, por circular con exceso de velocidad, o sin ir atentos a las circunstancias del tráfico. Distraerse con un teléfono móvil, manipular la radio del coche o incluso discutir con alguno de los ocupantes, pueden ser motivos suficientes para dejar de prestar atención a la conducción y provocar un atropello a un peatón.

Los casos en los que se suelen producir lesiones más graves se dan cuando el vehículo o motocicleta, por ejemplo, que atropella al peatón circula con exceso de velocidad. Esta velocidad impide o dificulta la capacidad de reacción del conductor, que no tiene tiempo de frenar para evitar el atropello.

Normalmente estos supuestos no ofrecen duda alguna sobre la culpabilidad, dado que el peatón cruza debidamente y por tanto la responsabilidad siempre va a ser del conductor. Suelen levantarse además Atestados en este tipo de accidentes, que constituyen el elemento probatorio fundamental para acreditar la culpa del conductor.

ATROPELLO FUERA DEL PASO DE CEBRA

Estos supuestos de atropello, sin embargo son bastante discutidos por las compañías de seguros. Se trata de casos en los que es el propio peatón quien no cruza debidamente, por ejemplo, cruza cerca del paso de cebra, pero fuera de él.

En estos supuestos ya sabemos que la aseguradora siempre va a discutir la culpa. Es muy importante, pues, determinar en estos supuestos si hay culpa exclusiva o, por el contrario, existe una concurrencia de culpas, esto es, cuando tanto el peatón como el conductor intervienen de alguna manera en la dinámica del accidente.

Un ejemplo de este caso sería un peatón que cruza fuera del paso de peatones, pero el vehículo que le atropella circula con exceso de velocidad, con lo que no le ha dado tiempo a reaccionar y evitar el atropello, lo que podría haber hecho si hubiera circulado a la velocidad adecuada.

En este tipo de siniestros deben hacerse dos cosas fundamentales: por un lado, llamar de inmediato a la Policía para que acuda al lugar del accidente y levante un Atestado, para asegurarnos así  de que se hace constar nuestra versión del siniestro, que normalmente será distinta a la facilitada por el conductor.

Y siempre que se pueda, localizar testigos que puedan ayudar con su testimonio a aclarar las circunstancias del accidente. En el ejemplo que hemos puesto, es obvio que el conductor va a negar que circulara con exceso de velocidad, y la declaración de testigos presenciales pueden servir para demostrar dicho extremo de cara a la futura reclamación.

Por último, siempre hay que consultar a LegalCar, puesto que ya contamos con que la aseguradora nos va a discutir la culpa y por tanto nos va a negar, de primeras, la indemnización. Es importante que LegalCar valore el caso y lo dirija para que la reclamación prospere.

SI NO HAY PASO DE CEBRA

Este quizá es uno de los casos más controvertidos, y en el que siempre vamos a contar con la negativa de la compañía de seguros a indemnizarnos. Sin embargo, la jurisprudencia viene valorando estos supuestos de otra manera atendiendo a las circunstancias en las que se haya producido el atropello.

En estos casos se va a tener en cuenta la forma en la que el peatón estaba cruzando, y si el conductor que le atropella pudo evitar el siniestro.

Pongamos un ejemplo: un peatón cruza por lugar indebido, pero el atropello se produce prácticamente cuando el peatón ya ha finalizado el recorrido cruzando. En estos supuestos, el Tribunal Supremo determinó que no existía concurrencia de culpas, sino culpa exclusiva del conductor, porque el mismo había tenido tiempo de sobra para darse cuenta de la presencia del peatón, y reaccionar a tiempo para evitar el atropello.

Por eso, para valorar este tipo de siniestros, es importante saber bien cuál ha sido la dinámica del atropello y contar con elementos de prueba, como el Atestado o las declaraciones de testigos.

También puede darse el caso de que sea necesario contar con un perito reconstructor de accidentes para ayudarnos a demostrar la culpa del conductor, pues en ocasiones a través del estudio de los vestigios del accidente, las huellas en la calzada, la fuerza del impacto que desplace o no varios metros al peatón, las malas condiciones meteorológicas, la poca visibilidad si es de noche, si el atropello se ha producido en una recta con mucha visibilidad, etcétera, son factores que influyen de una u otra forma en el desarrollo del accidente y que deben ser utilizados en el estudio del caso.