¿Puede ir una bicicleta por el carril bus?

¿Puede ir una bicicleta por el carril bus?

¿Sabes lo que sucede si tienes un accidente en un carril bus? ¿Sabes cuáles son las infracciones por circulas por este carril? Te explicamos todo en este artículo.

Es importante conocer a fondo quién y cuándo se puede circular por el carril bus, y, en cualquier caso, acudir lo antes posible a un abogado para accidentes que pueda asesorar a la víctima desde el primer momento para valorar si tiene derecho a reclamar una indemnización por los daños sufridos.

NORMATIVA SOBRE EL USO DEL CARRIL BUS

El carril bus es un carril delimitado en una vía, y su utilización está específicamente reservada para vehículo colectivos, es decir, que llevan pasajeros, en concreto, los autobuses públicos y taxis. Su regulación depende de la normativa de cada localidad, pero en términos generales, solo puede utilizarse por los autobuses públicos y los taxis, con la salvedad de las motocicletas, que, dependiendo de la ciudad, tienen autorización para circular por ellos, por ejemplo, en ciudades como Madrid o Valencia, donde está permitido, mientras que, en otras ciudades, como Barcelona, está prohibido.

El carril bus suele venir delimitado por una marca en la calzada longitudinal, incluyendo a veces las palabras “bus” o “taxi”, para indicar los vehículos que pueden circular por ellos, y en otras ocasiones se delimitan por medio de bolardos, que lo separan del resto de los carriles de la vía. También disponen de tramos donde existe una línea discontinua que permite utilizarlo, siempre cediendo el paso a los autobuses y los taxis, para casos específicos y siempre que no se trate de aparcar, adelantar o cambiar el sentido de la marcha.

En el caso de los ciclistas, hay que tener en cuenta que no pueden utilizar el carril bus, que se encuentra reservado para otros vehículos, salvo que específicamente exista alguna norma en las Ordenanzas Municipales de la localidad de que se trate que lo permita.  En caso de existir carril bus, el ciclista deberá circular por el carril contiguo al reservado.

LOS ACCIDENTES DE BICICLETA

El aumento en la utilización de la bicicleta como medio de desplazamiento, sobre todo en las grandes ciudades, ha disparado la siniestralidad con este medio de transporte que, pese a su potencial peligrosidad, ha crecido entre los usuarios por las ventajas que supone su utilización, al tratarse de un sistema rápido, no contaminante, y barato.

En muchas ocasiones, vemos en el tráfico diario cómo aún hoy, existe mucho desconocimiento, tanto entre los propios ciclistas como entre los conductores de otros medios de transporte, de las normas de convivencia básica que deben darse para una correcta circulación de todos ellos en el marco del respeto a las normas entre todos los usuarios de la vía.

Esto desemboca, en muchas ocasiones, en accidentes de tráfico donde los ciclistas suelen llevarse la peor parte, ya que, a todos los efectos, el accidente con una bicicleta se considera un atropello, y el ciclista se encuentra desprotegido y expuesto a recibir el impacto en el accidente en su propio cuerpo, lesionándose en muchas ocasiones de gravedad.  En estos casos la víctima tiene que asesorarse debidamente con un abogado para accidentes de bicicleta que valore su caso y le oriente sobre el proceso para reclamar una indemnización por los daños sufridos.

En términos generales y para evitar accidentes, las bicicletas deben circular adaptándose a las características de la vía por la que lo hagan. Así, en las ciudades deben utilizar el carril bici si lo tienen habilitado, y si no es así, deben circular pegados lo más posible a la derecha de la calzada y por el centro del carril, para evitar que un adelantamiento por otro vehículo pueda ser peligroso para ellos. En las vías interurbanas ocurre igual, salvo que haya arcén, en cuyo caso deben utilizarlo, y si se trata de autovías, solo podrán circular mayores de 14 años, siempre que no haya expresa prohibición, y en todo caso por el arcén. Y si utilizan una vía donde transiten peatones, deberán bajarse de la bici e ir a pie, cuando no puedan dejar como mínimo un metro de distancia con los peatones.

RECLAMAR UN ACCIDENTE DE BICICLETA

Los accidentes de bicicleta suelen provocar lesiones importantes, pudiendo, sobre todo cuando el ciclista es arrollado en una vía interurbana, llegar a causar la muerte de la víctima.

Para reclamar un accidente de bicicleta, sea de la clase que sea, lo primero que debe hacer el perjudicado es contactar con un abogado para accidente de bicicleta, para saber, sobre todo, los primeros pasos a dar, que tienen que ejecutarse correctamente para garantizar la viabilidad de la reclamación posterior a la compañía de seguros del responsable.

Los primeros momentos tras el accidente son claves, por lo que el ciclista debe saber que tiene que demostrar que no ha sido el culpable en exclusiva del accidente, puesto que si es el responsable no podrá reclamar indemnización alguna.

Como puede haber dudas sobre cómo ha ocurrido el siniestro, e incluso si el ciclista es evacuado por los servicios de emergencias casi de inmediato por las lesiones, es muy importante llamar a los agentes de la autoridad, para que acudan al lugar y levanten un Atestado, que será el elemento de prueba fundamental para acreditar la culpa del contrario. Los testigos juegan un papel fundamental en caso de duda o discrepancia sobre quien ha tenido la culpa, por lo que conviene recopilar sus datos por si fuera necesaria su declaración.

En ocasiones las partes implicadas pueden firmar un parte amistoso, en cuyo caso deberán hacerse constar de manera clara las circunstancias del accidente, datos de las partes, daños materiales (incluyendo objetos como casco, móviles o gafas, además de la propia bici), y señalando que hay víctimas, aunque sean leves.

En cuanto a la reclamación de indemnización por las lesiones por accidente de bicicleta, deberá valorarse tanto el tiempo de curación de las mismas, como las secuelas o incapacidades que hayan podido quedar tras recibir el alta después de finalizar el tratamiento. La cuantía de la indemnización dependerá del tipo de lesión, tiempo que se ha tardado en curar (y según haya tenido la víctima días de hospital, días de baja o incapacidad para hacer sus tareas habituales, o días de curación), y de la entidad de las secuelas que hayan quedado.

También se reclamará el perjuicio patrimonial sufrido (lucro cesante y daño emergente) y cualquier gasto derivado del siniestro que se pueda acreditar documentalmente.

LEGALCAR ABOGADOS

Para reclamar con garantías hace falta contar con la ayuda de un abogado para accidente de bicicleta. En LEGALCAR ABOGADOS te ayudamos a reclamar la indemnización por las discusiones que pueden surgir tanto en relación a la culpa como en relación con los daños, por lo que la ayuda de un abogado especializado será fundamental desde el principio del proceso.