Calcula reclamación por esguince cervical

Calcula reclamación por esguince cervical

En este artículo hablamos de cómo se calculaba la reclamación por esguince cervical antes de la entrada en vigor de la reforma del Código Penal el 1 de julio de 2015 (que suprimía las faltas) y del Baremo Legal de Tráfico en 2016. El esguince cervical es la lesión más común en los accidentes de tráfico, sean de la clase que sean, pero sobre todo y principalmente en los siniestros con colisión trasera. Precisamente por ser lo más habitual, el esguince cervical se calcula de distinto modo por los médicos y los forenses, y es una lesión puesta en entredicho, en la mayoría de los casos, por las compañías de seguros.

Tras un año y medio de vigor del nuevo Baremo de Tráfico 2016, podemos asegurar que esta lesión sigue siendo la más discutida por las aseguradoras, y por supuesto la peor pagada. De hecho, el triunfo de las compañías en este sentido ha sido conseguir la inclusión de un artículo concreto (el 135) en el nuevo Baremo dedicado en exclusiva a los traumatismos menores de columna, estableciéndose en él una serie de requisitos indispensables para que la reclamación de indemnización por este concepto prospere.

Qué es el esguince cervical

El esguince cervical es una lesión de la columna cervical y se produce tras una forzada extensión y flexión del cuello junto con una oscilación violenta de la cabeza, de delante hacia atrás o al revés. Se produce tras un mecanismo de aceleración y desaceleración de energía transferida al cuello, que en muchas ocasiones se produce en colisiones de vehículos a motor, pero que puede darse en otro tipo de circunstancias. De dicha lesión se suceden gran variedad de manifestaciones clínicas.

Diagnóstico

El problema del esguince o latigazo cervical es que, si bien es fácil de diagnosticar, es difícil de objetivar, muchas veces las exploraciones complementarias no arrojan ningún resultado y no existe un tratamiento que sea realmente efectivo. Por ello la evolución, según qué sujetos, es distinta y variable, a lo que hay que añadir que en colisiones a baja velocidad o con escasos daños materiales, las aseguradoras suelen, por norma, negar el nexo causal, aludiendo a que con escasos daños en los vehículos no puede haber lesiones, lo que sin embargo y según reiterados estudios médicos y científicos no es así, ya que el mecanismo de la lesión es el mismo, y la práctica de los estudios demuestran que la lesión existe.

En el artículo 135 del nuevo Baremo de Tráfico 2016 se recogen una serie de requisitos que van a condicionar la reclamación por este concepto:

-Debe acudirse a urgencias dentro de las 72 horas posteriores al accidente. Esto puede suponer un problema en los lesionados leves, porque los síntomas pueden aparecer en las horas posteriores al accidente y agravarse posteriormente, y si pasan 72 horas sin haber acudido al médico, podremos tener serios problemas para reclamar, porque la aseguradora en base a este requisito va a negar el nexo causal entre el accidente y las lesiones.

-Debe haber una prueba médica “concluyente” que evidencia la existencia de la lesión. En principio, si en el informe de urgencias nos aparece en la radiografía una rectificación cervical, debería ser suficiente para acreditar la existencia de lesión. No obstante siempre recomendamos al lesionado realizarse pruebas complementarias (resonancias) para demostrar que dicha lesión existe, y si no tenemos antecedentes de consultas médicas por dicha lesión, aportar un informe médico que justifique que la misma es consecuencia directa del accidente.

-También se exige en el artículo 135 que haya un criterio de intensidad, es decir, que los daños materiales sean de una entidad suficiente para que puedan provocar la lesión cervical. Este criterio, tan utilizado desde hace años por las aseguradoras para negar el nexo causal en accidentes de baja intensidad, sigue siendo motivo de discusión, por lo que se hace necesario recopilar otros medios de pruebas (periciales biomecánicas, informes diagnósticos) que sirvan para demostrar que puede existir lesión cervical en accidentes de bajo impacto.

Reclamación por esguince cervical

Las reclamaciones por esguince cervical son muy variadas, atendiendo a múltiples factores, que deben tenerse en cuenta a la hora de valorar la lesión: edad y sexo de la víctima, condición y características físicas, existencia de patologías previas, situación del cuerpo junto antes del frenazo o colisión. etc.

Así, una reclamación media por un esguince cervical, con 30 días de impedimento (baja laboral o reposo) y 30 de curación, más 2 puntos de secuela por una cervicalgia, rondaba los 4.000 euros, si bien hay esguinces con más baja laboral , más rehabilitación, o que desencadenan el llamado “síndrome postraumático cervical”, cuadro que va acompañado de dolor, mareos, nauseas, limitación de movilidad, etc.

También hay esguinces cervicales mucho más leves, que no han requerido baja laboral, y que se valoraban entorno a los 2.000 euros. Todo va a depender del tipo de persona, el tratamiento recibido, el resultado de posibles pruebas complementarias que descubran lesiones traumáticas tipo protusiones o hernias discales, etc.

Los requisitos impuestos por el nuevo Baremo 2016 para poder reclamar con garantías la indemnización que nos corresponda por esguince cervical implican que hoy más que nunca es necesario contar con el asesoramiento de un abogado especialista en este tipo de siniestros, que conozca la ley y que ayude al lesionado a recopilar la documentación que necesite para demostrar la existencia de la lesión y su derecho a ser indemnizado por todos los conceptos derivados de la misma.

Calcula reclamación por esguince cervical: caso real

Así, Pedro J.L, de 26 años, sufrió una colisión trasera con daños materiales de 650 euros, y en el momento del impacto se encontraba con el cuello girado hablando con su acompañante. Como consecuencia de la colisión, el vehículo que conducía fue lanzado contra el que le precedía, con lo que recibió dos impactos en lugar de uno. Estuvo de baja laboral 45 días y recibió tratamiento rehabilitador durante su baja y un mes después. Ante la persistencia de la sintomatología su traumatólogo le prescribió una resonancia magnética cervical, que evidenció una protusión discal C5-C6. Tras presentar denuncia fue reconocido por el médico forense del Juzgado, quien emitió Informe de Sanidad por importe de 7.800 euros, al estimar que la protusión discal era traumática. La compañía aseguradora impugnó el informe alegando que los daños materiales eran tan escasos que no pudieron provocar una lesión de es tipo. Sin embargo Pedro aportó en juicio un informe de su médico donde se evidenciaba que no había tenido nunca consulta alguna ni antecedentes por cervicalgia. El Juez le dio la razón.

Mercedes S.T, de 34 años, sufrió un accidente con colisión trasera mientras viajaba como ocupante de un taxi. Estaba embarazada de 6 meses, motivo por el cual tuvo que cogerla baja laboral, pero no pudo tomar relajantes musculares ni antiinflamatorios debido a su estado, ni tampoco hacer una rehabilitación exhaustiva por su embarazo. Tras interponer denuncia, fue reconocida por el médico forense, quien emitió informe de sanidad en el que valoró que Mercedes había tardado 120 días de impedimento en curarse, pero que lo había hecho sin secuelas, por entender que el dolor que quedaba era residual y que se debía más a las molestias propias del embarazo, que al propio accidente de tráfico. Mercedes recibió una indemnización de casi 7.000 euros.

Esteban B.F, de 68 años, fue colisionado por un camión que se saltó un ceda el paso. El vehículo que conducía resultó siniestro total. Sin embargo, Esteban no sufrió lesiones de consideración, no tuvo baja laboral al estar ya jubilado, si bien estuvo con collarín cervical 7 días. Realizó 25 sesiones de rehabilitación. El médico forense estimó que había tardado en curar 45 días, 7 de impedimento (el tiempo que llevó collarín) y el resto de curación. Como Esteban ya tenía antecedentes cervicales, el forense estimó que le quedó como secuela una agravación de patología previa leve, que valoró en 1 punto. Esteban fue indemnizado con 2.200 euros.

Tras la despenalización de los juicios de faltas, la valoración de las lesiones, que en los casos anteriores se realizaba en el procedimiento penal a través del forense, se hará por un perito médico privado, que tendrá en cuenta los mismos parámetros pero en base al nuevo Baremo de Tráfico, y cuya misión será defender la existencia de esas lesiones y secuelas por la cervicalgia frente al informe médico de la compañía de seguros.

Por tanto, la reclamación de indemnización por un esguince cervical varía mucho de unos casos a otros, y por ello es fundamental documentar muy bien la lesión, hacer tratamiento, y asesorarse siempre por un abogado especialista, que conoce los modos y pruebas de demostrar la existencia de la lesión, y podrá asesorar a la víctima para que la reclamación prospere y la indemnización comprenda todos los conceptos a los que tiene derecho el lesionado.

¿Tienes dudas en tu indemnización? te llamamos sin compromiso.