Calcular indemnización por lumbalgia

Calcular indemnización por lumbalgia

Para calcular indemnización por lumbalgia debes conocer qué te hace falta para reclamar, la cuantía por lumbalgia, saber que puedes cambiar de abogado y nuestra herramienta para calcular indemnizaciones de tráfico.

La lumbalgia es una de las lesiones más típicas de los accidentes de tráfico, que afecta a la columna vertebral. Junto con la cervicalgia, son daños muy poco valorados por las compañías de seguros, que sistemáticamente suelen discutirlas, y, sobre todo, indemnizarlas muy por debajo de lo que correspondería.

El nuevo Baremo de Tráfico no facilita las reclamaciones por este tipo de lesiones, por lo que ahora es necesario que la víctima cumpla una serie de requisitos para poder reclamar a la aseguradora los días y posibles secuelas derivados de una lumbalgia.

Para evitar que una reclamación de indemnización por lumbalgia no prospere, el perjudicado debe saber desde el principio lo que hay que hacer, para lo que va a necesitar la ayuda de un especialista como los de LegalCar que le indique todos los pasos a seguir para poder recibir su indemnización.

¿QUÉ TE HACE FALTA PARA RECLAMAR?

Para reclamar una indemnización por lumbalgia, lo primero que debes saber es que, al ser una lesión normalmente discutida por las aseguradoras, tienes que acreditar muy bien desde el principio su existencia.

Antes de tramitar la reclamación, te hace falta demostrar de quien ha sido la culpa en el siniestro. Podrás reclamar siempre que no seas el culpable exclusivo del accidente.

Una vez acreditada la responsabilidad, es necesario acreditar las lesiones.

Para ello debemos acudir a lo que nos indica el artículo 135 del Baremo de Tráfico, que se refiere a los denominados “traumatismos menores de la columna vertebral”.

Este artículo establece unos requisitos, sin los cuales es muy difícil que una reclamación de indemnización por lumbalgia prospere.

¿Qué te va a hacer falta para reclamar?

  1. Un informe inicial de Urgencias con el diagnóstico de la lesión. Es requisito imprescindible que hayas ido al médico antes de pasar 72 horas desde el accidente. Si vas más tarde, es muy seguro que te quedes sin indemnización porque no cumples el criterio cronológico que exige el artículo 135.
  2. Siempre que sea posible, hazte pruebas diagnósticas complementarias, como resonancias magnéticas. Ten en cuenta que en muchas ocasiones en una radiografía hecha en urgencias no te sale lesión, y corres el riesgo de que por una lumbalgia el diagnóstico pueda ser “contractura muscular”. Cuidado con esto, porque la lesión tiene que acreditarse.
  3. Vas a tener que hacer rehabilitación sí o sí. Este tipo de lesiones requieren de tratamiento para curarse, y dependiendo del lesionado, la gravedad de la lesión, o sus antecedentes médicos, no siempre curan bien. El informe de rehabilitación es fundamental para calcular la indemnización por lumbalgia porque va a determinar si te quedaron o no secuelas después de finalizar el tratamiento.
  4. Si tus daños materiales son escasos, es muy posible que la compañía te ponga pegas alegando que no se cumple el criterio de intensidad del artículo 135. Para solventar estos casos, será necesario un informe de biomecánica que demuestre que, pese a que no hay muchos daños materiales, la lesión lumbar existe y tiene relación directa con el accidente.
  5. Cualquier otro documento médico (Informes traumatólogo, médico de cabecera) que acredite la existencia y evolución de tu lumbalgia.

CUANTÍA POR LUMBALGIA

Una lesión lumbar puede ser más o menos grave dependiendo de muchos factores, tales como el tipo de accidente, la edad de la víctima, la posición ocupada en el vehículo, motocicleta, bicicleta o medio de transporte de que se trate, los antecedentes médicos, etcétera.

La cuantía por lumbalgia se determina calculando en primer lugar el tiempo que la víctima haya tardado en recuperarse desde la fecha del accidente hasta el momento que le den el alta médica.

Este tiempo se divide en perjuicio personal básico y perjuicio personal particular (muy grave, grave o moderado), en función de si la víctima ha requerido estancia en UCI, hospitalización baja laboral o incapacidad para realizar sus tareas habituales, o tiempo de rehabilitación y tratamiento para curarse.

Además del tiempo de curación, dentro de la cuantía por lumbalgia se valoran las secuelas, es decir, el dolor o limitación que le haya quedado a la víctima después de recibir el alta médica.

Para acreditarlas es fundamental el informe final, tanto de rehabilitación como del traumatólogo.

Hay que tener en cuenta que no todas las lumbalgias evolucionan igual. Algunos casos curan sin secuelas, otros dejan secuelas que previsiblemente pueden desaparecer con el paso del tiempo, pero en otros casos la lumbalgia puede llegar a ser muy incapacitante para la víctima e incluso derivar en lesiones mayores como puede ser una protusión o una hernia lumbar.

¿SABES QUÉ PUEDES CAMBIAR DE ABOGADO?

Como en muchos casos, en una reclamación de indemnización por lumbalgia derivada de un accidente de tráfico, es normal que las aseguradoras ofrezcan a la víctima sus propios abogados y tramitadores para gestionar el caso.

No es recomendable nunca, y mucho menos en caso de lesiones que son habitualmente discutidas y mal pagadas por las compañías, dejar en sus manos la reclamación del expediente.

La víctima tiene derecho a la libre elección de abogado y esto incluso si ya tiene asignado uno por su aseguradora.

Por tanto, se puede cambiar de abogado siempre y en cualquier caso, siendo muy recomendable poner la gestión del expediente en manos de un abogado de LegalCar que no tenga nada que ver con compañías de seguros.

Además de la objetividad e imparcialidad de un abogado para accidente independiente y ajeno a las compañías de seguros, sus honorarios pueden salir gratis a la víctima en todo o en parte, gracias a la cobertura por defensa jurídica que tienen incluida en su póliza.

NUESTRA HERRAMIENTA PARA CALCULAR INDEMNIZACIONES DE TRÁFICO

En nuestra web dispones de una herramienta que puede orientarte a la hora de calcular la indemnización por lumbalgia que podría corresponderte.

La calculadora de indemnizaciones te ayudará en términos generales, pero debes tener en cuenta que, si quieres una valoración más profesional y ajustada a tus lesiones concretas, debes contactar con un especialista.

La herramienta para calcular indemnizaciones de tráfico es genérica y sirve para tener una idea aproximada de por dónde puede ir tu indemnización, pero no recoge todos los conceptos a los que puedes tener derecho dependiendo de tu caso concreto.

Por eso, si quieres una opinión más específica sobre tu accidente y un cálculo más exacto de la indemnización que te podría corresponder, puedes consultarnos de manera gratuita y sin compromiso.